Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
de vestuario son casi idénticas en cuanto al f o n d o después c a d a cual a g r e g a r á lo que su posición requiera. Primero, eri verano, se desplaza uno muy f á c i l m e n t e con el menor pretexto nos ponemos en camino; luego un conjunto- p r á c tico nos es p r e c i s o que se destine al auto, al tren o al vapor, poco importa; el caso es que pueda ser perejil de toda salsa. Aconsejo un g a b á n con grandes solapas, que cruce mucho y se a b r o c h e para quedas preserve del polvo; que la tela no sea lisa, sino de dos tonos, uno dominante y otro apenas determinado é n vez de una trabilla t e n d r á dos en los costados; esto es iriás nuevo. L o s botones de ú l t i m a moda son de meta! pero resultan m á s prácticos los de corosos. L a falda recta, igual al abrigo, se abre por abajó, sin exceso, pero con decisión, para que en n i n g ú n momento i m pida dar un salto o un paso largo. N o e l i j a n tela demasiado fuerte, porque r e s u l t a r á pesad a es preferible que sea m e d i a n a m e n t e gruesa p a r a forrarla de lanilla e s c o c e s a exacta a l a que se empleará para l a blusa de. este conjunto. C o n f i a r é a usted que l o m á s e l e g a n t e para forro y blusa. será un tono obscuro. CONJUNTO D E JERSEY AZUL MARINO, BLUSA Y ADORNOS DE i IOCK BLANCO (MODELO MOLINEUX) -VIe gustan las blusas con aldeta, que se pueden poner indistintamente dentro y fuera de l a falda. Se h a r á n dos cinturones, uno escocés y otro como la. falda; bufanda a juego con, los cinturones, y en el, g a b á n enormes bolsillos para guardar bufanda, guantes y rio: sé q u é m á s U n traje sastre obscuro, muy sencillo, se considera indispensable; pongan falda- con pliegues sujetos hasta la rodillas, y después concédanles l a libertad a que tienen derecho. Que l a chaqueta esté ajustada, sin aspecto de rigidez, es una línea difícil; las solapas deben prolongarse, p o r q u e s é abrochan desde el pecho; l o s bolsillos s e r á n p e q u e ñ o s las mangas, rectas, con carteras vueltas; l a corbata anudada está m á s de moda que la bufanda suelta, pero favorecen menos. U s tedes v e r á n si prefieren estar m á s elegantes que bonitas. Luego, viene el vestido de lana, que nadie suprime. Tomen un tono obscuro, pensando én el o t o ñ o nada de fantasía para adornarle, pero sí algo que le diferencia de los vestidos de sus amigas. P o r ejemplo, un cuello de bonito encaje, gordo y antiguo, y alguna pequeña aplicación igual en las mangas. S i hacen ustedes engomar ese adorno, a d q u i r i r á uña belleza sorprendente, señoras. Botones de n á c a r tallada p r e s t a r á n al traje un gran encanto, y las dificultades se h a b r á n vencido una. vez m á s A h o r a ataquemos de frente al abrigo neg r o que ustedes necesitan con urgencia. E l clásico sé impone; tejido de lana negra y mate, pero no paño; sin cuello, abierto como los kimonos, -le; cruzarán con un cinturón o l e d e j a r á n flotante. L a s mangas se d e j a r á n libre de adornos que delaten l a fecha de su nacimiento. -u n poco anchas por arriba y estrechando progresivamente hacia las manos. L l e v a r á n ustedes un renard o una corbata de piel, a menos que no tengan ustedes empeño en ponerle cuello, y entonces será de borrego, pelado blanco, gris o beige. Debajo pueden ustedes llevar todos, los vestidos que quieran. E n primer t é r m i n o veo el estampado multicolor, sobre fondo negro, suave de tonalidad. no vacilen en elegir amplitud en fornia, o volantes de una especie de pleguería envolventes. Las mangas pueden ser medio cortas, con ancho volante; el escoté, en cuadro o. en pico, es igual, con tal que- ¡sea irregular. L a actualidad l o manda y no hay que olvidarlo. M e g u s t a r í a que pudiesen ustedes tener u n vestido blanco; nada m á s encantador para verano, y á ustedes toca variarle; él obedece a la letra. Supongo que ustedes serán de m L o p i n i ó n y m e l t figuro de c r e s p ó n de China o de foidárd, y quizá de toüe fina, poco importa; hagan plegar varios paños al hilo, que unir á n a otros cortados en forma, lo q u e d e s dará, un- vuelo y u ñ a ligereza notables; el cuerpo al hilo tendrá, una pizca de plegado; después de escotar el delantero y agregar las mangas cortas. espero que queden ustedes satisfechas. L o serán todavía m á s si se hacen ustedes largas fajas blancas cotí l u nares rojos o azules, i m bolsillo igual y un bolero corto del color de los lunares. Creer á n ustedes que con esto la lista está terminada ¡t o d a v í a n o necesitan ustedes una prenda interior, mezcla de corpino y de corsé, mo permita vestir correcta y a r t í s t i c a mente l a moda actual. Con esto declaro, señoras, que tienen, ustedes exactamente lo que necesiten. N TERESA CLEMENCEAU
 // Cambio Nodo4-Sevilla