Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La Junta directiva de la Cámara de Comercio Española, de Nueva York, en el banquete ofrecido al embajador de España en Washington, D. Juan F. de Cárdenas, en elWaldorf- Astoria. De izquierda a derecha: El corresponsal de A B C Sr. Fernández Arias; el subdirector de La Prensa de Nueva York, D. José M. Torres Perona; el cónsul de España, adjunto, en Nueva York, D. Antonio García Lahiguera; el presidente de. la Cámara de Comercio, D. Manuel Días; el embajador de España, D. Juan F. de Cárdenas; el vicepresidente de la Cámara de Comercio, D. Emilio Gomales; el vicecónsul de España, D. José M. RiveS; los vocales de la Junta directiva de la Cámara de Comercio, D... Tomás Subirana, D. Julio Rojo- Fabián, D. José A. Caras, D. Pedro J. Seguí y D. Eugenio Sánchez; el tesorero, de, la Cámara de Comercio, D. Antonio B. Caragol; el cónsul general de España en Nueva York, D. Ernesto Freyre; el director y. propie? taño de La Prensa de Nueva York, D. José Camprubi; el contador de la Cámara de Comercio, D. Valeriano Gutié rres, y el secretario general de la Cámara de Comercio, D. Joaquín Sunyé. 1 E l presidente de la Cámara me contestó: -Debido a las dificultades, que presenta. Ja revisión arancelaria de los Estados, U n i dos, y teniendo presente la proximidad de las elecciones generales y la tendencia a que pudiera prevalecer la numerosa opinión de ios que abogan por una reducción de las tarifas norteamericanas, opinión a la que recientemente se ha unido la C á m a r a de fa- bricantes de. automóviles, pidiendo un cambio radical del sistema arancelarle actual, y ante el hecho de que. una impoiiante organ- -i o n americana ha pedido recientemen e que se aplique a E s p a ñ a 1- penalidad de un aumento del 50 por 100 en los derechos actuales, a cuyo acto faculta la ley al presidente, como represalia por la diferencia establecida por España en el trato de algunos a r t í c u l o s americanos y el peligro que esta medida acarrearía paira l a necesaria continuidad de las relaciones comerciales entre los dos países, esta C á m a r a de omercio cree que si la Comisión española tiene presante estas consideraciones, se hallará en- -oticliciones m á s favorables para obtener, las mayores ventajas en rus negociaciones. E s preciso que el Gobierno de Ips Estados U n i dos conceda una protección arancelaria a todo producto español rusceptiblc de importación en su territorio, mediante un descuento que represente aproximadamente la equir valencia al aumento que sufriera al adoptarse la. tarifa actual, colocando de este modo las importaciones españolas en las condiciones en que estaban con anterioridad a dicha fecha. -Y el cambio de bandera en. E s p a ñ a t ha. tenido alguna influencia en el comercio? E l Sr. Díaz me rese- -itíió: -Con fecha 15 de mayo de 1931 esta Cámara Oficial Española de Comercio envió al señor presidente dei entonces Gobierno provisional de la República española un escrito. E l secretario general de la Cámara de Comercio, D Joaquín Sunyé, un hombre activo, inteligente, culto, en cuyo trabajo, rectitud, precisión y honradez descansa toda la Junta directiva, y cuyas dotes personales elogian constantemente todos los m iembro s cíe la Cámara de Comercio española de Nueva Y o r k leyó en el duplicado que en el archivo de la C á m a r a se conserva unes interesantes párrafos, que r. su debido tiempo han sido conocidos en España. ¿Qué opina usted del Patronato del Turismo? -E l Sr. Díaz me respondió: -N o quisiera hablar de ese asunto, porque quizá mis palabras fuesen interpretadas en un sentido completamente opuesto al que yo les doy. L a Cámara de Comercio, en sus Estatutos, y de hecho se ha ocupado siempre, se está ocupando y se ocupará de ayudar y fomentar el turismo en España. S i n embargo, j a m á s se le ha consultado oficial o extracficialmente sobre este asunto- tan importante. E l fomento del turismo norteamericano, encauzándolo hacia España, tiene una importancia capital; pero ni fueron necesarios los m i llones gastados anteriormente... El r. Díaz se detuvo. Y o me atreví a exclamar: ¿Quiere usted decir sin eficacia y, probablemente, sin justificación? E l presidente de la Cámara de. Comercio, sonriendo, d i j o -E s a es una interpretación personal de usted; pero, Continúo... N i los millones deantes ni los céntimos de ahora. ¡Parece ser que el turismo pasa al Consulado! -i Como si el Consulado no tuviera ya bastante con lo que tiene que hacer! Y o creo, sinceramente, que el Patronato, del Turismo debería representarlo la C á m a r a de Comercio. Y yo respondí: -Eso sería lo. lógico. Pero la lógica está en crisis; sobre todo en las esferas oficiales. Después de una pausa pregunté: -1 Y qué me dicen ustedes del asunto de la Transatlántica, de la supresión, de l a línea de vapores españoles a Nueva Y o r k de la representación de la Transatlántica en este puerto, de... E l Sr. Díaz me interrumpió: -De esto. voy a responderle a usted lo que el jefe de la Policía de Nueva Y o r k le dijo cuantío, en la entrevista que usted tuvo cort él. para A B C usted le preguntó que ¡e diera su opinión sobre la situación actual en los. Estados Unidos de l a lev seca Y después de- cambiar una mirada significativa el, presidente de la Cámara con el. secretario, Sr, Sunyé, el Sr. Díaz exclamó, ¡D e eso... mejor es que no hablemos... ¿N o le parece? CR KLA DO FERNA EZ A 1 ÜAS 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla