Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M I É R C O L E S 22 D E J U N I O D E 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 16. jN ¿Q u e no? ¡V a m o s! Tengo 251 votos para sacarlo. -Se engaña usted. N i en su minoría s i quiera cuenta usted con todos los diputados. ¿Habló usted con ellos? -N o pero tengo indicios suficientes para suponerlo. Cuando llegue el momento crítico de la votación, ya encontrarán medio de. ausentarse del salón de sesiones. E n la m i noría socialista ocurre lo mismo. N o sólo no votarán muchos de sus diputados el E s tatuto, sino que no podrán votarlo aunque quisieran. ¿S í? Pues yo repito que cuento con 251 votos. ¿I g n o r a usted que quien vote el E s tatuto se puede despedir del acta en las próximas, elecciones? E n este momento intervino en el diálogo el jefe de l a minoría radical- socialista, señor Baeza Medina, quien aseguró que se exageraba mucho al hablar de la opinión contraria al Estatuto. Así, por ejemplo, citó el caso de los diputados socialistas que mantienen contacto diario con sus electores de las distintas provincias españolas, y todavía no han recibido ninguna indicación respecto a la actitud que deban adoptar en el problema regional. A esto replicó el Sr. Maura que los radicales- socialistas no habían tomado acuerdo en firme en relación con el Estatuto, y que en sus Congresos jamás trataron del tema. A ñ a d i ó que estaban completamente engañados quienes creían dormida l a opinión pública en este trascendental problema. Esta misma ilusión se sufría con respecto a Cataluña, pues, salvo Macía, los diputados de la Esquerra y los extremistas, allí no sé sentía la necesidad del Estatuto, ni mucho menos. -Y o por m i parte- -agregó- recibo montones de telegramas y cartas de toda Cataluña incitándome a que continúe mi fcampaña de oposición al Estatuto tal y como se quiere que salga de las Cortes. -Eso será posible- -le interrumpió el señ o r A z a ñ a- pero también es verdad que no toda E s p a ñ a opina como usted. -E s t á usted engañado, Azaña. Toda E s p a ñ a está frente al Estatuto y por eso yo afirmo que no sale, aunque el Gobierno se empeñe. -Y o me explico perfectamente su actitud- -replicó sonriente el presidente del Consejo- porque como usted quiere derribar a! Gobierno... Y o le digo que cuando usted sea Poder, defenderá rabiosamente l a aplicación del Estatuto, y yo le ayudaré desde la oposición. -S i el Estatuto es la ley, la cumpliré, como cumplo todas las demás. -S í sí- -terminó en tono humorístico el jefe del Gobierno- L o que ustedes desean es que yo resuelva el problema regional y ustedes entren después con sus manos lavadas. Con esto terminó el sustancioso diálogo, que fué después objeto de largos comentarios. das que hay presentadas, y, desde luego, la redacción final del artículo. Las dos tendencias extremas, están representadas por la minoría catalana y la minoría radical. Los periodistas conversaron con el señor L l u h i uno de los pocos diputados catalanes que ayer se hallaban en l a Cámara. Dijo que en la reunión de anteayer en Barcelona, bajo la presidencia del Sr. Maciá, no se adoptaron apuerdos de ninguna clase. Ahora bien: era cierto que en Cataluña había producido malísima impresión lo sucedido en la sesión del pasado jueves y el aplazamiento del debate en la del viernes. U n informador le preguntó si había un espíritu de transigencia en la minoría catalana, para las enmiendas que se habían pre- sentado al artículo, segundo. Contestó de este modo -Nosotros no aceptaremos de ninguna manera la enmienda de los radicales, porque la consideramos humillante y vejatoria. S i un abogado castellano va a informar a B a r celona, podrá el abogado c a t a l á n por espíritu de cortesía, allanarse a usar el castellano, pero de ninguna manera lo h a r á porque se lo exija el abogado castellano. Repito que eso es humillante. Otro periodista hizo la observación de que bien pudiera tener consecuencias políticas la actitud de los radicales si persistían en pedir votacióu nominal. ¡A h! Las únicas consecuencias- dijo el Sr. Lluhi- -cristalizarían en la caída de este Gobierno, que por las trazas a eso se tiende. Pero el Estatuto saldrá con este Gobierno o con otro del Sr. Lerroux, y puede que con este último saliera mejor. N o lo duden ustedes. E l Sr. L l u h i se extendió en consideraciones sobre la Universidad catalana, a l a que pasarán no sólo aquellos profesores castellanos que son de gran valía, sino otros profesores castellanos, que también tienen grandes méritos. P o r último dijo que es propósito de la m i noría catalana requerir al jefe radical, en la sesión de mañana jueves, para que exponga en concreto su actitud ante la enmienda del