Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
W- B C. M I É R C O L E S lo DE JUNIO DE leste hombre se reúne con. los que han votado los otros pueblos, el pueblo ya no tiene nada que hacer ni que decir. ¿Son, entonces, estos hombres reunidos los que interpretan su voluntad? Tampoco, si hemos de ser sinceros. E l ilustre U n a muno ha referido que muchos de los diputados que le felicitaban en los pasillos por sus opiniones acerca del Estatuto, votaban contra él en el salón. ¿A quién obedecen, según esto, los Cuatrocientos? A veinte, a diez, a cinco personas que capitanean los grupos; a veces a una sola. ¿P o r qué? Por intereses de partido. Pero sería injusto de- cir que los intereses de los partidos son diferentes de los del pueblo, porque aquéllos tienen puesto su pensamiento en éste de la misma manera y con el mismo fin que l a garrapata hunde su cabeza en el cuerpo del cordero. Creo, en fin, que la definición m á s acertada sería é s t a Pueblo: suma y compendio de las personas que piensan como a nosotros nos conviene. W. F E R N A N D E Z F L O R E Z ío 32. EDICIÓN DE ANDALUCÍA PAG. il. 1 7 CONSPIRACIONES Y o no sé hasta qué punto aciertan a l o grar su intención los periódicos afectos al régimen, que dedican grandes titulares a los complots y conspiraciones de una y otra índole, que vemos jalear en l a Prensa antes de ser desentrañados. Y o creo que no se han percatado bien de lo peligroso que resulta para el régimen que anhelan defender esa propaganda inconsciente de las tentativas de rebeldía, generalmente desproporcionada con la importancia de los supuestos movimientos. E n el fondo, y aunque esa Prensa lo que pretende es precisamente lo contrario, con todos esos comentarios lo que. hace es dar una sensación de debilidad y de miedo, que está reñida con la constante jactancia de poseer la confianza del país. N o se conspira nunca contra algo que es imposible derribar. Nadie pierde el tiempo, el dinero ni la libertad sólo por caprichos que se saben condenados a la esterilidad. Cuando se conspira es que hay base. U n a conspiración aislada, un complot suelto puede ser la obra de unos ilusos o unos exaltados. Pero si menudean, si se repiten, si se suceden y l a Policía y la Prensa lo reconocen, las gentes a quienes se pretende tranquilizar tienen que alarmarse y pensar que se multiplica extrañamente el n ú m e r o de los ilusos y los exaltados. Y cuando los ilusos son masa, ascienden a la categoría de triunfadores. N o creo que sea demostrar eso lo que se pifoponen los periódicos que se regodean con detalles más o menos absurdos de esas conspiraciones. No. L o esencial para la vida de un régimen deb. e de ser, más que el aplastar las. rebeldías que surjan, que es labor secundaria de Policía, evitar los motivos para que nazcan y medren, que es labor de Gobierno, y para eHo no se conoce hasta ahora otro procedimiento en política que el de gobernar con el asentimiento de la mayoría de los gobernados. Cuando no se hace esto, cuando se retiene el Poder, amparándose en ficciones más o menos constitucionales contra la voluntad de los más, y cuando para hacerlo se invoca a diario l a salud del régimen de tal manera que aparece ligada a la vida del Gobierno, no tiene nada de particular que las organizaciones de. protesta adquieran caracteres de conspiración. Entonces sucede una de estas dos cosas: o el complot tiene ambiente en el país, o no lo tiene. S i no lo tiene, si es antipopular, si es ridículo, lo político, lo sensato es, en vez de ahogarle en flor, dejarle asomar la cabeza para cortársela con razón y con provechoso escarmiento. S i tiene ambiente, s: resjionde a una realidad, es que el país no está al lado del Gobierno, y, entonces ladar político, comprenderían los hoñibrei el desbarajuste puede ser, y e. s, una solude la situación que mucho más grave y perción de momento, pero no evita nada para judicial para el régimen que esos complots el porvenir. E n los complots, él aborto es y conspiraciones, a los que tanto se jalea, un anuncio- seguro de nuevos embarazos. son declaraciones del presidente del C o n Play que extirpar la causa. S i no se. hace, se sejo asegurando que le es indiferente l o reproducirán los efectos. que piensa la calle, que es el pueblo, o fra Contra ellos, todos los. resortes de G o ses como las de un ministro en el Parlamenbierno, Policía, Guardia civil, Poder judito, según las cuales la seguridad de l a R e cial, pueden ser eficaces, y lo son cuando pública puede depender de que no logren aniestán completados por la asistencia ciudaquilar a un ciudadano poderoso. dana, que sólo se logra cuando hay alegría