Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Stan Laurel y Oliver Hardy han salido para Europa, en viaje de vacaciones y. anuncian su visita a las principales poblaciones españolas. La popular pareja del cinema yanqui interpreta aquí una de sus cómicas escenas. (Foto. Metro. FANJOMAS VUELVE A L CINE En arte todo pasa y todo permanece. Pasar y permanecer son, espiritualmente conside- raaos, dos tiempos del mismo verbo. L a h i pótesis del eterno regreso es cierta. Creíamos que el cinc de aventuras policíacas- desaparecería, como algo demasiado pueril, en contradicción con la cultura del público, y he aquí que remanece, quizá con m á s atractivos. Vengo de Billancourt, donde, por la amistosa deferencia de Carlos Varzem, he asistido a una nueva reencarnación de Fantomas. E s un film extraordinario, que pronto apasionará el interés de- la gente. E l célebre aventurero reaparece en su ambiente de misterio habitual. E s un ladrón que mata cuando es indispensable, pero que, generalmente, se contenta con apoderarse de lo ajeno. Sus medios de acción, sin embargo, han progresado. Y a no opera solamente en auto. Cuando ese sistema de locomoción puede comprometerle, el bandido se sirve del avión, que ie ofrece, entre otras ventajas, la de imposibilitar que sé le siga la pista como en tierra. s 1 ¿i K Henry Garat y blanche -Montet en la versión fmnc esa- éé Magrante cinta dirigida por Hans (Foto Ufa) J Fantomas, tal como lo conoce el público, no ha existido nunca. E l rata de hotel, enfundado de negro para que su persona carezca de relieve en la obscuridad, es un tipo de ladrón vulgar, que no merecería nuestra atención si el literato no cuidase previamente de adjudicarle cualidades de astucia, de entereza y de sangre fría, casi sobrehumanas. Sergio Lenz, el estafador preso ahora en Bruselas, reedición viviente, de nuestro famoso Portóles, no tiene nada dé común con Fantomas. E s un ilustre periodista que se lucra del ingenio, sin mancharse las manos con sangre. L a rooraí de Fantomas es m á s amplia, pues mata cuando el obstáculo para el logro de sus fines hace necesario el crimen. P o r eso tal vez interesa m á s a la gente; L a s aventuras de Sergio. Lenz podrían servir tal vez cli