Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
F l o r de l i s ¿P e r o usted cree ae buena fe que el químico contestaría a esas preguntas? Aparte de que yo ni lo conozco siquiera. Desde luego, puedo decirle que ese producto es astringente, y que, de usarlo, yo lo mezclaría a partes iguales con miel y nata; de todos modos, y si he de serle sincera, yo no me he hecho cargo, por lo que dice su carta, de si su cutis es seco o graso, y eso es lo primero que hay que saber para no dar palos de ciego. Más que gimnasia, es el masaje lo que le conviene; pero por mano experta y que sepa lo que hace. No lo sé ni lo he oído decir. Se puede hacer de hilo y de crespón, personal y de mesa y cama. Es un arma de dos filos; únicamente teniendo el cutis muy seco hace bien, y eso no muy continuado: una o dos veces a l mes, durante un cuarto de hora. Más que fea es descuidada, pero ni. acusa tontería n i cosa parecida; m á s bien, queriendo despistar... -Still- Nacht: E n vez de usar el Arrebol en polvos compactos, úselo en crema especial para cutis. grasos, y ya verá usted como le sienta mejor; se me olvidaba advertirle también que el Arrebol debe ponerse después de las cremas, para que se extienda perfectamente, y, si no le gusta usar cremas, lociónese con agua de azahar, glicerina y tintura de benjuí, a partes iguales; para cerrar los poros no hay más que las lociones de alcohol alcanforado y el Licor de Hoffman y agua destilada, a partes iguales. Para las manos, lo mejor es la pasta de almendras. Mejor que el a l midón es el salvado, dejándole por las no- j ches metido en el agua, en una bolsita. No se ponga usted absolutamente nada, que luego se arrepentiría. M u y bonita. Agradezco mucho sus elogios y correspondo a su simpatía. Merci K Lavarlo con el agua muy caliente, echando en ella unos granitos de las Sales Floralia rosa; locionarse luego con alcohol alcanforado, y extenderse la crema flores del Campo con los mismos dedos h ú m e d o s en el alcohol; después puede ponerse el Jugo de Rosas en líquido, que también queda divinamente sabiéndolo extender bien, y luego ya los polvos (se me olvidó advertirle que en el agua de lavarse eche también unos polvitos de alumbre) Por las noches lávese otra vez y póngase la greda disüelta en agua, pero pastosa. Para eso, hija mía, nunca recomiendo nada, porque nada conozco que ofrezca garantía, y digo lo mismo respecto a su otra consulta; ¿dónde ha leído usted que yo sea partidaria de las pinzas? C u bra la mancha con polvos de magnesia, ponga encima un papel de estraza, y para que apriete bien, póngale algo de peso, una plancha, y déjelo así toda la noche; ahora bien, nada es m á s práctico que mandarlo al quitamanchas. -Tormento: ¿Qué hacer? Tener confianza en sí misma, en su fuerza, en sus condiciones personales; no se crea usted inferior a sus rivales, a esas rivales que su imaginación atormentada ve en todas partes, y. sobre todo, fuerza de voluntad para ahogar esas tormentas y que él no las adivine. ¿Usa usted barniz? Esa es la causa m á s frecuente; sin embargo, observe usted si se rompen por excesiva blandura p por sequedad, y trataremos de poner remedio. P o r las noches, pásese ios dedos humedecidos en aceite corriente. Yo quiero a Toseíto: N i una cosa ni otra es fácil de quitar, y precisamente así lo he repetido siempre en mi correspondenc i a Suelen obedecer a causa interior, y en esté caso, sólo el médico puede actuar con elementos de juicio; usted puede darse un delicado masaje con l a yema del dedo, empapado en l a siguiente preparación: l a nolina, agua de Págliari, sulfato de aluminio, bálsamo de la Meca y esencia de l i món a partes iguales; después del masaje, apliqúese compresas de agua caliente. Córtelo, porque siempre le h a de salir me- jor y con m á s vida, pero no crea usted en esas otras cosas que le dicen; muchísimo mejor que el ordinario es el P e t r ó l e o G a l que se lo dejará a usted sedoso y brillante. Seguramente se reirá, porque el proceder que él observa no es el propio de un hombre serio. M u y regular. -Admirado ra de R a m ó n IVo... L a