Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 1 5 B E JUNIO D E 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAG L o que queréis es desvirtuar, y no lo lograréis. Porque la opinión ya está avisada. Aquí ni en la calle no importa que hablen de March. Protesta del señor Gil Robles contra los socialistas Como se l ¡interrumpe por los socialistas constantemente, el S r G i l Robles dice que le quieren ahogar con gritos y en desacuerdo con l a conducta serena y comprensiva del ministre de Obras Públicas. E l P R E S I D E N T E E l Sr. G i l Robles tenga, Ja seguridad de que se evitará que crea su señoría que se le intenta ahogar con gritos. Ruegos a los señores diputados que no den pretexto a que eso se crea. Rechaza la dureza de expresión del señor Carner y niega que él le haya acusado. S i yo hubiera tenido l a seguridad de poder hacerle no hubiera titubeado. H e citado cartas y a ellas me atengo. Vosotros estáis obligados a que todo se esclarezca aquí y afirmo que ha quedado en pie mi afirmación sobre el capital extranjero y todas las demás. Insisto en que es muy interesante qué el ex alcalde de Melilla aporte su declaración a este asunto. E n cuanto a los documentos yo os digo: Os extraña mucho l a procedencia, pues es bien sencillo; n i por procedimientos tortuosos ni por March. L a autenticidad está comprobada. S i algo de esto que digo es contrario a l a verdad, que se me acuse aquí. Y por último: L o hecho por mí es el cumplimiento de un deber: investigar, como es mi obligación. v Gobierno. Pues debernos irnos todos. E s cuestión de cinco minutos. Ahora bien. N o se ha demostrado, pues yo recuerdo- que propuse que los documentos fueran a la comisión de Hacienda, y ahora digo: ¿pero se pretende formar una Comisión especial? Eso n o en forma a l guna, n i veinticuatro segundo. ¿Cómo van a estar los ministros a me rced de comisiones especiales que sirvan de pretexto para discutirlos y desautorizarlos? O tenemos la seguridad de que el Parlamento tierie el convencimiento de que los ministros están en sus puestos dignamente, o de aquí marchamosunmediatamente. Y o planteo la cuestión en estos términos; ¿Información de los diputados? lo que quieran. ¿Aportación de datos? que aporten los datos que les parezcan desde ahora mismo, pero es preciso que obtengamos de las Cortes la confianza íntima, absoluta y terminante, para que podamos salir robustecidos. L a noche 110 puede pasar así, l a sesión no puede terminar sin una declaración terminante. Decir si el Gobierno cuenta o no cuenta con vuestra confianza. Este es el problema, y hay que dilucidarlo ahora. L a Cámara ha oído sin pestañear a ambas parte, y ella debe resolver. (Aplausos, excepto de las derechas y radicales. del voto que se pide y no otro, porque es- tos flechazos envenenados se disparan contra el régimen. Nueva intervención del señor Maura E l Sr. M A U R A dice que si cada vez que se traiga un asunto a las Cortes se va a apelar al republicanismo de la Cámara, estamos perdidos. L a cuestión de confianza se plantea para obtener la absoluta confianza, la plena confianza. Eso es, al menos, lo que yo he visto en todos los Parlamentos. (E l señor Azaña pide J a palabra. (Se interrumpe de diversos sectores de l a Cámara. Rectifica el señor Lerroux y luego el señor Maura E l Sr. L E R R O U X Lo que no ha visto el Sr. Maura es un período constituyente, y contra esas voces que por ahí circulan y llegan aquí es preciso hacer el cuadro. Se debe hacer sin titubeos, sacrificando todo. (Grandes aplausos. E l Si M A U R A Y o no veo lo que ve su señoría. L o que se ha traído aquí esta tarde es la consecuencia de la sesión secreta. E l momento grave, Sr. Lerroux, es votar algo que no responde al sentimiento. S i el Parlamento español no tiene una oposición, Sr. Lerroux, créame que no habrá Parlamento. Propuesta de voto de confianza Se lee una proposición incidental que firman, entre otros, el Sr. Sánchez Román, pidiendo la ratificación de confianza absoluta del Gobierno. L a defiende aquél. Dice que al ministro de. Obras Públicas no se le puede acusar de haber hecho concesiones generosísimas como las hechas por J a Dictadura a March y otros sujetos por el estilo. Este Gobierno no es como aquéllos. E s de hombres honrados y austeros. P o r eso al ver que ambos ministros han servido a la Cámara unos detalles sinceros, creo firmemente que hay para sentirse optimista sobre el porvenir de la República, pues no hay que olvidar que el lema de este Gobierno es la honradez. (Grandes aplausos. Nueva intervención del Sr. Azaña E l jefe del G O B I E R N O S i aquí ha dado alguien importancia a lo dicho p pr el señor G i l Robles ha sido su señoría, que dijo era lo más grave que se