Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La p ¡n fü rá y él vino. La pintura ha expresado en muchas ocasiones su adiniración respetuosa poi los vinos finos de mesa. Es nota típica el amor con que el anfitrión productor baja por sí mismo a la bodega a elegir los vinos. Las precauciones con que sé. escancian ¿y la voluptuosidad con que se degustan no pueden ser apreciadas por los paladares habituados a bebidas alcohólicas fuertes. Reproducción de un cuadro de la escupía flamenca. las copas los vinos, la voluptuosidad con qué los huelen y saborean trago a trago. Esas personas necesariamente han de ser EN excelentes bebedores de calidad, más que de No conozco país que sepa comer mejores cantidad, capaces de apreciar por su fino olviandas y beber mejor los vinos, que el fato y educado paladar las cualidades y los francés. Es el pueblo de mayor número defectos de los vinos, lo que con dificultad de gourmets. Harto sabido es que el autor pueden apreciar los habituados a bebidas de la Fisiología del gusto, B. rillant- Savarin, alcohólicas fuertes; por lo tanto, los acosera francés. Hombres destacadísimos, fran- tumbrados a abusar del whisky, Ginebra, ceses en las más varias manifestaciones del ajenjo, cock- tails, Cobblers, Coplers, Crussaber, no han ocultado sus excelentes y par- tas, Daisies, Egg Noggs, Fixes, Fizzes, ticulares cualidades de gourmets. Se cuen- Flips, Juleps, Sours, Slings, Smashes, Santa del gran Víctor (Hugo que echaba de jarees, Grogs, Toddies, Pousse, cafés y menos los asadores en la España de su otras combinaciones de líquidos alcohólitiempo y, por lo tanto, los buenos asados cos. Los que se exceden en el consumo de en nuestro país. No es cosa fácil conseguir estas bebidas y de estas mezclas de líquiun buen asado; precisa excelente carne de dos de alto grado alcohólico no están en animales muy bien cebados, saber asarla y las mejores condiciones para apreciar en también condimentarla, para con todo con- los vinos tintos y- en los vinos blancos de seguir el olor y el sabor que aprecian permesa, el sinnúmero de cualidades que los fectamente los muy sensibles paladares, que buenos y finos bebedores, los gourmels, prefieren un solo manjar en su punto, aun que constituyen legiones en Francia, saben que no sea abundante, a una copiosa y va- apreciar muy bien en ellos. Por ejemplo, riada comida que no sea excelente en cali- las distintas espumillas que se producen en dad. Julio Camba ha escrito respecto a esto los vinos al verterlos, su clase, su color, su con mucha gracia y muchísimo acierto. Es persistencia, el color del vino y la tonalidad indudablemente ún buen gourmet de éste, su limpidez, su brillo, los distintos Es frecuente en Francia entre labradores matices de su sabor y de su olor, etc. y burgueses medianamente acomodados, enFrancia es el país del mundo que ha estre los acomodados mucho más, el aprecio tudiado más y más a fondo los vinos; por a los buenos vinos de mesa. Es nota típica lo tanto, su producción, su conservación, el amor con que el anfitrión mismo baja a su crianza, sus cualidades y sus defectos. la bodega a elegir las botellas de vino tinto No es, pues, de extrañar que los franceses y de vino blanco para obsequiar, en un al- hayan escrito mucho y bien para alecciomuerzo o en una comida, a parientes o a nar a los aún no iniciados en el arte de buenos amigos; las precauciones con que saber apreciar y beber bien los vinos. Es, se destapan las botellas y se escancian en p r lo tanto, fácil en Francia a cualquier o persona inteligente hallar libros en los cuales se puede instruir en estos menesteres. En España hay que reconocer que no abundan ni las gentes duchas en esos asuntos ni las publicaciones que de ellos se ocupan; en general, se prefiere comer y beber en cantidad que en exquisita calidad, comidas pantagruélicas, retratadas en las bodas de Camacho, lo cual es más devorar que comer a lo gourmet, que es lo que prefieren las personas de paladar fino y delicado. Dice mucho de cómo se procura comer, en Francia las discusiones, habidas respecto al lugar en que en una comida deben, ocupar los quesos. E l asunto aún nó está resuelto, si bien persona de tanta calidad como el famoso jefe de cocina M Prosper Montagne opina que el queso no debe faltar en las comidas, que debe servirse antes de los postres dulces, y después de éstos, las frutas frescas. De día en día hay más libros de culinaria en España, en los que no faltan modelos de listas (vulgarmente mentís) de almuerzos y de comidas. E n algunos de ellos se indica algo respecto a los vinos a servir, según los guisos (en culinaria, platos) pero es lo corriente referirse a vinos extranjeros, casi siempre franceses. La adaptación de los vinos españoles de más renombre a las agrupaciones culinarias de guisos (platos) podrá servir de norma o de enseñanza. No descenderé al detalle para que no pueda suponerse que hago el reclamo a favor de determinadas marcas de v i nos españoles, que conozco por haberme dedicado al estudio de las vides y de los vinos durante buen número de años; no citaré ni LOS VINOS LAS COMIDAS