Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
we vt c A Aprovechamiento de muros de cerramiento con espalderas. L a orientación Este que goza el muro A B es muy buena para cultivar peras escogidas y de gran tamaño: cuatro perales Decana iie invierno, en forma doble U uno Bella Angevina y dos de Bella de Abres, en palmetas Verrier de cinco brazos; dos de Imperial, otras dos de Decana del Comido y dos de la variedad Triunfo de Trelazé en palmetas V e r r i e r de siete brazos, pues su visor admite esta forma bastante extensa. Se completará este muro con cinco melocotoneros- pavías, Tetón de Venus, Pavía blanca y Kiang- sí en dobles U y E n el borde de la platabanda de este muro se cultivan 12 manzanos en cordones unilaterales: Bella de bosques, Gran Alejandro, Peasgood Nónsuch y Reineta del Canadá blanca, en igual número. E l muro B C cara al Norte, que es la peor orientación, se dedica a perales apropiados a ella Williams (cuádruple U) Manteca Hardy (en palmeta Verrier de nueve brazos) Las platabandas al pie de este muro se aprovecharán para- plantar 24 groselleros de fruto rojo y alguno de blanco, en forma de matas o cepellón. Queda otra orientación, también mala, la del Oeste. Como en esa parte 110 existe muro, se recuadra el jardín con una contraespaldera, formada con hierros verticales y las cuatro centrales y estrechas 2, 3, 8 y 9; con ocho vasos de diez brazos cada uno y un metro de diámetro, de las variedades de perales Conferencia, Decana del Comido, La Lectier y Manteca de abril; todas ellas muy buenas. E n los bordes interiores de estas platabandas, doce manzanos Calvilla, Gran Duque Federico de Badén, en cordones bilaterales y unilaterales. E n la platabanda número 1, en su parte central, tres cerezos a medio viento e i n- tantos de Almirante Gervais, eri cordones ¡bilaterales. E n la. platabanda 7 se dispondrán cuatro perales Manteca Clairgeau en huso, y cuatro Condesa de París en encopado bajo. E n los bordes irán doce manzanos de las renombradas variedades: Reineta del Canadá, Reina de reinetas y Miguela, en cordones bajos. E n el terreno designado como pradera, que sirve de expansión para la gente menuda de la casa y estancia agradable para todos sus habitantes, se plantan los siguientes; árboles a todo viento: nísperos, membrillos, higueras. Entre la escalinata posterior y la puerta c, un abovedado, en- hierro, de forma óvalo de tres centros; adosa contra él 12 perales Sideria, Manteca. Giffrad y Andrés Desportes, en forma doble U E n el vergel se puede poner, a ocho metros unos de otros, 50 árboles a todo viento verbigracia, manzanos, perales, ciruelos y cerezos Reina Claudia común, Kirkes. (E s tos pueden plantarse a cinco metros, bien combinados. Algún acerolo de fruto amarillo, algún nogal y castaños, a diez metros de distancia entre sí. E n el tcneno del vergel se sitúa la casa del jardinero, el gallinero familiar y un estercolero oculto por unos doce avellanos. v Para cuidar este jardín ¿hará falta tener un jardinero u hortelano? Creemos que sí, pues para los de casa es mucha- labor, y con brazos a jornal, y en días ¡que buenamente puedan venir a trabajar, p o c o s e puede ha- Aprovechamiento de muros de ceramiento con espalderas. j criados en Santa Lucía, de las variedades Ramón Oliva, De Lamouriá y Attdi. A ambos lados, a un metro del borde, ocho- perales La Francia en forma de huso. L a número 4 se llena con tres ciruelos japoneses en el centro, Satsuma, Kelsey y Burbank; Cuatro manzanos enanos, Calvilla San Salvador, y cuatro perales, en. encopado bajo, Margarita Marillac. E n el redondo central, número 5, pondremos, a todo viento, por ejemplo la variedad de SE ¡alambres horizontales, que se cubrirá con ocho palmetas- Verrier de seis brazos, de la variedad de peral, muy conocida, Duquesa de Angulema. E n la puerta d se forma una arcada con ¡hierros, y por ellos se conducen dos perales Doctor Guyot, en cordón vertical, que se unirán, por injerto de aproximación, en la parte alta del medio punto. En, los bordes de las platabandas 14, 15 y 16 se cultivarán frambuesos, dirigiéndolos por alambres a 0,40 metros y 0,80 metros del suelo, y en espalder a en la parte contra el seto vivo del jardín. Las platabandas aisladas del jardín frutero ¡te pueden cultivar del modo siguiente: en Abovedado con frutales. cerezo Agtiirre. E n la platabanda número 6, y en su parte central, una contraespaldera de dos metros de altura para adosar a ella diez perales Pasa Crasana, en palmetas V e r r i e r de cinco brazos. A uu metro de lo s bordes siete perales Triunfo de Tournay y otros ccr; pero el dueño debe tomar parte activas para que el negocio marche bien. L a elección de árboles es muy importante, y debe hacerse a tiempo, sin esperar a que se agoten las existencias en- los viveros; dirigiéndose a horticultores conocidos e i n teligentes, los que ahora no escasean en España. N o debe omitirse en el pedido la clase de cultivo y demás circunstancias, para que el viverisfa proporcione- lo adecuado en cada caso. Otro consejo: no tener un solo árbol sin la etiqueta que indique, por lo menos, el nombre. Son los árboles írutaljes seres v i vos, que forman parte del hogar, ¡al que prestan recreo y utilidad, por lo que debemos saber cómo llamarlos. Queda un último punto interrogante e i n teresante por abordar. ¿Cuánto costará un jardín frutero como éste? Vamos a dar un presupuesto; pero sin detalle. Con exclusión de los muros de cerca, ni lo concerniente al jardín de flores y hortícola; los trabajos de replanteo, desfonde, plantación, alambres, clavos, tutores, construcción de la arcada y abovedado, contraespaldcras, -cordones, caminos, -compra de árboles y abonos, costarán una cifra aproximada a seis- mil pesetas, sin despilfarres. Este jardín en plena producción dará lo suficiente, para cubrir los intereses de ese capital, los gastos de explotación y aún quedará a gún ahorro. 1 JOSÉ D E ¡P I C A Z A