Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA I6 DE 1 UNIÓ D E 1932. N U M E R O S U E L T O 10 C E N T S DIARIO ILUSTRADO. A Ñ O VIGÉS I M O O C. -T A V O N U M E R O 9.171! UEDACCION: PRADO D E SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES I ANUNCIOS, ftlU OZ OLIVE, CERCANA A TETUAN, SEVILLA L A S I T U A C I Ó N POLÍTICA Y PARLAMENTARIA Siguen los comentarios al debate de anteayer. Manifestaciones de! señor Maura E l ex ministro D Miguel M a u r a hablaba ayer en un grupo de diputados de los incidentes de la sesión del martes, y con especialidad del voto de confianza solicitado por el el jefe del Gobierno. H e de decir que quien sostuvo la plena doctrina parlamentaria fui yo. Dejada a salvo la honorabilidad de los ministros de Obras Públicas y Hacienda, que era lo importante y lo que yo deseaba que resplandeciera, yo no podía votar la confianza a un Gobierno que no me l a inspira. Creo firmemente que está divorciado de l a opinión. Y o aseguro que la República, si sigue por este camino, no podrá vivir en paz. E s preciso que llegue a todos el convencimiento de que sólo mediante la tolerancia, una tolerancia pensada y ejercida con absoluta sinceridad, lograremos ía normalidad que se desea. diálogo que sostuvieron los señores Lerroux y Maura. E l ex minisü o de la Gobernación se acercó al jefe de los radicales, y le dijo: -Conste que el que estuvo ayer en lo cierto fui yo. E l Sr. Lerroux contestó: -Dichosos los hombres rjue tienen la edad de usted y que jjueden decir con jactancia: yo estoy en lo cierto. A mi edad, dudamos siempre si seremos o no poseedores de la verdad. Y ahora le digo a usted, formalmente, que cuando yo sea su presidente no. le dejaré disentir. ¡Pues me tendrá usted que matar! -contestó riendo el Sr. Maura. -N o le obligaré a dimitir. El señor Lerroux explica su actitud en la sesión del martes A última hora de la tarde salió a los pasillos de la C á m a r a el Sr. Lerroux, y en seguida se vio rodeado de muchos diputados y periodistas. E l jefe radical, dirigiéndose a uno. de estos últimos, p r e g u n t ó ¿Q u é comentarios se hacen por ahí de la sesión de ayer y de mi actitud? -Muchos y muy variados. -M e lo suponía. Y a lo dice el r e f r á n P o n tu opinión en consejo... E l periodista le dijo entonces que convenían todos los comentaristas en algo substancial y es, que la estabilidad y l a vida del Gobierno estuvieron en las manos del señor Lerroux. E s decir- -añadió- -que fué usted el arbitro de l a situación, cosa que ha ocurrido otras veces, pero nunca de manera tan categórica. E l Sr. L e r r o u x sonrió, pero nada más. E l informador siguió diciendo que, a su juicio, el Sr. L e r r o u x hizo lo que debía y lo que podía, en el momento crítico que se le planteaba. -Exacto- -replicó rápido el jefe de los radicales- H a definido usted perfectamente mi pensamiento y mi situación. E s preciso que continuemos con nuestras discusiones en el Parlamento sin inflar cosas insignificantes ni plantear situaciones heroicas, por motivos que no son de pura esencia política. L o que se produzca se manifestará sin estridencias y por sus pasos contados. Todo llegará. Un rumor desmentido y un diálogo de interés Circuló con mucha insistencia en los corrillos de diputados la noticia de que el señor Maura y sus amigos políticos ingresaban en el partido radical. E l rumor fue recibido con incredulidad y poco después desmentido. de un modo terminante por D Carlos Blanco. E s posible, sin embargo, que tuviera su brij en en un breve, aunque interesantísimo, to de dicho señor, y luego de un cambio de Por acuerdo y a disposición de la comí- impresiones acordó procesarlo y detenerlo. sión de Responsabilidades ingresó ayer en la Se planteó l a cuestión de si la medida se cárcel, incomunicado, el Sr. March. Este tomaba por el delito de inducción a la predetalle de la incomunicación producirá exvaricación en el que se fundamentaba l a irañeza. Es un trámite que legalmente no petición del suplicatorio, o por ese y los puede salir del período de indagación que demás delitos denunciados en la sesión de precede al procesamiento, y el Sr. March es anteayer. un procesado desde el momento mismo en E l pleno entendió que el acuerdo debía aue se concedió el suplicatorio corresponadoptarse