Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 2 9 DE 1 UNIÓ D E 1932. N U M E R O S U E L T O 10 C E N T S DIARIO ILUSTRADO. A Ñ O VIGES 1 MOOCTAVO N U M E R O 9.1 82 REDACCIÓN: PRADO D E SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES I ANUNCIOS, MUSOZ OLIVE, CERCANA A TETUAN, SEVUJLA DOS PUERTOS MADRID PARA En el diario de Santander La Vos de Cantabria encontramos una referencia del júbilo que ha causado en aquella capital el propósito del Instituto Económico Castellano de remover todos los obstáculos que se opongan a que sea aquel puerto el instrumento de cambio mercantil que utilicen el comercio y la industria madrileños en sus relaciones con los países del Noroeste europeo. No parece necesario explicar al lector- -tan difundido está hoy el conocimiento de estas materias- -cómo el importador y el exportador de mercancías pueden marcar el derrotero que éstas han de seguir o dejarlo al libre arbitrio o conveniencia de los comisionistas e intermediarios. Esto último venía sucediendo, hasta el punto de que muchas mercancías procedentes de países del Báltico y aún de Normandía y Bretaña, o enviadas desde Madrid a estos mercados, utilizaban transportes terrestres y marítimos combinados que acrecentaban el volumen de mercancías madrile ñas despachadas o recibidas a través de la Aduana de Barcelona, intensificando el movimiento de aquel puerto y haciéndolo aparecer en las estadísticas con cifras cuantiosas, que se han utilizado muchas veces contra la meseta castellana. Según las referencias que el organismo titulado Instituto Económico Castellana envió a los periódicos, al mismo tiempo que acordó estudiar las posibilidades del puerto de Santander para servir las relaciones de Madrid con los productores y consumidores de la zona atlántica, se desjgnó el puerto de Valencia como único racional para mantener el tráfico de Madrid, y, en realidad, de Castilla entera, con el Mediterráneo y el paso de Suez. H a dado mayor significación a estos propósitos el hecho, comentado por A B C, de que la Cámara de Comercio de Zaragoza piense encauzar el tráfico aragonés hacia el puerto valenciano, dejando de utilizar los de Barcelona y Tarragona. Aunque sea tarde, la realidad geográfica ha venido a imponerse a las conveniencias políticas a que gustosamente sacrificaban Castilla y Aragón sus intereses propios. Estás conveniencias, consideradas desde un punto de vista patriótico y abnegado, sin duda, inspiraron la política que siguieron todos los Gobiernos españoles desde el ministerio de Fomento, favoreciendo, no sólo el aumento de capacidad de los puertos de Barcelona y Tarragona, sino los medios de comunicación que. los relacionaban con Castilla. Sirviendo a aquel prejuicio se estructuraron las líneas férreas de tal modo que, contrariando la realidad geográfica- y desobedeciendo el imperativo topográfico, alejaban a Valencia y Santander de Madrid, mientras que acercaban todo lo humanamente posible a Barcelona y Tarragona. Por esta causa Madrid y Castilla vivieron sin puertos propios, contribuyendo al auge de quienes creen a las riquezas del interior, forzosas tributarias de su situación privilegiada. Ciertamente que no ha mudado la orientación de la política ferroviaria- -bien se ve en el último proyecto presentado- -que parece necesaria para que. Madrid recobre los dos puertos naturales gue posee, Santander y Valencia; pero. es suficiente ahoraque se afirme, como se ha afirmado, el designio y el propósito de enmendar el yerro pasado y utilizar en pro de la meseta castellana las posibilidades con que la dotó la Naturaleza. ya no deben olvidarlo, no podremos creer que la irregularidad, si se repite, sea involuntaria. La necesidad de retirar de esta edición andaluza el artículo del Sr. Salaverría, objeto de la denuncia, ha alterado la confección de este número en la forma que apreciarán nuestros lectores, en cuya benevolencia confiamos, atendidas las causas de esta anormalidad de confección. OTRA DENUNCIA ABC DE Comenzó ayer el régimen de sesiones dobles con la discusión, en la de la tarde, del proyecto de reforma agraria. Se dio el caso peregrino de que la base segunda, que había de ser puesta debate, no estuviera dictaminada; de modo que para cubrir la sesión hubo necesidad de iniciar un debate de totalidad sobre la mencionada base tal y como aparece en el proyecto, ya que la Comisión no tenía criterio fijo sobre los votos particulares y las enmiendas. Había, sin embargo, corrientes conciliatorias entre el Gobierno y. las minorías que más se han destacado en su oposición. al proyecto. Antes de que la sesión comenzara estuvo reunida la Comisión con el ministro de Agricultura, de