Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 17 DE JUNIO D E 1332. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 25, DE SOCIEDAD ECOS DIVERSOS Condecoraciones Cada vez que entro en una de esas Emba- jadas, donde se celebra una fiesta con asistencia del alto mundo oficial, nunca falta él amigo cariñoso de. turno que me advierte, con voz que, por el tono, aspira a ser confidencial: -Óyeme: Has. olvidado ponerte las condecoraciones. Y yo, infaliblemente, respondo al amigo: -Ñ o no he olvidado ponerme las condecoraciones L o que ocurre es algo más sencillo: Que no poseo ninguna. Gesto de asombro en mi interlocutor. E n la. cabeza de una gran mayoría, tal y como se concibe generalmente el poder de la Prensa, no cabe idea de que un señor, que lleva ya cerca de quince años en trance de hacer periodismo de salones no haya sido nunca agraciado con una sola condecoración. ¡Oh, no vayan a pensar los suspicaces lanzo desde estás columnas una flecha que tendría por blanco ciertos supuestos olvidos que yo mismo reconozco no existen! ¿Para qué, por qué, sobre todo, iban a darme a mí una condecoración? ¿P o r haber apuntado muchas veces entre mis notas el nombre del embajador cual o del- ministro tal? N o Cuando yo hago lo que hago, lo hago ptír razones de oficio. U n oficio por elq. ue se me paga lo que sea, y en paz. Las condecoraciones deben existir, de existir, para quien o quienes las ganen, precisamente; pero no para aquellos que viven al margen de esa finalidad para la que una condecoración fué creada. Y o concibo perfectamente que un militar o un diplomático esté muy orgulloso de sus condecoraciones. Si perteneciese al Ejército español, por ejemplo, -me gustaría mucho poder hacer bordar sobre el pecho de mis uniformes los laureles de la cruz de San Fernando. U n a distinción como ésta, que sólo obtienen los- elegidos en el campo de batalla, honra toda una vida. S i fuera d i plomático, me sería grato que, al partir de una nación donde hubiera representado a l a mía, premiaran mi trabajo con una conde- coracióñ. E l l o sería tanto como decir que en aquella; nación se habían visto con agrado mis gestiones diplomáticas, y que los T r a tados comerciales donde yo hubiera, estampado m i firma beneficiaban- r dos países amigos. U n a condecoración ganada de tal modo también debe producir satisfacciones, al ostentarla. Pero lo que no concibo, en cambio, es ese; afán coleccionista de condecoraciones en qué caen. algunos, sin causa justificada o por manía de colección. E l l o me recuerda la caricatura de un periódico alemán, en que un falso personaje, con el pecho todo condecorado, miraba con envidia las opulencias exageradas de una anciana baronesa. ¡O h baronesa- -exclamaba el hombre con mirada admirativa. ante aquellos des- bordamientos- quién poseyera un tan h e r moso espacio que poder llenar de condecoraciones... J ¿Condecoraciones? ¡Bah! P o r lo que representan al ser ganadas, me parecen ad- misibles. P o r ello subsisten aún, y para eso fueron ideadas. Pero como adorno nada más, confieso que a mí, personalmente, no me gustan los colorines, y que una banda de gran cruz que me viera obligado un día a ponerme, atravesada sobre la pechera de mi camisa, me produciría más engorros que satisfacciones. Y o que tanto quisiera aprender de los literatos franceses, siento, en cambio, que mis nervios se crispan cada, vez que entre las páginas de un libro- francés atisbo ese desmedido afán ien que incurren casi todos los escritores de F r a n c i a el afán de ser condecorados. Hasta Jules Renard, en sus tiempos, hizo descaradamente un llamamiento al Poder de su nación en aquellas célebres Historias naturales. Renard se encontraba un día delante de cierto gran lago donde croaban las ranas. Hubiera querido pescar una rana, no sé bien para qué, y es conocido que las ranas se pescan con un trozo de trapo encarnado como cebo. Y un hombre, tan inteligente como el autor de Noild de Carottch, exclamaba entonces en serio y para mí de un modo incqmprensivo: ¡S i el Gobierno se hubiera acordado dé mí, a estas horas tendría sobre mi bou ionicre la cinta de la Legión de H o n o r -Gil de Escalante. LA S I T U A C I Ó N POLÍTICA Y S O C I A L D E C A T A LUÑA Manifestaciones del gobernado? de Barcelona Barcelona 16, 12 noche. E l gobernadtít, ha dicho a. los periodistas que han solicitado por escrito autorización para la reapertura de los locales sociales los Sindicatos Únicos de Barcelona del ramo mercantil, de la. construcción, del transporte, de productos químicos y de servicios públicos. Esta noche ha sido puesto en libertad el conocido comunista Andrés N i n que había sido detenido por participar em una reunión clandestina. E