HONORIO M A U R A j o asentimiento en los gobernados. Faltando éstos, los esfuerzos de los elementos citados en defensa obligatoria de algo impopular se estrellan con la existencia más o menos pasiva de la masa hostil o indiferente. Es curiosa la circunstancia que. se advierY podrán menudear las votaciones luci- te con relación al famoso Estatuto catalán. das en las Cortes y las ovaciones a los Los dos enemigos más significados que ha ministros dentro de ellas, pero si no encuentenido hasta ahora dentro del Parlamento tran eco en la calle, si los mismos republison el Sr. Royo A illanova y el Sr. A l g o r a canos que disienten se hacen en la. Prensa es decir, dos aragoneses. N o es un antagoy en los mítines los heraldos del descon- nismo castellano, sin embargo de ser Castitento general, irán apareciendo uno tras llada béte noir de Cataluña. N o es una opootro los síntomas dé asfixia, que dan al sición madrileña, no obstante ser Madrid el traste en definitiva con las situaciones por más perjudicado con cualquiera medida desfuertes que ellas se crean y por duraderas centralizadora. E s A r a g ó n quien ruge, y que se propongan ser. A r a g ó n no ventila en este pleito ningún moY o creo, y conmigo creen muchos, inclu- tivo pasional n i jerarquía de ninguna especie. Esta vez ha rugido A r a g ó n como en so no pocos partidarios del régimen actual, que los mayores y más eficaces conspirado- mil ocasiones de la Historia, obedeciendo a impulsos de un romanticismo noblemente pares contra él están dentro del régimen mistriótico. Y es que el temperamento aragonés mo. P o r inexperiencia, por torpeza política, reacciona siempre contra todo cuanto pueda por prisa, por pasión, por espíritu de dessignificar un atentado a España, ya. parta quite, por no haber deslindado a tiempo los desde fuera o desde dentro, y no tolera nuncampos republicanos, por lo que. sea, se ha ca iniquidades. P o r encima de su decantada hecho más daño a la República desde las franqueza y de su tozudez de cuento batualturas del Gobierno y. de las Cortes que rro, están su patriotismo y su e? piri: u de desde la llanura de la oposición. Esta no ha hecho m á s que aprovecharse en parte justicia. Los Lanuzas y los héroes antinapoleónicos son. los aragoneses más represende los desaciertos ajenos. N o es culpa de tativos. Erg o a los naturales de aquei benella el que se haya malbaratado una popudito territorio no nos ha sorprendido que sea laridad que ya es difícil recuperar. uno de allí quien haya puesto un deber de Y si no hubieran perdido del todo el paconciencia sobre una disciplina de partido. M a l carácter es el aragonés para acogerse a imposiciones. Dócil, si le llevan porKaminos de rectitud; en cuanto ve que tratan de imponerle la menor arbitrariedad se io juega todo, se rebela de un modo inapelable y va hasta donde sea necesario. Acabamos de verlo en el Sr. Algora. A pesar de ¡jerienecer a un partido tan disciplinado cerno el socialista; a pesar de ser conscientemente, científicamente y remachadamente socialista, discrepó, ¡osó discrepar! Este es A r a gón. N o se casa con nadie... como no sea moza de su gusto. 1 A R A G Ó N NO ¡CALVOS ¿el pelo bistielve la caspa. Evita la calvicie desde la primera loción. Frasco pequeño, 6,20. Perfumería M i R e o s C o r r e d e r a baja, J 9. -M a d r i i L Deiiene aca ¡da Y aragonesa es asimismo l a admirable perseverancia de D Antonio Royo; perseverancia que no tiene nada que ver con l a testarudez obcecada del necio, sino que es un tesón puesto al servicio de una causa legítima. E l verdadero aragonés no suele ser tozudo cuando no pisa terreno firme. N o lo haría hasta por propia dignidad, ya que le duelen mucho las situaciones desairadas. Pero cuando defiende algo que estima noble y justo, ¡ah, entonces! entonces sale aquello de disputarles palmo a palmo a las tropas francesas una calle, una casa, una habitación, un ladrillo, un átomo de tierra. Royo ha traído a estas Cortes, la tenacidad aragonesa. xAlgora, el ademán independiente. E n el concurso, de orfeones democráticos que se celebra en ellas, D José A l gora tuvo que dar un s í Esto estaba trazado en el pentagrama. S i n embargo, fué un no lo que emitió el Sr. Algora, y semejante disonancia le ha valido el verse eliminado de su masa coral. ¿Pero ha desafinado, efectivamente, el Sr. Algora? E l público no tiene mal oído, y a quien aplaude es a él. i N o será el diapasón del director lo que está equivocado? A lo mejor, lo que parece un gallo según el credo partidista, ha sido. un do de pecho como una huelga general. RAMÓN L Q P E Z- M O N T E N E G R O
 // Cambio Nodo4-Sevilla