Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A y B C. J U E Y E S x 6 D E JUNIO DE 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 25. LA. SITUACIÓN DE LOS I N V Á L I D O S MI tinguir LITARES E l actual C u e r p o se declara a exE l presidente de la República ha autorizado l a lectura a las Cortes del siguiente proyecto de ley: Exposición A las Cortes: U n decreto del Gobierno provisional de Ja República, al que dio fuerza de ley la de 16 de septiembre de 1931, derogó el Reglamento del Cuerpo de Inválidos de 13 de abril de 1927. Está vigente el aprobado en 6 de febrero de 1906, que es y a anticuado, no sólo porque su sistema difiere de los principios adoptados por l a legislación social en materia de accidentes, sino por l a desproporción manifiesta entre las condiciones que el mismo establece y las demás situaciones en que pueden hallarse los militares. S i n perjudicar a los actuales componentes del Cuerpo de Inválidos es preciso establecer sobre bases nuevas la situación y los beneficios que podrán disfrutar los que en lo sucesivo se inutilicen en acciones de guerra o en actos del servicio. Se declara a extinguir el Cuerpo de Inválidos militares y al propio tiempo se subsana un olvido del legislador, ya que hasta ahora habían sido exceptuados de, la ley de 6 de noviembre de 1837 los miembros del Estado M a y o r general. Se s d o p t a p a r a en adelante el sistema de pensiones y se tiene en cuenta l a consecuencia de l a organización actual del Cuerpo de suboficiales y clases de tropa, Fundado en tales consideraciones el m i nistro que suscribe tiene el honor de someter a la deliberación de las Cortes el adjunto proyecto de. ley. M a d r i d 13 de junio de 1932. -El minis- tro de l a Guerra, Manuel Asaña y Días. Proyecto de ley 4 Base primera. E l actual Cuerpo de I n válidos militares se declara a extinguir. Los que hasta la fecha de la promulgación de esta ley hubieran ingresado en el citado Cuerpo conservarán sus derechos en las condiciones que determinan las bases s i guientes. Base, segunda. E l Cuerpo de Inválidos militares, declarado a extinguir, se formará con dos secciones. Pertenecen a l a p r i mera sección los que hubieran ingresado en el Cuerpo de Inválidos a consecuencia de inutilidad adquirida en acción de guerra por el hierro o el fuego enemigo, o por efectos de cualauiera de los elementos de destrucción utilizados en campaña, si l a inutilidad es consecuencia de l a lucha. Se considerarán inutilizados en acción de guerra los que sufrieren inutilidad adquirida prestando servicio en campaña o en la represión de delitos contra la seguridad de la Patria, del Estado, del Ejército o de la A r mada, de la disciplina militar o contra el orden público. Pertenecerán a l a segunda sección cuantos hubieren ingresado en el Cuerpo por inutilidad adquirida en actos del servicio; los alumnos de las Academias militares que adquirieron inutilidad y hayan sido admitidos en dicho Cuerpo; los jefes, oficiales, suboficiales, clases de tropa y asimilados que ya forman parte del repetido Cuerpo, en virtud de haber sido declarados inútiles por pérdida total de. la visión mientras permanecían en el servicio activ o cualquier otro individuo del Cuerpo a. t ¡uicn no corresponda clasificar en la sec; ión primera. J 1 personal de las clases de tropa de pri- mera y segunda categoría perteneciente a la sección primera, no podrá ingresar en l a oficialidad del Cuerpo de Inválidos, quedando sometido en sus ascensos a los que hoy se otorgan a las mismas clases del Ejército. Los ascensos de las clases a que se refiere el párrafo anterior se obtendrán por años de servicio en el empleo, con sujeción a la siguiente escala: Soldados: dos años, contados desde su alta en el Cuerpo, siempre que sepan lee. r y escribir. Cabos: seis años. Sargentos: cuatro años. Sargentos primeros: cuatro años. Brigadas: cinco años. Subayudantes: cuatro años. Las diversas clases y personal del Cuerpo A u x i l i a r Subalterno del Ejército y los de la Armada con o sin asimilación que deban ser incluidos en la primera sección ascenderán a las categorías y sueldos correspondientes a las que sirvan del límite en las escalas de su. procedencia. Estos ascensos se obtendrán en los mismos plazos señalados para los jefes, oficiales, suboficiales, clases de tropa y M a r i n a en activo, a quienes puedan ser equiparados para tales ventajas. Los paisanos ingresados en el Cuerpo de Inválidos conservarán todos sus derechos. Los militares y marinos y sus asimilados, los individuos del Cuerpo A u x i l i a r Subalterno del Ejército y los de la A r m a d a que pertenezcan a- la segunda sección del Cuerpo de Inválidos no obtendrán ascenso alguno. Este personal obtendrá cada cinco años una mejora en su haber equivalente al veinte por ciento del sueldo de su empleo. L a totalidad de sus devengos no podrá exceder del sueldo asignado al empleo término de l a escala de procedencia. Cuando se trate del personal del Cuerpo A u x i l