Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA VERDAD V. ¿L a verdad? N o la busquéis; es üri átehtado a nuestro pudor dice Nietzsche, el filósofo alemán, en una de sus cínicas máximas, dedicada ésta a las mu jeres. Pero yo os diré sencillamente, no con pedantesco empaque de filósofo, sino sencillamente con mundano desenfado, que es... una m á x i m a para mujeres, pues los hombres y los pueblos necesitan la verdad, que es saludable, aunque sea a veces dolorosa como un cauterio. Cuando contemplé ante la República a don Ramón del Valle- Inclán, una de las grandes admiraciones de m i vida, como cuando contemplé a D Miguel de Unamuno, a Ortega y Gasset, al mismo D R a m ó n P é r e z de A y a l a pensé que muy pronto llegaría el momento en que, conformes ideológicamente con la nueva forma de estructuración española... tropezarían con ella, v L o s grandes talentos, las mentalidades genia es conciben una abstracción, pero apenas actúan han de encontrarse fatalmente con las impurezas de la realidad. Pueden percibir la magnificencia de una concepción política o social, pero apenas convertida en realidad tropiezan con las imperfecciones humanas de. su; plasmado. Por eso la labor de las altas intelectualidades será más fuerte, intensa y eficaz como labor negativa quecomo afirmativa o constructiva, es decir, labor de crítica. E l genio concibe un ideal de perfección hurhana, pero, apenas se hace efectivo, justamente lo que en él hay de humane lo repele. Incapaz de transigir y. coníemperi. zar, se- subteva, su voz truena apocalíptica y entonces los otros, aquellos para quienes la utopía ideal fué pretexto para la realización de, sus aspiraciones humanas, demasiado humarías (y perdón por volver a citar a Nietzsche) se llaman a engaño y lo atro- pellan. T a l ya pasando con Unamuno, con Or. e- ga Gasset, y tal sucederá con el magnífico Sr. D Ramón María del Valle- IncJán. N o vamos a hablar de lo sucedido en la Academia, aunque fui el primero que en estás páginas del A B C apenas se publicó, dejé ver mi honda emoción ante la ob á iifaeslra, sino de algo que, de mucha menos importancia intrínseca, la posee mayor circunstancial: de sus declaraciones como conservador del. tesoro artístico nacional. Gomo el maestro Valle- Inclán no deserrí, peña su cargo ni como una sinecura, ni como u n escalón para la popularidad, que no necesita, sino honradamente como depositario y guardador del caudal artístico de la nación, ha salido con unas declaraciones rotundas al encuentro de las absurdas demagogias de gentes que no buscan sino alborotar, hacer alma demoledora de todo, H a dicho VaHe- Inclán que la idea de que palacios y sitios. reales pueden dedicarse a colonias sanitarias o escolares es absurda, que hacer tal sería una barbarie, rival dé l a de A t i i a aunque disfrazada de gimoterías filantrópicas. ¡N a t u r a l m e n t e! Esos palacios no están hechos para eso, ni siquiera l a mayoría (hay que hacer excepción de Miramar y l a M a g dalena) para vivirlos. r esperanzas, nuestros ideales, pero defenderlos... con la verdad. E n los Sitios Reales hxbía millones en pinturas y otras obras artísticas, como esculturas y tapicerías... Verdad, pero también las hay en los Museos. A h o r a es patrimonio nacional y el pueblo ha de amarlo, guardarlo y sentirse orgulloso de ello. Pero ha de decírsele la verdad: que esas pinturas y esculturas son muy pocas (ni aun personas reales, ni aun aristócratas ni aun i n telectuales) capaces de saborearías; que los salones de altas bóvedas pintadas son muy incómodos, obscuros, pese a las. arañas de Venecia y L a Granja, que las alfombras no son para manchadas con barro y ceniza, ni los muebles de damasco para que los niños se arrastren o se suban- es más qua cuando uno lo intentaba hacer antes se le reñía y hasta se le dejaba sin postre. Decir... la verdad, para que sin saña, odio, rencor o envidia se sepa el v a l o r de cada cosa. Y como D R a m ó n del Valle- Inclán, como Unamuno u Ortega y Gasset d i r á n la verdad en vez de aprovecharse de las cosas, serán peligrosos. ANTONIO D E H O Y O S Y VINENT í f kv- LOS CORREDORES INTERPRETES MARÍTIMOS. -Convocada por el ministerio de Trabajo, se celebró ayer, a mediodía, en la. Dirección general de Comercio, Una Conferencia para tratar, como complemento de la información pública oportunamente abierta, de las funciones y atribuciones que competen a los corredores intérpretes marítimos. (Foto Duque. V t J u s t ó y justísimo, humano, digno de loa y apoyo de todos, construir en lugares adecuado colonias para los niños, hospitales, sanatorios... Pero como en Francia. cómo en Alemania, como en todas partes, esos pálavics y esos jardines de ensueño deben ser a modo de Museos. ¡P e r o si eso no sirve para correr y jugar n i ñ o s! S i en Madrid misino se han hecho campañas para pedir que donde han de jugar los chicos se quité... ¡hasta la hierba! 1 Cómo suponer que jueguen entre flores de estufa y dioses de un Olimpo de mármol sin apedrearlos? ¡L a verdad! Eso es lo que se precisa; lo aue él admirable Val. le- nclán hizo ahora, lo que antes osó Unamuno es lo que se precisa. Defender nuestras ideas, nuestras REPARTO DE PREMIOS. -Los vencedores en la carrera motorista de las Mil horas, con los trofeos que. han ganado y que les acaban de ser entregados. (Foto Días Casariego.
 // Cambio Nodo4-Sevilla