Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A s a m b l e a de l a U n i ó n de f u n c i o n a r i o s c i v i l e s En la Asociación de Ayudantes de Ingenieros se celebró ayer tarde una Asamblea de la Unión Nacional de funcionarios civiles para tratar, en líneas generales, del proyecto de Estatuto de funcionarios. Presidió la sesión D. Eduardo España. (Foto Duque. cóndito del pensamiento de su autor, llámese como se llame. L o que se calla en el libro. se dice en las tertulias catalanistas, en las Redacciones de periódicos separaH a dicho el Sr. Azafia que de una vez tistas, en la mesa del café, en el seno de y para siempre va a resolver el problema la familia y algunas veces en los mítines de Cataluña. N i de una vez ni para largo de propaganda secesionista, confiados los tiempo. Esto lo aseguro yo, que conozco oradores en la lenidad de las autoridades y mejor el problema que el presidente del en el silencio de una Prensa discreta, me Consejo; de ministros. E l Sr. A z a ñ a me diatizada o cobarde. E n estas fuentes no aventajará en otros conocimientos, pero yo ha bebido el Sr. Azaña. S i en ellas hubiepodría ser su preceptor y su consejero en se saciado su afán de saber le hacemos la todo cuanto se refiere a la cuestión catalajusticia de creer qué no diría que va a acana. E n este respecto la ilustración del J ú bar de una vez y para siempre con el propiter de la República es de librería y por blema catalán. L o que va acabar con él lo que ha oído de labios interesados en ocules la nación española, pues sin el Estatuto tar los siniestros propósitos del sector cade Cataluña, sin las peticiones atendidas talanista; la mía, además de libresca y pedel separatismo catalán, no estaríamos en riodística, la he adquirido viviendo de cervísperas del Estatuto gallego, ni el de los ca el problema durante treinta años, sivasconavarros, ni de cara a una E s p a ñ a guiéndolo paso a paso, siendo testigo ocumedieval. Iniciada la desmembración por lar de graves y repetidas ofensas a la naCataluña, a ésta seguirán las regiones con ción española y oyendo expresarse en la i n Estatuto, ensoberbecidas, o que la tribu tira timidad a los caudillos y a la tropa ligera de ellas. Es posible que Cataluña, por i n del separatismo catalán. N o bastan los l i tereses económicos, se tiente la ropa antes bros para conocer toda la intimidad y la de lanzarse definitivamente a la separación; malignidad del problema. Los que habrá pero ésta puede venir, a pesar de Cataluña, leído ci Sr. Azaña, salidos de pluinas catapor autodeterminación a la inversa de las lanistas, son anteriores a la República, y regiones que no reniegan de ser españolas. aun los más crudos y descarados están esSeguro el Sr. Ortega y Gasset de la insocritos con reservas mentales. N o era como lubilidad del problema catalán, ha dicho que ahora, que si hay una ley de Defensa de es preciso conllevarlo. Este sería el mal la República no existe traba alguna para menor; pero falta que los españoles no calaborar por el desmembramiento de la na- talanes quieran soportarlo. A h í está el peción, ni incapacita para el desempeño de alligro. Podría ser que el Sr. Azaña, tras el tos cargos del Estado ni para obtener monoble propósito de resolver el problema camios de doce mil pesetas en la Administratalán, que no resolverá, creara otro fuera ción si el Sr. Ossorio y Gallardo apadrina de Cataluña y estallara la guerra civil i n al afortunado separatista, ni se corre pecruenta entre Cataluña y el resto de E s ligro alguno con ser enemigo declarado de paña. De esto a la separación de hecho no E s p a ñ a antes bien, parece la contracción hay ni un paso. de un mérito para regir los destinos de Si en el Estatuto estuvieran integradas Cataluña con la aquiescencia de! Gobierno las máximas aspiraciones de los catalanis! ípañol. Estos libros esconden lo más retas, y éstos, apoderados del Gobierno de F U E N T E S D E ILUSTRAC I Ó N D E L SR. A Z A Ñ A Cataluña, fueran leales con la Constitución, con el. Estatuto y con España, a ú n quizá E s p a ñ a aceptara los hechos consumados; pero ni el Estatuto contiene, las m á x i m a s aspiraciones de los catalanistas, como no se recatan de confesarlo en Barcelona, ni gobern a r á n sin vulnerar la Constitución ni sin herir el amor propio y la dignidad de los españoles con medidas vejatorias para éstos y ofensivas para un gran pueblo. P r e p á r e s e España a oír la petición de nuevas concesiones. Prepárese también para ver cómo ningún español no catalán ganará, por jiracho que sepa, unas oposiciones convocadas por el Gobierno de la Generalidad, y esté dispuesto a no indignarse por la ofensiva que en Cataluña se emprenderá contra el idioma castellano desde la Universidad catalana o bilingüe hasta el padrón municipal. Según el Sr. Rovira V i r g i l i probable ministro de Estado cuando Cataluña sea independiente, en cuanto rija el Estatuto se iniciará una seria campaña de catalanización hasta conseguir que de toda Cataluña desaparezca elcastellano de los despachos, oficinas, rótulos, placas y carteles, y hasta la Prensa escrita en lengua oprobiosa para los catalanes. E l Sr. Carrasco Formiguera no fué todo lo sincero que debía ser ni estuvo todo lo valiente que hubiera sido de desear. Podía decir que era netamente separatista y sólo lo dijo a medias. Podía desenmascarar a a l gunos de sus compañeros de minoría y se calló. Podía haber sido él el que desautorizara a la esquerra parlamentaria por negar su filiación separatista y por sus falaces protestas de españolismo, y se sometió, resignado, a la desautorización del Sr. Companys. L e sobraba autoridad para hacerlo, pues ha sido el único que no se ha prestado a l a comedia, que h a b r á de terminar en drama de conducirse en el Parlamento contrariamente al espíritu de la Generalidad. E s lástima, porque hubiera podide a b r i c
 // Cambio Nodo4-Sevilla