en vista del suplicatorio concedidiente, porque tampoco puede haber suplido, sin perjuicio de una investigación escatorio sin que estén motivados e indagados crupulosa para comprobar las otras denunpor consiguiente los indicios de culpabilicias. dad y acordado el procesamiento. ¿Por qué se incomunica esta ves a un procesado? Las Nombramiento de una Comisión diligencias procesales no pueden exceder a la autorización de las Cortes. El Sr. March especial sigue siendo diputado y se necesitaría otro E n vista de este criterio del. pleno se prosuplicatorio si se tratara de incluir al decedió al nombramiento de una Comisión estenido en otro proceso. La incomunicación pecial que ha de entender en cuantos asunparece una medida de rigor y de vejamen y tos se relacionen con el Sr. March, y desde aun lo es la misma prisión preventiva para luego con el que se refiere al Monopolio del un presunto delito- -el de inducción a la preTabaco e n j a s plazas de Ceuta y Melilla. varicación- -cuya penalidad, supuesto que al L a Comisión quedó formada del modo s i fin la tuviera, no es de las que autorizan el guiente encarcelamiento y para un procesado someDon Teodomiro Menéndez, por el partido tido a rigurosa vigilancia, que no ha de huir socialista; el Sr. Serrano, Batanero, por sin ocasionarse mayores perjuicios. Nada Acción Republicana; el Sr. Rodríguez P i de esto concuerda con las declaraciones fornero, por los radicales; ej Sr. S u á r e z U ñ a r muladas en la sesión secreta sobre medidas te, por Servicio a la República, y el señor precautorias en el proceso ni con las que hizo Martín de Antonio, por los radicales- sociael presidente de la comisión de Responsabilistas. lidades. Parece que se ha tomado al pie de la letra la hipérbole terrorífica del ministro Firma del auto de prisión de Hacienda y que se trata de acabar con E l pleno, acto seguido, redactó y firmó él el Sr. March para que el Sr. March no acaauto de prisión contra el Sr. March y enbe con la República. comendó al secretario de la comisión de La prisión incomunicada del Sr. March Responsabilidades, Sr. Rodríguez Pinero, suscitará en la opinión pública la pregunta la misión de llevarlo a la Dirección de Seque se había hecho desde E l Liberal y desguridad y entregarlo a quienes debían curade L a Libertad y otros periódicos: ¿Estaría en la cárcel el Sr. March si hubiera dado pl ¡mentarlo. Inmediatamente los informadores procuel dinero que le pidió el Comité revolucioraron avistarse con los miembros de ía Conario? Cierto que el Sr. March ha hecho misión, quienes confirmaron el acuerdo del algo más que negar el dinero. Se ha defennombramiento de l a Comisión especial y el dido briosamente, y al convertirse en acusaingreso diel Sr. M a r c h en la Cárcel M o dor ha lanzado revelaciones aplastantes I contra las personas y la política de sus per- delo. E L D I P U T A D O A CORTES SEÑOR M A R C H INGRESO A N O C H E E N L A CÁRCEL M O D E L O Reunión del pleno en la Cámara El comisión POR O R D E N D E L A C Q- dades pleno de la ayer en ladeCResponsabilise reunió ámara a pril M I S I O N D E R E S P O N- mera a horaó delosa tarde. Ex min antecedentes del asunto March, así como el suplicatorio votado por SABILIDADES el Congreso para proceder al procesamien- seguidores. Y más aún. El Sr. March anunI ció en la Prensa de ayer su propósito de, i contestar cumplidamente cuanto de él se ha dicho en las Cortes, y ew todos los Círculos se sabía que en la réplica pensaba incluir l algo nuevo y de gran resonancia sobre una gestión ministerial. Ese, propósito ha, sido frustrado, por ahora, con la extraña incomunicación a que se le somete. Contra la petición de los señores Calvó Sotelo y March se acordó el secreto de la discusión sobre los suplicatorios. S ¿interpuso una votación de confianza entre las acusaciones delSr. Gil Robles y la propuesta de tina investigación. Se decreta el encarcelamiento y la incomunicación del señor March, cuando a la vez que insistir en su defensa se propone ampliar su acusación contra los que le persiguen. Y nada de esto nos sorprende; no seríamos sinceros si dijéramos que lo sentimos, porque son muy necesarias y eficaces todas las demostraciones y todas las experiencias que la situación ofrece al país.
 // Cambio Nodo4-Sevilla