Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FU TBOL DESPUÉS D E L A F J N A L D E L A C O P A L a emoción del partido L o difícil para el espectador es situarse. Buscar comodidad, entre millares de ciudadanos que van a lo mismo, no es empresa fácil. N o vale irritarse. Se necesita calma, resignación. Entre la multitud no soy dueño más que de la cabeza. E l cuerpo naufraga, impotente, sumergido en un oleaje de tempestad. Por sobre dos hombros y entre dos testas, mi primer punto de mira es limitadísimo. Como si mirase a través del agujero de una cerradura, o así. M i s pies, ¿dónde están mis pies? los lie perdido. Siento que me suspenden y me llevan; conmigo va- también un robusto y enorme vecino, que se había colocado, según él, como clavao Y o no sé por qué; pero, como si ya todo el público se hubiera acondicionado, la presión cede. L a playa donde me arrastró la corriente es ahora despejada y límpida. L a balaustrada próxima me brinda atalaya magnifica. U n ramo de flores entre las manos de Samitier. E l arbitro, los jueces de línea y un equipo de fotógrafos. H a n debido echar la moneda al aire, porque Lafuente l a sigue con l a mirada. Sami gana, cara y elige. E l público apjaude correcto, sí. Ovaciona indistintamente. ¡Gran público el de M a d r i d! Pero... es atktista. P o r eso hay emoción. E l Barsa juega sin filigranas. Rápido, codicioso, desbordante. U n algo de desconcierto en la retaguardia vasca, que despeja alto y no largo. U n primer comer de los azulgrana, -que salva Blasco. ¿Favorito, quién? Y un prodigioso avance catalán, dirigido por el mago, que concluye con una escalofriante internada de Piera. Emoción. E l de las Ramblas abre los ojos desmesuradamente, mientras el de la boina los cierra. A mi lado, uno escupe ceniza: equivocó los extremos del cigarrillo. L a linea media catalana es incansable. Cortan, sirven, empujan, defienden. Martí, Guzmán, A r n a u Y el ataque se desborda con rapidez y empuje incontenible. Sami, ágil, saltando entre obstáculos, entrando escorado busca y está a punto de inaugurar el marcador. N o lo logra; pero su protesta oportuna y clásica logra un golpe franco. E l Athletic- ¿qué le pasa al A t h l e t i c? -intenta una y otra vez franquear la línea media catalana. P o r el centro, difícilmente lo consigue. Hace uso. de los alas. Lafuente, que se interna, cierra, corta terreno, dispara. Fuera, por centímetros. U n a ocasión de Gorostiza. Otra de C h i r r i esta vez con espléndida intervención de Nogués, y despeja Zabalo fuerte. Presionan los catalanes. Balones globos ante el goal. ¡P e l i g r o! U n balón bombeado, que Roberto intenta detenet con la cabeza. Temiendo que se le escape, lo hace con la mano. ¡Penalty! ¡Y no lo hacen, Dios mío? -exclama un noy. Mientras otro, de boina, saca de entre la camisa una medallita, que oprime nervioso con las manos. ¡S i la echasen fuera! U n momento: dos o tres segundos. E l de la boina, sin recatarse ahora, besa y repesa la medallita. E l penalty se perdió. T a l vez Zabalo quiso colocar demasiado. T a l vez estaba escrito U n penalty en una final, y desperdiciado por el Barcelona. Señores, ¡qué cosas tiene ei fútbol! Y fué el partido perdido. U n primer tiempo de franca superioridad catalana, que queda neutralizada sin valoración alguna. E l Athletic ahora. A h o r a el Athletic. Se espera por todos el ímpetu de esa vanguardia de metralla. ¡Hetas! que dicen los franceses. E l Athletic, -aunque menos presiondó, sigue un poco pesadamente desembarazándose de unos r i vales que no se agotan ni se rinden. A veces, un destello del formidable equipo que hay en los vascos, cae sobre Zabalo y A k o r i z a en tromba; Nogués surge entre los rojos. Pero la rapidez y el brío son catalanes. Pero- ¿cómo diría, yo? -defraudó u n poco. Sus líneas no acertaron trias que en. contadas ocasiones a mostrarnos el gran equipo vasco. Lafuente, dé los once. Perdió el Barcelona, seguramente, uno de los mejores partidos que en su vida haya jugado. Ningún equipo, en abosluto ninguno, sea el que fuere, hubiera superado su actuación en Chamart m. Bien todas las líneas. L a media fué sorprendente, norque Guzmán- -el medio centro único que existe hoy en España- -se vio asistido de unos alas magníficos; interceptando, hábiles distribuyendo juego y, eficaces defendiendo. L o más importante. L o que llamaríamos lo grande de esta final. Sobre todas las emociones. P o r encima de todos los detalles: Samitier. ¿Descubrirlo? ¿Estudiarlo? ¿Para qué? Samitier. es el jugador más extraordinario que tiene en la actualidad el fútbol español. Nadie se le aproxima siquiera. Ahí está, para admiración y ejemplo. -Thedy Llegada del Barcelona Barcelona 21, 12 noche. A su llegada a Barcelona fueron recibidos entusiásticamente los jugadores de fútbol y rugby del B a r celona. Considerando vencedor moral de la final al equipo barcelonista, fueron numerosos los aficionados que, a pesar de la i n clemencia del tiempo, acudieron al Paseo de Gracia, ovacionando a los jugadores al descender del tren y acompañándoles al local del Club. Desde los balcones de la entidad dirigieron la palabra al público varios directivos, Samitier y el presidente del Club. Luego los jugadores de los dos equipos fueron obsequiados con un lunch. E l Barcelona ha acordado abonar a los jugadores la prima de la final, como si la hubiesen ganado. ¿Qué es eso? Lafuente- -el mejor hombre athlético- -sube, corta terreno. L a vanguardia vasca rodea el goal de Nogués. Lafuente centra y Bata entra el balón con la cabeza. ¡Goal! N o hay duda. E n el marcador aparece va el uno, que ha de ser el definitivo score de esta final. E l abrazo, ese abrazo al que logró el tanto, ¿quién acertaría a reflejar lo que ese abrazo significara? ¿Lo que es, y lo que supone para los dos combatientes? Lágrimas de alegría, en unos; lágrimas de tristeza, en otros. ¿El empate? E l empate, en una maravillosa jugada del. maravilloso Samitier. F u l minante se cruza entre Uribe y Muguerza, desborda a Castellanos y Urquizu y ¡sólo ante Blasco! mete el pie, no hacía falta más que eso, y la pelota roza el larguero por fuera. E l mago se. lleva las manos a la cabeza. ¡Fatalidad! Pero ya van bastantes balones fuera. M u ches minutos consumidos. ¿Qué hora es? Faltan cinco, seis, diez minutos. Y Sami pasa, y Sami cambia, y Sami entra al remate. Y- S a m i oiempre. Flexible, ágil. Nervio, vista, colocación. Los noventa minutos acaban. Imposible ya. U n a s banderas del Barsa, que lucieron unos instantes, se plegaron. E l uno del marcador está solo. ¡Quién sabe si un poco triste! N o va más. E n el terreno- -nobles rivales- -los del Barcelona, felicitan a los vencedores. E l público, como si afuera le fuesen a devolver el importe de su entrada, se da prisa en salir. Por amplias que sean las salidas nunca serán bastantes para, millares de personas, que todas y c á d a u n a quieren. ser las primeras. Ganó el Athletic bien ganado! Bien ganado, porque fué el equipo que hizo el goal. Próximos partidos Barcelona 21, 12 noche. Para el homenaje- bsneficio a Echevarreta, a base de dos partidos entre una selección vasca y el B a r celona, que tendrán efecto el viernes y el sábado, se asegura la participación de Blasco, Gorostiza y C h i r r i del Athletic; Regueiro, del M a d r i d Rene Petit y Gamborena, del. Irún, y Marculeta, del Donostia. Para el partido selección catalana contra el Torino, que se celebrará en Las Corts, a beneficio de la L i g a amateur, el seleccionador regionalista, Torrens, ha prescleccionado solamente a jugadores del Barcelona v el Español, que son Nogués, Zabalo, Alcoriza, Arnau, Arocha, Rafa, Guzmán, Goiburu, Samitier, Ramón, del primero, y Soler, C r i s tiá, Prat, Bosch, Juvé, Florenza y Pausas, del segundo. N o ha sido seleccionado Piera. U n partido E l pasado domingo se celebró un partido en el campo de entrenamiento del Betis, entre los equipos Club Deportivo Santiago y Arenas Balompié. Venció el Arenas Balompié, por seis a tres. i Partidos internacionales E n Berna, el equipo nacional sueco ha vencido al de Hungría por 3- 1. E l primer tiempo terminó con empate a cero. E n Copenhague, Dinamarca venció a Suecia por 3- 1. Terminó la primera mitad con el resultado de 2- 1 a favor de los daneses-