casa no da comisión alguna; yo podría enviarle todo sin aumento de precio; es. lo único que puedo hacer por complacerla; pero ello habría de ser pronto, porque a primeros de julio marcho una temporada. E l importe de todo, que repito, por si lo ignoran, pueden girarlo a l Apartado 565. P a r a Frivolina Agua de colonia Flores del Campo cuesta 2,50, cuatro, siete y doce pesetas litro. L a pastilla grande de jabón Flores del Campo vale a 1,50; el Jugo de Rosas, tres pesetas, y el jabón flotante, en cajas de 50 pas tillas de 25 gramos, 10 pesetas. Eso dicen, pero me parece que el resultado es el mismo que todo cuanto se, anuncia para crecer; en fin, si ustedes consiguen algo, ya me lo dirán. -32.043: No creo se necesiten tales condiciones; sin embargo, diríjase usted a una Agencia de informaciones, y allí se podrá orientar: yo no puedo recomendarle ninguna. Vale 5,50. y trata del amor, juventud y belleza. A K (Orce) Siento infinito no poder complacerla, pero ya he repetido m i l veces que en esos asuntos yo no entro, ni conozco nada que pueda aconsejar con garantía. Si usted es asidua lectora de m i correspondencia, tiene que haberse fijado en que j a m á s recomiendo nada en ese orden de cosas. -Morena con ojos grandes: Es fjácü que esa sequedad sea l a causa (Je todo; utilice la infusión de tila (en frío) para lavarse, pásese luego los dedos o un su fragancia arrobadora, pañito mojado en aceite corriente, y una vez limpia, lociónese con agua de azahar, glicerina y tintura de benjuí a partes iguales; después, con l a misma yema de los dedos, extiéndase una chispa de Arrebol para darle animación a su fisonomía, y luego ya la originalidad de su bouquet los polvos, que no me cansaré nunca de aconsejar sean buenos, sin bismuto; una vez puestos los polvos, se limpia usted los párpados con colonia, y se los sombrea delicadamente con el Humo de Sándalo, quo a sus ojos grandes le i r á a maravilla. ¡Ya lo creo! L o menos faltan doce, y ello no su persistencia extraordinaria se adquiere fácilmente; en esta misma correspondencia doy un régimen que usted puede seguir. -Jazmín oloroso: Hoy día puede llevarlo si así le place; pero lo natural es que fuera a tono con l a novia, que de ir de blanco suele hacerse el traje en su absoluta pureza, crépe- satín triple v a i l o crespón; sencillo, pero elegante con la cola, que pueES CONOCIDA Y UNIVERSAL- de salir de l a cintura o de los hombros, si la prefiere; el velo de tul o de encaje, le gusta zapato blanco; M E N T E ALABADA L A DELI si azahar lom á s y medias ycabeza que para el mismo para la el adorno del vestido, que sea fino; bótonCIOSA citos chiquitos, y el ramo que ha de llevar en la mano pueden ser nardos, azucenas o rosas blancas naturales. Católica hasta el hueso: A Fulana, con todo el cariño y respeto del original. N i yu le aconsejaría nada que lo evitase; pero sí que tanto al levantarse como cada vez que se mudara de traje se frotara con un algodón empapado en el famoso Sudoral, que es absolutamente inofensivo y evita las desagradables consecuencias del sudor. No hay regla fija. cada una se lo pone como mejor le sienta, pero todas coinciden en que las puntas estén rizadas en forma de bucles, como usted dice. Con que cada traje lleve el suyo; esto es, a juego y en el tono, ya está usted a la moda; el blanco es siempre el que viste m á s aunque traten ahora de democratizarlos; ahora bien, después de todo esto, muchas, muchísimas, se ven sin ellos para corretear. Muy bien una y otra- -43.251: Después de pasarse el algodoneito mojado en la mezcla del agua de azahar, glicerina y tintura de benjuí, a partes iguales, se pasa usted la palma de la mano como para igualarlo, y entonces es cuando se extiende usted perfectamente un poquito de Arrebol, que tanto lo gusta, y luego ya los polvos; puestos éstos, limpia usted los párpados con agua de colonia, y con l a yema del dedo los sombrea usted delicadamente con el Humo de Sándalo; esto es todo. TJnas gotas en el ag ia ae toilette la suavizan y perfuman. De gran valor para Iricciones tonificadoras. i, MADRID S. i MÉJICO FRIVOLINA