Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. S Á B A D O 25 D E J U N I O DE 1932. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 3 Juanito el del Corcho fué traído á Sevilla. S u declaración servirá, sin duda, para dar con el paradero de. los demás atracadores. Respecto a las pesetas que tomó de Francisco, dijo que las había aceptado a título de préstamo. También la Guardia civil ha detenido a Antonio Espí Bargo, sujeto que acompañó a García Gallardo a Ubrique. Este individuo 4 manifiesta que es amigo del atracador, pero que no conoce sus manejos. Sin embargo, los agent- es de la autoridad creen que ha sido quien preparó la fuga a los otros tres, que conoce toda la organización pistolera y que estaba comprometido en un plan de asalto a un Banco de Dos Hermanas. También ha estado detenido un sujeto llamado José Guerrero Huende, que vive en San Hermenegildo, 16. Las relaciones de éste con García Gallardo son muy confusas. Parece que a medio día del de los hechos fué invitado a ir a Ubrique, donde se le ofrecía buena colocación. Aceptó cincuenta pesetas que l e d i o García para su madre, a cuenta de jornales que en el futuro devengara. DEL ATRACO AL GANADERO DON JUAN ALVAREZ E í cabo de la madeja. A la madre de García G a l l a r d o se le interviene una crecida suma. E l planeamiento del atraco. Detenciones. Otras informaciones. L a detención de Francisco García Gallar- mismo carácter realizados recientemente en Sevilla. do, coautor con otros tres sujetos del atraco L a dificultad para ellos estaba en enconal ganadero D Juan Alvarez, ha determitrar un conductor de automóviles, y como nado el total esclarecimiento del escandalotal propusieron el negocio a un tal Gonso suceso. zález Lara, conocido por Juanito el del CorAfortunada ha sido la intervención de l a cho, y luego a José Cruz, chofer de taxis, Benemérita, y particularmente destacada la nue está en la parada de Miraflores. Ambos del sargento de la Macarena, Sr. Rebollo. se negaron a participar, por lo que García E l criminal hecho no quedará impune, merced al celo de l a Guardia civil, que sigue de Gallardo se decidió a practicar el manejo cerca a los compañeros: de García Gallardo. del volante para el caso. D e algún tiempo a esta parte, los maleanE l atraco en lo dei ¿íás se planeó en igual tes se movían en un ambiente de falso imforma a como se ejecutó. ipunismo que ellos mismos crearon, y éste ha A los dos días García Gallardo marchó a desaparecido. Ubrique, donde se encontraba hacía quince Con ratulémosno de que así sea días Juanito el del Corcho, que había ido a ver a la novia. E l cabo de la madeja Francisco se entrevistó con él, regalándo- L a Guardia civil, desde que ocurrió el le 200 pesetas, y diciéndole que ya estaba vituperable hecho, montó un amplio servicio todo listo, y cada uno por su sitio. de información, con objeto de buscar el cabo García añadió: de la madeja. ¿Ves como no hay que tener miedo? A s í las cosas, una. noche de las pasadas, en un establecimiento de la Ciudad Jardín, Detención de Juanito el del C o r dialogaban dos hombres, a quienes escuchacho, de Espí y de G u e r r e r o ba un tercero. Este, aparentemente, no presL a Guardia civil de la Macarena, a las órtaba atención a lo que hablaban los otros. denes del sargento Rebollo, se trasladó en Pero era el caso que uno de ellos daba notiautomóvil a Ubrique. para proceder a la decias relacionadas con el atraco y con la participación en él del detenido en Madrid. Co- tención de Juan González Lara. Y a había desaparecido de allí García Gallardo, quien mo observase entonces al individuo que oía regresó a Sevilla para irse más tarde a M a l a conversación desde una mesa cercana, padrid, donde ha sido detenido. rece ser que dijo en voz más alta, con ánimo, sin duda, de despistar: -N o dejes de ver esa película, que es igual a como se ha efectuado el atraco. E l oyente era un guardia civil vestido de paisano, y con