Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 21 DE JUNIO DE 1932. EDICIÓN DE ANDALUCÍA La República PAG. 19. vuelva LOS A C T O S PASADO PÚBLICOS DOMINGO CELEBRADOS EN ESPAÑA EL hará que España a ser lo que fué M i t i n organizado p o r los disidentes del partido radical- socialista, en el C i n e de la O p e r a E l ministro de Agricultura habla, en Cáceres, del Estatuto catalán y lá reforma agraria. A c t o de la Asociación F e m e nina de Educación Ciudadana, en Z a m o r a O t r o s actos. E n Madrid Mitin organizado p o r los disi- E n provincias E l ministro de A g r i c u l t u r a habla en Cáceres de Estatuto catalán y de la reforma agraria Cáceres 20, 10 mañana. E n el Gran Teatro, a las once, d i o su anunciada conferencia el ministro de Agricultura, D. Marcelino Domingo. Estos actos políticos- -dice- -responden a un convencimiento y una necesidad. A l convencimiento de que no hay República sin democracia y no hay democracia sin opinión, y que sin partidos que gobiernen y posibiliten la obra de, la democracia, la República no puede gobernar. H a de tener opinión y hay que formar la opinión para que ésta constituya los partidos; los partidos, la democracia, y la de- mocracia, la República. E l p r o b l e m a catalán es c o m p r o m i s o sa- L a República hará que España vuelva a ser lo que fué, para que España sea lo que España deba ser. (Aplausos. Todo esto lo han visto los que han sentido y amado a la P a t r i a Castelar, aquel gran patriota que siendo tan republicano llegó a decir que antes que la República era español, P i y Margall también era federal; don Nicolás Salmerón, al colocarse al frente del movimiento de solidaridad catalana, fué porque sintió la esperanza de que con ellos se reconstituiría a España, y lo mismo pensó y se propuso Costa. Que España sea lo que debe ser. U n i d a d espiritual. A u n q u e haya unidad po ítica si no hay u n i d a d e s p i r i t u a l no hay unidad dentes del partido radical- socialista, en el C i n e de la O p e r a M a d r i d 20, Organizado por el Comité ejecutivo del partido radical- socialista de Madrid- se celebró ayer domingo en el Cine de la Opera un mitin. L a sala no estaba completamente llena. E r a n oradores los señores Esteiles, Ortega y Gasset y Botella Asensi, elementos disidentes del partido. E l primero de los oradores censuró los acuerdos adoptados por el Congreso celebrado últimamente en Santan- der, y señaló la conveniencia de que se vaya a una revisión de valores ante la presencia en las filas republicanas de numerosos emboscados. También destacó la preponderancia que cada día alcanzan las derechas. Por su parte el Sr. Ortega y Gasset hablo de su estancia en- el extranjero antes de advenir la República y dedicó preferente atención a sus luchas por l a libertad. D i j o que una vez implantada en España l a República aquí sufrió un año de persecuciones e inquietudes. P o r último hizo historia, de sus discrepan d a s con el resto del partido, principalmente al tratar de la cuestión religiosa, causa por la que fué expulsado del mismo. P o r último habló el Sr. Botella Asensi. Se expresó en análogos términos a como lo hizo el anterior orador. Y al hablar, del proyecto de Constitución, dijo que había propugnado a lo largo de sus discursos por la adopción de medidas radicalísimas en cuanto a la materia religiosa. E n el Congreso de. Santander- -agrega- -se ha faltado a los Estatutos, y, por tanto, no tienen valor los acuerdos adoptados. Niega la posibilidad de que el partido de M a d r i d pueda ser disuelto y afirma que las. Cortes han de v i v i r mucho, porque todavía les falta aprobar numerosas leyes complementarias y, sobre todo, l a electoral. Terminó diciendo que el partido radicalsocialista tiene condiciones excepcionales para, gobernar democráticamente, habida cuenta que. no tiene jefaturas. v g r a d o d e la República M i t i n de afirmación sindical E n la Casa del Pueblo se celebró el domingo un acto de afirmación sindica! organizado por la Unión de Empleados de Oficinas, que fué presidido por el Sr. Orche. Habló en primer lugar el Sr. Goicuria, que. abogó por la unión y sindicación de todos los elementos de las oficinas para conseguir el contrato de trabajo y otras mejoras. E n igual sentido habló el Sr. Rojo. Finalmente hicieron uso de la palabra el diputado socialista Sr. Sanchiz