i a r Subalterno del Ejército y de los de la A r m a d a l a totalidad de los devengos no podrá exceder del sueldo de comandante. E l sueldo mínimo que puede percibirse del Cuerpo de Inválidos militares será de ciento cincuenta pesetas. Base tercera. Los militares o marinos que adquieran una invalidez por accidente ocurrido con posterioridad a l a p r o m u l gación de esa ley tendrán derecho a una pensión de retiro, que se graduará en la forma siguiente: L o s inutilizados en acción de guerra con las circunstancias que determina l a base segunda para el personal de l a primera sección del Cuerpo de Inválidos percibirán el sueldo correspondiente al empleo inmediato superior. más un veinte, por ciento. Los inutilizados en actos de servicio, y los que se inutilicen en accidentes de navegación aérea o submarina y por l a acción de gases tóxicos, o por manipulaciones de aparatos científicos, o a consecuencia de sufrimientos en el cautiverio, percibirán una pensión igual al sueldo del empleo que ostentaban al ocurrir el accidente, -más los emolumentos de carácter persona! que pudieran percibir independientemente dé su destino. Otra edad comienza LA CRISIS ECONÓMICA MARCA E L FINAL D E LA EDAD CONTEMPORÁNEA Véase este notable estudio, del celebrado e s c r i t o r argentino H u g o Wast, en el próximo número de eqro Los generales, jefes, oficiales, suboficiales clases de tropas y sus asimilados, que se inutilicen en acción de guerra y se hallaren en el último empleo de su escala, percibirán como pensión el sueldo que disfruten al declararse su inutilidad, más un cuarenta por? ciento. j Base cuarta. Los miembros del EstadoMayor General comprendidos en el cuadro de mutilidades anejo al Reglamento de I n válidos de 190o, pasarán a formar parte del; Cuerpo de Inválidos militares, con los de- rechos señalados en l a base tercera. ¡Base quinta. Corresponde al ministerio de la Guerra la declaración de invalidez y determinar si se ha adquirido en actos del servicio o en función de guerra. Corresponde al ministerio de Hacienda, a propuesta del de l a Guerra, hacer el señalamiento del haber que corresponde al inválido. Bases transitorias. Primera. Podrá obtener el ingreso en la segunda sección del Cuerpo de Inválidos el personal que hubiera quedado inútil, en actos del servicio y en circunstancias de las que no daban derecho a ingresar en la sección primera del Cuerpo de Inválidos, según el Reglamento de 13 de abril de 1927, siempre que concurran las! condiciones siguientes: Que el accidente haya ocurrido antes dé la fecha de anulación del citado Reglamento; que el expediente se encuentre en tramitación o se solicite su apertura dentro de los plazas que aquel Reglamento prescribía y, cuando se cumplan además las circunstancias y requisitos exigidos en el repetido R e glamento, y siempre que le hubiera sido de aplicación por l a fecha en que los accidentes ocurrieron. Los expedientes de esta clase ya resueltos negativamente podrán ser revisados a instancia del interesado, siempre que en orden a las inutilidades, plazos y condiciones se cumpla lo prevenido por el Reglamento anulado y que la solicitud de revisiónse formule dentro de los tres meses siguientes ai la promulgación de esta ley. E n tales expedientes se aplicará el cuadro de inutilidades anejo a l Reglamento anulado. Segunda. Los que se hubieren inutilizado por- el hierro 9 el fuego del enemigo en acción de guerra o en actos del servicio y sus equivalentes si los accidentes hubieran ocurrido después de l a anulación del Reglamento, de 13 de abril de 1927, disfrutarán de los beneficios que concede l a base tercera de esta ley, sin que pueda aplicárseles los otorgados por Reglamentos anteriores. íercera. E l personal al que se hubiera denegado el derecho a ingresar en el Cuerpo de Inválidos con arreglo al Reglamento de 13 de abril de 1928, siempre que la negativa se hubiera fundado en alguna restricción, prohibición o limitación que no estuviera contenida expresamente en el Reglamento de 6 de febrero- de 1906, podrá solicitar la revisión del expediente y obtener el ingreso en Inválidos, si le correspondiese con arreglo al últimamente citado Reglamento, debiendo solicitarse la revisión dentro del plazo de tres meses desde la promulgación de esta ley. Cuarta. Los ingresos que se concedan en el Cuerpo de Inválidos por l a aplicación de las disposiciones transitorias primera y tercera no producirán efectos económicos hasta la fecha en que se conceda el ingreso. Quinta. Los alumnos dé las Academias militares que con posterioridad a esta ley se inutilicen en maniobras, ejercicios o enseñanzas exigidas para su educación profesional, se consideran, para los efectos de la pensión, en posesión del empleo de subteniente. Sexta. Quedan derogadas todas las disposiciones que se opongan a las contenidas en las presentes bases M a d r i d 13 de junio de 1932. -El ministró de l a Guerra, Manuel Asaña y Días. 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla