Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 23 D E J U N I O D E íg 32. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. PAG. 2! U n puñetacito, un chichoncito, y a casa. ¡N o! Hemos hecho la Constitución m á s admirable, la revolución m á s ejemplar; tenemos el presidente del Consejo m á s insigne que pronuncia los discursos m á s elocuentes. Pues bien, sostengamos este tono: que nuestras zurras parlamentarias sean superaciones de V e r d ú n A cuenta de algunos papirotazos- bagatelistas no podemos, ciertamente, -seguir contando con la admiración de las potencias. -W. Fernández Flores. Acotaciones de un oyente Las sesiones en que se discute el proyecto de reforma agraria son de una gran languidez. E l hemiciclo vierte su contenido en él salón de conferencias y en los pasillos, por los caños de todas las puertas, y los diputados que se dejan clavar por la pereza en los bancos dialogan o ensueñan en actitudes de abandono. Esto, a pesar de la extraordinaria importancia de la ley en proyectó, de. la que está pendiente la ansiedad general. V Y es que el gusto por lo político- -en su sentido más apasionado y vulgar- -triunfa sobre todos los otros, en estas como en las anteriores Cortes de España. Y esto ocurre porque no tenemos verdaderos estadistas, porque nuestra crisis, m á s aún que de régimen, es de hombres. Y a los que hay les arrebata la lucha de partidos, el choque de grupos en la conquista de los cargos, de la hegemonía, del Poder, de los distritos, pero no sienten el empuje de l a capacidad creadora de un nuevo estado de cosas. Heñios hecho todo lo que se puede hacer con la pluma y con, los votos, sin otro concurso. Hemos decretado- el. divorcio, la sec u l a r i z a c i ó n d e los cementerios, la separación de la Iglesia del Estado Hemos liberalizado a E s p a ñ a en lo m á s fácil, en lo que debiera estar realizado ya desde hace, mucho tiempo, en l o que los hombres de l a Monarquía hubiesen hecho, de poseer buen sentido. Porque para decretar el divorcio basta redactar la ley; preguntar a los diputados si están conformes contra los que digan s í y los que digan no y publicar el documento en la Gacela. Pero algo mucho m á s complicado es crear. P a r a crear no basta disponer; se necesita una categoría espiritual bástante m á s elevada, que no apareció, todavía entre nosotros. E l político de. la revolución, el que nos reorganice, y nos eleve y nos discipline, y aumente la riqueza, y haga respetable la autoridad, y ños i m prima, en fin, un sello distinto y superior al de antes, 110 existe a ú n Nuestra revolución nos sabe a muchos a agua con azúcar. L a pasión partidista, aplicada a detallistas para los que el país no tiene m á s que un encogimiento de hombros, hace frecuentes los choques entre diputados. N o dispongo de datos estadísticos exactos, pero creo poder afirmar que no ha pasado un mes sin que haya habido bofetadas en los pasillos del Congreso. Insultos, frases agresivas, peticiones de suplicatorios, casi a diario. A y e r también. A y e r el Sr. Casas boxeó con el Sr. Sol. H u b o un round de un solo puñetazo. Por un momento hemos podido suponer que l a b a t a l l a se generalizaría. E n t r e vociferaciones y brazos en alto, y movimientos en masa, uno de esos rencores instantáneos de la política (parecía ir a provocar un encuentro de grupos enemigos. Pero l a paz triunfó bien pronto. E n nombre de l o que pasa en todas partés -frase qué se repite siempre que se tiene que justificar algo inconveniente- -quiero protestar contra la débil escaramuza de ayer. E n todas partes se pega más y con mayor fuerza. E n todas partes se producen escándalos tremebundos, se disparan tiros, se lanzan tinteros, caen cuatro, cinco, a veces dieciocho heridos- -como hace unos meses en el Congreso francés- recor. demos los Parlamentos de Alemania, de Austria, de Servia, de Méjico... y reconozcamos que lo que i p a s a a q u í no es lo mismo que pasa en todas paites ¿Se lia acabado la furia española? ¿V a mos a ir siempre a la zaga de los otros países? Peguémonos, pero a l a europea. Mojar la oreja a un compañero de escañQS para terminar abrazándole en el despacho del presidente, es querer y no poder imitar a los extranjeros. Incidente lamentable La interpelación sobre la situación social de Sevilla ha tenido en los pasillos una de rivación lamentable. A l comenzar el orden del día, los diputa- dos salieron al pasillo central y comentaron acaloradamente las manifestaciones hechas por el ex gobernador dé aquella capital, don Vicente Sol. E n un grupo se hallaba el ministro de Trabajo, que se refería, a algunas de las. afirmaciones hechas por el orador, negándolas. E n otro grupo, el Sr. Sol hablaba con varios diputados socialistas y radicales- socialistas, y decía que era