l gobernador tenía el propósito de que permaneciera varios días en la cárcel, hasta cumplir una quincena, pero como la mujer de N i n está enferma y es rusa, y no habla castellano, por razón de humanidad ha puesto en libertad al marido, al objeto de que la sirva, como de costumbre, de intérprete. Se refirió, por último, el gobernador en su conversación con los periodistas, a la noticia dada por una estación de radio de B a r celona de haber sido detenido en Cannes el general Martínez Anido. H a dicho que practica una investigación al objeto de poner en claro quién ha dado esta noticia a la radio, en cuyas oficinas, según parece, s. e recibió un recado telefónico, que dijeron ser del Gobierno civil, para que la noticia se jadiara. E l gobernador, de averiguarse quién es el autor de la falsa información, le impondrá una fuerte multa. Noticias Madrid 16. E n la parroquia de la Concepción se ha celebrado la boda de la bellísima señorita A u r o r a González Campos, con D. Pedro Campuzano Cacho. Apadrinaron a los contrayentes la señora doña Aurora Campos Sorrentín, madre de la novia, y D Jesús Campuzano Ruiz, padre del novio. Bendijo la unión el señor cura párroco de la iglesia citada, D. -Jesús Torres Losada. Como testigos figuraron D Enrique Teráh Campuzano, D. Francisco y D Florencio Alvarez Qssorio, el marqués de Luca de Tena, D José Blanco, D Ángel de la M o r a Arena, D Fernando Campuzano, D Benigno Campos y D Florencio y D Carlos González Campos. Después ...de la ceremonia, los invitados fueron obsequiados con un bien servido lunch, en una dependencia del mismo templo. Los recién casados, qué recibieron muchas felicitaciones, han emprendido un viaje de novios. Esta tardé, a las cuatro y media, se celebrará, en la iglesia de San Jerónimo, la fc 0 d, a ids la encantadora señorita Eliana Méndez V i g o y Bernaldo de Quirós, hija de los marqueses de Atarfe, con el vizconde de Garci- Grande. E n la iglesia de San Jerónimo se l i a celebrado el bautizo del recién nacido hijo de los señores de Cubillo (D L u i s) A l neófito, que fué apadrinado por sus tíos, los. señores de Tornos (D. Cirilo) se Je impuso el nombre de Alfonso E l marqués de Squilache está recibiendo muchas felicitaciones con motivo de haber sido nombrado caballero de la Orden de. San Mauricio y San Lázaro, de Jerusalén. Del atentado al director de Ja cárcel de Barcelona. Diligencias i n fructuosas Barcelona 16, 12 noche. E l Juzgado de la Universidad, que está encargado del sumario por el atentado de que fueron víctimas el director de la cárcel y su secretario, se presentó est atarde en la prisión celular para recibir declaración al detenido A l coberri y verificar la diligencia de reconocimiento, en rueda de presos, por los testigos previamente citados al igual que se hizo con los cinco detenidos en el bar Bruselas. L a diligencia no dio resultado, ya que los testigos no reconocieron al detenido corno uno de ¡os agresores de los señores Rojas y Lafargá. E l Juzgado se trasladó después a la clínica donde están los heridos, a la que también fué conducido el detenido Alcoberri. E l d i rector, Sr. Rojas, no íc reconoció tampoco; pero en cambio el Sr. Lafargá dijo que le parecía qué Alcoberri era un o de los que dispararon y después montaron en el auto, dándose a la fuga. E l Juzgado no. ha tomado aún ninguna providencia contra, e l detenido. Como en años anteriores, serviremos en éste, sin aumento de precio, las suscripciones de nuestros abonados que trasladen su residencia a cualquier población de España durante la temporada de verano. Para tener opción a esta ventaja será condición indispensable que, al solicitarla, abonen por anticipado el importe de un trimestre, O S E A N U E V E P E S E T A S si no lo tuvieran ya satisfecho. Sin llenar este requisito no serviremos ningún t r a s l a d o a p r o v i n c i a s L o s que v a y a n a residir a l extran- jero abonarán, además, el importe dei fraaaueo corresDondiente. Barcelona 16, 3 tarde. P o r los pasillos de la Aúdiencia ha ctrquladú con insistencia un rumor que, por- la. gravedad qué encierra, sólo a título ge información recogemos. Se decía que el presidente de la Audiencia, noticioso dé un caso de cohecho, había ordenado instruir expediente contra un juez de Instrucción, y que en virtud del mismo la Policía practicó esta mañana varias d i l i gencias encaminadas todas al esclarecimiento dei delito que se persigue. Esta mañana fueron llevados a presencia del presidente un abogado y una señora, que, según se dice, ha sido mediadora entre los interesados y el juez encartado. E l letrado pasó al despacho del presidente y Runiores acerca de un caso grave de cohecho
 // Cambio Nodo4-Sevilla