Banúa, por la Unión General de Trabajadores, y el diputado Sr. Carrillo, que expusieron las grandes ventajas de la sindicación, tanto de ¡os obreros, manuales como de los intelectuales, para conseguir todas aquellas mejoras que son de justicia. L a herencia de la Monarquía son los actuales conflictos. N o se habían resuelto los problemas, y estos problemas degeneraron en conflictos. Nosotros aspiramos ahora a convertir los conflictos en problemas y a que no degeneren en conflictos los problemas que hay pendientes. De estos problemas, dos son los, fundamentales y de los que yo voy a hablar: E l Estatuto catalán y la reforma agraria. Sintéticamente me referiré a ellos. Comenzaré hablando del Estatuto. E l problema catalán es de tiempo. E n 1890 ya se habló en el Parlamento español de este problema por primera vez. Se sucedían los partidos políticos en el Poder, y en los mensajes que dirigían a la Corona quedaba esta constancia. Cuando el golpe de Estado de ig 23 y el manifiesto que dirigió al país el general que hizo el movimiento, constaba este propósito de resolver el problema catalán. E n la última dictadura, y con el propósito de volver a la normalidad, el general Berenguer hacía constar los propósitos del Gobierno de resolver el problema. Existía, pues, el pj oblema catalán. Y ahora es un compromiso sagrado el del Gobierno de la República. N o voy a decir lo que es el problema catalán, sino lo que no es. L o que sí quiero decir es que no atenta a los dos principios, fundamentales del Estado nacional: a la unidad nacional y a la soberanía nacional. N o atenta contra la unidad de la nación, ni como unidad política, ni comp. unidad espiritual, n i como unidad orgánica. S i en España hubiera habido unidad espiritual no se habrían perdido los últimos territorios españoles de América o el régimen que los hubiera perdido habría caído inmediatamente con aquellos territorios. N o habría unidad. Se creará la unidad nacional, que con la Monarquía no existía. Unidad orgánica, ¿qué quiere decir? Quisiera dar expresión a un pensamiento. E l pensamiento es que la libertad de hoy no es lo que era la libertad aislada y señera con derechos propios. H o y en l a ¿onstitución entran las grandes masas disciplinada en las que cada, hombre consagra su libertad individual a los fines de esas masas y de esos partidos, para que los órganos fuertes cumplan sus funciones; que los órganos existan para la función que han de cumplir. E l órgano sólo tiene de relio a la existencia cuando lá función se cumple. Cumpliéndola existe la unidad orgánica. L a República cumplirá su deber respetando los Estatutos regionales. L a República no busca venganza, p e r s e cución ni o d i o c o n la r e f o r m a agraria 1 L a información gráfica d e l présenle násiser cessiieséa en l a penúltima página. España no es el primer Estado que va a enfrentarse con este problema. Es el último Estado que va a hacerlo. N o es un problema que la República plantea como un conflicto a España; España lo planteó a la Monarquía y la Monarquía lo resolvió. ¿Es esto espíritu de venganza, de per- secución, de odio? Desolador concepto de los hombres del régimen sería si se creyera qué móviles de tan v i l naturaleza serán los que les impulsa a cometer reforma de tan gran importancia histórica y económica. ¿Puede pensarse que una agricultura estructurada, como 1 o está la española, pueda ser un factor económico viable dentro de la economía internacional? No. Hay que ir a un régimen de economía europeo, haciendo que sobre la tierra española no haya masas de hombres desesperados por el hambre, porque esa desesperación representa debilidad de la raza, miseria espiritual, decadencia moral, perturbación social y por lo tanto vida rural miserable, injusticia social, y donde hay esto habrá la etiqueta, la bandera de un Estado, pero no de un E s tado europeo. Habrá de distribuirse l a tierra que está mal distribuida. H a y grandes sectores de propiedad, cuyo origen no es legitimo y en muchos pueblos l a riqueza de sus M u n i d a pios, la riqueza comunal, Ka desapare- Y es preciso corregir todo esto. Municipios vuelvan a ser lo que. o cipios fueron, que los pueblos vuc: v tener sus terrenos comunales o de propios, que la vida rural española vuelva a ser lo que debe ser. Repite puntos de vista expuestos ya en el Parlamento.
 // Cambio Nodo4-Sevilla