llegada la hora de la sinceridad y de hablar con toda claridad. E n este momento, se acercó: al grupo el diputado socialista D Hermenegildo Casas, a quien había aludido el Sr. Sol, al decir que no pagaba el chalet en que habita en la colonia de casas baratas del Guadalquivir. E l Sr. Casas sacó la cartera del bolsillo, y de ella un recibo con fecha del mes de mayo, y dirigiéndose al- Sr. Sol, le p r e g u n t ó ¿E s éste el recibo de mi casa? Y al i n i ciar la respuesta el Sr. Sol, le dio una bofetada. E l Sr. Sol quiso repeler la agresión, y se interpusieron los diputados, incluso los ministros de Trabajo y Justicia, que hicieron grandes esfuerzos para que no vinieran a las manos los diputados que allí se encontraban. Los radicales- socialistas hicieron constar que la agresión había, sido cobarde, porque el Sr. Sol no podía suponer nunca qué se arrojara sobre él el diputado Sr. Casas, ya que se acercó para iniciar ün diálogo. E n cambio, los amigos del Sr. Casas decían que éste había hecho bien en repeler un ataque a su vida íntima, a lo que no t e n í a d e r e c h o el Sr. Sol. E l revuelo que se produjo fué enorme, y el presidente de la Cámara llamó a su despacho a los dos diputados. Fuera de la sesión La Comisión de Reforma Agraria Se reunió esta Comisión ayer por la mañana, convocada para oír al ministro de Agricultura, pero éste no concurrió por tener que asistir a una reunión de los ministros de Hacienda y Obras Públicas, para tratar de asuntos de ferrocarriles. E l vocal de la Comisión Sr. Alvarez M e n dizábal presentó una proposición en el sentido de que se solicitase de. la Mesa de la Cámara se destinen más horas y días a la discusión- del proyecto de reforma agraria, con objeto de que salga cuanto antes convertido en ley de las Cortes. Puesta a votación esta proposición- del Sr. Alvarez M e n dizábal obtuvo ocho votos en pro y ocho en contra. Entonces el Sr. Díaz del Moral, presidente de 1 a Comisión, utilizó su voto de calidad para decidir en contra de la proposición. D e todas suertes el Sr. Díaz del M o ral ofreció hacer una indicación al Sr. Besteiro en el sentido de dicha propuesta. También se acordó en la Comisión reunirse a diario para seguir el estudio de las bases y esperar a que asista a ella el. ministro de A g r i c u l t u r a para que la. informe con minuciosidad, sobre el pensamiento del Gobierno en este problema. Reunión de la minoría socialista L a minoría socialista se reunió ayer tarde brevemente para continuar el estudio de las bases del proyecto de reforma agraria, dedicando especial atención a la base segunda. D. Lucio Martínez, presentó un voto particular a la citada base, proponiendo que la expropiación que señala el dictamen para las tierras de Andalucía se. extienda a todas las del resto de E s p a ñ a que se encuentren- en análogas condiciones. L a minoría la autorizó para presentar d i cho voto particular. El problema de las responsabilidades, en la Cámara H o y se reunirán los jefes de minoría convocados por el tenor Besteiro. L a designación del Tribunal A última hora, cuando el Sr. Besteiro se retiraba de l a Cámara, lé visitó el diputado agrario Sr. G i l Robles, que anoche mismo llegó de su viaje a Suiza. Se e x t r a ñ ó el Sr. Besteiro d é la rapidez con que había regresado de aquella nación, y el Sr. G i l Robles le dijo que desde P a r í s había utilizado la vía aérea, porque deseaba conocer cuanto antes lo ocurrido con respecto al nombramiento de Tribunal para juzgar las responsabilidades políticas. P r e g u n t ó al. Sr. Besteiro si los veintiún diputados que han dé. formarlo serían elegidos pronto, y en qué forma. E l Sr. Besteiro le contestó q u é había citado para el día de hoy a los jefes de minoría, con el fin de acordar con ellos el modo de nombramiento de los diputados que formarán el mencionado Tribunal. Quiso saber también el Sr. G i l Robles si las designaciones han de hacerse proporciorialmente a las fuerzas parlamentarias, o con el criterio de que figuren en el T r i b u nal las capacidades de la Cámara, y el presidente, le dijo que todo eso se determinaría en la reunión de los jefes de minoría. H i z o la observación el Sr. G i l Robles de que, con arreglo al dictamen aprobado por la Cámara y ya convertido en ley, sólo hay un plazo! de dos meses para todas las pruebas y trámites, a todas luces insuficiente. P o r ultimo, hablaron del local en que habrá de reunirse el Tribunal de Respon Corbatas, bufandas y pañuelos C R Ó N I C A D E L A M O D A por la Condesa d Armonville. NO T A S D E N O V E D A D TRAJES PARA GOLF S W E A T E R A RAYAS, M A RINO Y BLANCO EL PEINADO FEMENINO: A N T O Í N E P E L U Q U E R O por f; A O Kaller. A tod ¿ís las damas interesan estas y oirás páginas de modas que publica el domingo Blapco y Negro