Sr. Rey M o r a Se supo ayer que el Sr. Lerroux no asistirá al Parlamento en las. sesiones de mañana y pasado mañana, por haber decidido alargar su estancia, en Baños de Montemayor, hasta el lunes próximo. E n M a d r i d estuvo ayer una comisión de radicales de Barcelona, con ánimo de entre 11 vistarse con el Sr. Lerroux en el día de hoy; pero al saber que el jefe prolongaba su estancia en el mencionado balneario, decidieron emprender el- viaje. Según nuestras noticias, los radicales de Barcelona piensan exponer concretamente al Sr. Lerroux sus impresiones en orden al Estatuto que defiende la Esquerra. Sea de d i o lo que quiera, es lo cierto que en la sesión de m a ñ a n a será mantenida l a enmienda del Sr. Rey M o r a por la minoría radical. Nosotros pedimos al Sr. Martínez Barrios que nos expusiera concretamente la actitud de la minoría con respecto al artículo segundo del dictamen, y he aquí sus palabras: -Nosotros votaremos l a enmienda del Sr. Rey Mora, y pediremos para ella votación nominal. S i 1 dictamen queda redactado, como lo estaba, nada tenemos que decir. S i se le incorporase la enmienda de los catalanes, votaremos en contra y pediremos votación nominal. Los votos decidirán. Comprenderá usted- -terminó diciendonos- -que para cosa tan sencilla no necesitamos l a presencia del Sr. Lerroux en M a d r i d Así se lo he dicho cuando me preguntó si creía conveniente que emprendiera el viaje de regreso. v. E l miembro de la comisión de Estatuto Sr. Valle decía ayer a última hora que pudiera arbitrarse una fórmula de aplazamiento en lo que se refiere al. articuló segundo. Como éste trata de cuestiones que afectan a títulos y artículos siguientes dentro del Estatuto, se podrían tratar todas en su l u gar correspondiente. Esto sería simplemente un aplazamiento, pero no se lograría salir del atasco. Los estudiantes de Barcelona visitan al señor Royo Villanova Él diputado agrario Sr. Royo Villanova! recibió la visita de algunos alumnos de v a rias Facultades de la Universidad de B a r celona. Los comisionados le pidieron, en nombre de muchos de sus compañeros, que no abandone l a campaña emprendida contra la Universidad catalana. E l Sr. Royo Villanova les contestó que siempre estuvo en su ánimo combatir sin descanso ni tregua la cesión de la enseñanza a Cataluña, y lo cumpliría La minoría agraria presentará nuevas enmiendas Como en años anteriores, serviremos en éste, sin aumento de precio, las suscripciones de nuestros abonados que trasladen su residencia a cualquier población de España durante la temporada de verano. Para tener opción a esta ventaja será condición indispensable que, al solicitarla, abonen por anticipado el importe de un trimestre, O S E A N U E V E P E S E T A S si no lo tuvieran ya satisfecho. Sin llenar este requisito no serviremos ningún traslado a provincias, L o s q u e vayan a residir al extranjero abonarán, además, el importe del franqueo correspondiente. H o y se reunirá la. minoría agraria para examinar la situación parlamentaria en relación con el ü s t a t u t o L a minoría se propone redactar y presentar más enmiendas a los distintos capítulos y artículos del Estatuto de Cataluña. j j Cómo está situado el problema para el día de mañana Contra lo que se esperaba, la. Comisión de Estatutos no se ha reunido desde el pasado viernes. Tampoco se reunirá hoy y mañana. Sin duda lia obedecido esto a alguna indicación del Gobierno. E l caso es que l a Comisión llevará al salón de sesiones en ia tarde de mañana el artículo segundo tal y como estaba redactado; es decir, sin la enmienda del Sr. Peñalva, que en principio quedó aceptada en l a reunión del viernes por ia tarde. L a resolución del problema del bilingüismo la dejan el Gobierno y la Comisión al libre juego de! a Cámara, que aceptará o rechazará, por mayoría de votos, las enmien- Es posible que se arbitren medios para acelerar la discusión de! Estatuto Circuló en los pasillos l a noticia de que estaba en el ánimo del Gobierno la adopción de medidas para acelerar la discusión del Estatuto. Ante eí presidente del Consejo, el Sr. Maura, como dijimos ayer, habló de la conveniencia de celebrar sesiones dobles, a lo que asintió el Sr. Azaña, y aun dijo éste que pudiera dedicarse la sesión de la tarde al Estatuto y la de la noche a la reforma agraria. Los periodistas hablaron de estas sugerencias con el presidente de la Cámara, y le preguntaron si el Gobierno le había dado alguna indicación. Contestó negativamente. S i n embargo, aun sin hablar con el Sr, Azaña. entendía el se- De caja de relojes 5,60 gramos De monedas 6,50 De cadenas, etc 5,25 Éstos son los precios que paga JJA C A S A S I N BALCONES i IH i i, -muí Mi- inyiuinii! n inrn- -T- T- -I r T