había dicho contra l a República, y que estaba en entredicho el crédito ds éstci E l Sr. M A U R A Y me alegro de haber provocado esto. E l jefe del G O B I E R N O S i ahora, el Sr. Maura cree que es un asunto baladí, esto será l a culpa del S r G i l Robles, qué 110 ha sabido convencer a su señoría. Y o no he presentado l a cuestión de confianza amparándome en l a República. H e dicho que éramos solidarios con los señores Carner y Prieto, que tienen plenísima confianza de sus compañeros. jfc n el curso de todo este debate me ha parecido lógico señalar la confianza del Gobierno para con sus compañeros de Gabinete, y estimo que se hacia preciso pedirla de la Cámara, por si hubiera sufrido merma. E l votar esta confianza, Si Maura, no. quiere decir que mañana esté de acuerdo con l a Reforma A g r a ria. E l Gobierno desea que haya oposición, Sr. Maura, pero no olvide que una cosa son las oposiciones dentro de l a Constitución, dé las que cabe esperar todo menos una perversa intención, que aquellas otras dispuestas a acabar con el régimen. Estas hemos de recibirlas con otra lente y otra luz. Aquí no se ha discutido un programa de Gobierno. Se ha discutido una cuestión moral en lo que es preciso que quede patentizado, 3 es que el Gobierno no es un conjunto de pilludos, como aquellos que gobernaron a España durante l a Dictadura. N o podemos dar al pais la sensación de que aquí, en estos momentos, están divididas, las fuerzas republicanas. Rectifica el señor Prieto y hace un llamamiento E l ministro de O B R A S P U B L I C A S Pues yo digo a su señoría que su señoría puede ser fiscal. E l Gobierno no debe oponer a ello ningún reparo. Su señoría, coa todos los elementos de prueba, está obligado a denunciarlo y a fiscalizar. Dejarlo ahí para que los demás investiguen no es lícito. Su señoría no puede desertar, porque sería una cobardía inadmisible. Está en la obligación Honrada a llevar a término este asunto. E l S r G I L R O B L E S ¿Cómo quiere su señoría que actúe? ¿Ante la Cámara? S i aquí se da una forma legal nombrando, una comisión, ante ella cumpliré con m i deber, ¡pues no faltaba más! Y o otro no. E l ministro de O B R A S P U B L I C A S Que vengan las comisiones que sean, pero a los ministros inculpados no se les puede dejar en el entredicho que pretende el señor G i l Robles. S i su señoría quiere acusar, tiene que acusar; está en el deber de acusar. Su señoría no ha explicado l a procedencia de las actas de Melilla y Ceuta. Allá su señoría, pero puesto que están los documentos hay que proceder en consecuencia. E l Sr. G I L R O B L E S Y o insisto en lo dicho. Y Q no acuso; pero si creéis que lo que digo es una acusación, tomadla como tal. El señor Maura explica su voto E l Sr. M A U R A explica su voto. Dice que hubiera firmado l a proposición en cuanto a l a honradez y dignidad de los ministros. Pero estima que a l asunto se le han dado otros vuelos. Y no puedo- -añade- -suscribir la confianza del Gobierno tal y corno la ha exigido el jefe del Gobierno. (Rumores. El señor Lerroux vota con la mayoría E l Sr. L E R R O U X S e plantea l a cuestión en términos excepcionales. Nosotros tenemos plena confianza en todos los ministros, pero lo que nos coloca en una situado extraña es la posición nuestra. Esta discusión fuera de aquí se comentará en el sentido de querer herir a l a República. Esta- -minb ría une su voto a l a mayoría, porqué; por encima de todo interés político, está él interés de la Patria. (Grandes aplausos. El presidente del Consejo presenta la cuestión de confianza E l jefe del G O B I E R N O dice que supone que no habrá interés en que hable ningún diputado. Ahora bien: esto debe zanjarse de forma concreta y- por procedimiento político. E l Gobierno no puede quedar, no ya bajo el peso de una acusación, sino de una instigación que ofrezca dudas, siquiera sean leves. Y o pregunto a las Cortes: E l S r G i l R o biss ha probado ¿sí b no? que ios señores. Carner o Prieto no merecen estar en el Gratitud del jefe del Gobierno E l jefe del G O B I E R N O agradece a l señor Sánchez Román su propuesta, y lo agradecemos- -agrega- -por lo. que voy a decir al Sr. Lerroux. N o he invocado el nombre de la República porque no pareciera que hacía una apelación al sentimiento republicano como baluaite de defensa del Gobierno. Ahora lo hace el S r Lerroux con su autoridad y suscribo lo dicho por. él. Ese es el significado Se ratifica la confianza por doscientos setenta y dos votos E n votación ordinaria se aprueba la propuesta de ratificación de confianza del señor Sánchez Román. (Abandonan e l salón los vasconavarros y los Sres. A l b a y Maura. Obtuvo el Gobierno 272 votos, y, al conocerse el resultado, sonaron aplausos.