este antecedente, comunicado a sus jefes, se comenzaron las pesquisas de l a Benemérita. Francisco Díaz Sarrascallo, de oficio carpintero, fué quien manifestaba lo anteriormente expuesto a un pariente suyo, que vive ¿CUANDO Y P O R Q U E NAen l a Ciudad Jardín. CIÓ L A V O C A C I Ó N L I T E R A E l carpintero d i o el cabo de la madeja, RIA E N FRANCÉS, BORRAS, que empezó a desliarse con su detención. S A S S O N E Y DIEGO SAN J O S É? por Juan, del Sarto. A la madre de García G a l l a r d o se L a intervención de García P a l o mar y de Díaz Sarrascallo Como antes decimos, García Gallardo regresó a Sevilla desde Ubrique, y a los dos o tres días surgió un individuo llamado Francisco García Palomar, quien enterado de las circunstancias como se realizó el atraco, se lo comunicó a García, exigiéndole en dos ocasiones dinero, amenazándole con la delación si no se lo entregaba. E n la calle Alcántara tuvieron ambos un altercado por este motivo, mediando en él Fernando Díaz Sarrascallo. García Gallardo d i o a García Palomar seiscientas pesetas en dos veces, y entonces meditó un nuevo crimen para suprimir a quien le amenazaba con delatarlo. A tal efecto fué una noche a su casa con Díaz para proveerse de una pistola. Anduvo buscando a su enemigo, y como no lo encontrase se dedicó a beber con el expresado Díaz. Este y García Palomar han sido detenido también. García G a l l a r d o a M a d r i d Después de que acaeciera lo anteriomente relatado, García Gallardo decidió trasladarse a Madrid, acompañado. de su padre, dejando a su madre el resto de lo qus le correspondió en el reparto, que ascendió a una cantidad superior a siete m i l pesetas. García Gallardo se llevó rolo treinta duros para el viaje. E l extremo de si el padre conocía la participación de su hijo en el atraco se aclarará cuando venga a Sevilla el delincuente. Conocido por el sargento Rebollo el hospedaje en Madrid de García telefoneó al puesto de las Peñuelas, cuya fuerza practicó la detención. L a madre niega que supiese la procedencia del dinero que antes de la marcha le dio a guardar su hijo. le interviene una crecida suma U n a de las primeras diligencias practicadas por la Guardia civil del puesto de l a Macarena fué el registro en casa de García Gallardo. Allí se comprobó el probable paradero del delincuente, que, como se sabe, había marchado a M a d r i d con su padre. E n el domicilio estaba la madre nada más. Registrada la casa minuciosamente aparecieron en un escondite, bien disimulado, 5.650 pesetas en billetes del Banco de España, que. habían sido embutidos en un trozo de cubierta de bicicleta, cosido por ambos extremos. L a madre de García Gallardo no pudo justificar la procedencia del dinero, y de contradicción en contradicción acabó por aclarar algunos puntos que han facilitado la captura de su hijo. L A CASA D E L O P E D E V E G A por A Ramírez Tomé. L A SUNTUOSA CASA D E L N I Ñ O D E G I J O N por el doctor Fernán Pérez. FIESTA. DE SAN PEDRO E N R O M A por Mariano Tomás. DESAVENENCIAS CONYUG A L E S (conferencia con ilustraciones fotográficas de A u r o r a R e dondo) por Carlos Primelles. LAS FIESTAS D E SAN MARC I A L E N I R U N por Ernesto de la Serna. Véase mañana el número de E l señor A l v a r e z muy mejorado, conoce la detención de García E! planeamiento del atraco Se desprende de las diligencias practicadas que el atraco se planeó hace próximamente mes y medio en una. taberna del barrio de San Julián, por un grupo de mozalbetes que, a l parecer, no es ajeno a otros sucesos del anco y Negro La Playa más higiénica y hermosa Sanlúcar de B a r r a m e d a E l Sr. Alvarez, que se encuentra muy mejorado, hasta el- punto de que la próxima semana estará de alta, se enteró ayer por l a Prensa de la detención de García Gallardo. E l Sr. Alvarez se congratula de Ta detención, principalmente porque así queda demostrada plenamente la honorabilidad ¿e su chofer.
 // Cambio Nodo4-Sevilla