quien se había solicitado el criterio sobre algunos extremos interesantes de la base primera. E l ministro se mostró propicio a recoger todas las enmiendas dirigidas a conseguir la mayor garantía técnica y jurídica en los recursos que se interpongan con motivo de la aplicación del principio de retroactividad, que era una de las peticiones de la minoría agraria. En ese sentido se redactó. definitivamente la base primera y así fué aprobada en el salón de sesiones. Esta misma sensación de transigencia pudo advertirse alrededor del Estatuto de Cataluña. Ignoramos de dónde partió el rumor, pero es lo cierto que muchos. diputados tenían la convicción de que, por parte del Gobierno, se intentaba un cambio de impresiones con las. minorías republicanas no gubernamentales, para conseguir fórmuE l periódico está en la calle a las siete de las de aproximación y concordia en todo lo que resta por discutir en el Estatuto. la mañana. No es pedir mucha diligencia, ni Se decía que el Gobierno había sido gauíi trabajo molesto, que no se dejen pasar más de cinco o seis horas sin avisarnos la nado por el criterio del ministro de Obras denuncia, para que podamos disponer las edi- Públicas, Sr. Prieto, favorable a que el Esciones de provincias eliminando en ellas el tatuto se discuta en la Cámara dentro de un ambiente de transigencia y de mutuas texto perseguido. concesiones entre las minorías no gubernaAyer, al enviar a las estafetas, los prime- mentales, la minoría catalana y el Gobierno, ros paquetes del Correo, supimos que estaba y se añadía que en este sentido irían las allí; la orden de secuestro, sin que ni siquie- gestiones del presidente del Consejo. ra por teléfono se nos hubiera prevenido Claro es que de este acuerdo, si lo hay, es para modificar la confección de las edicio- necesario excluir a la minoría agraria, firnes, o para no perder papel que no había de me en su propósito de que el Estatuto se circular y trabajo que no había de servir. discuta con todo detenimiento y aprobar en Pudimos, penosamente, hacer la enmienda él sólo aquello que no merme ¡a soberanía para salvar los envíos, pero perdiendo algu- del Poder central. nos. Las autoridades que en estas diligencias Á pesar de todo había cierta increduliintervienen saben los enormes perjuicios de dad sobre los resultados que, el Gobierno putodo género que su morosidad nos causa in- diera obtener en estas gestiones. Sólo en el necesariamente, y de los que nadie responde, caso de que la minoría catalana se aviniera ni- en el caso de que los Tribunáles desesti- a excluir del Estatuto cuanto. se refiere a men luego la denuncia como lo saben y enseñanza, orden público y Hacienda, se s E l número de A B C correspondiente a la edición madrileña del día de ayer ha sido denunciado por un artículo titulado La Bandera, de nuestro colaborador D. M Salaverría. No discutiremos- -nunca discutimos- -la razón de las persecuciones judiciales; pero necesitamos consignar algunas observaciones y una reclamación que nos interesa mucho. E n las circunstancias actuales, y no hay que decir por qué, sometemos a un examen previo muy cuidadoso todos los originales del periódico. No publicamos nada que ni remotamente nos parezca ilícito, y es claro que si por dificultad o delicadeza de los temas hubiese que correr algún riesgo no lo íbamos a dejar. por cuenta de nuestros colaboradores. Ninguno de los tres artículos de A B C denunciados desde que funciona la fiscalía de la República ha sido objeto de comentarios, impugnaciones, protestas o demostraciones de contrariedad, estando tan despierto el espíritu de intransigencia en las polémicas periodísticas y en los Círculos políticos; y dos de esos artículos son de colaboradores. De modo que en lo que más puede alarmarnos que es el ejercicio editorial del derecho a la crítica, no hemos tenido que lamen. tar hasta ahora las denuncias; pero, en cambio, estudiándolas muy atentamente, no hemos podido en ningún caso saber por qué se nos denuncia, en qué consisten los deli. tOE denunciados, ni dar con el criterio de la fiscalía para hacernos una norma de precaución contra los graves perjuicios que se nos ir. rogan. A nosotros no nos costaría gran sacrificio seguir ese criterio, si lo adivináramos, por cuanto, según decimos, no afecta hasta ahora a lo que consideramos esencial en la misión. del periódico. Otra circunstancia que debemos consignar es la inexplicable demora con que se han tramitado las tres denuncias; alguna fuera del dia de publicación; y la de ayer, notificada después de las nueve de la noche. L A SITUACIÓN POLÍTICA Y P A R L A M E N T A R! A E l Estatuto ante la Cámara
 // Cambio Nodo4-Sevilla