Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Informaciones Y reportajes. S a n P e d r o y el Pontificado de R o m a doce Apóstoles caminaba un atardecer por Cesarea, y de pronto, sin que mediase exordio de ning ú n género, leí plantea un problema c u y o a l c a n c e hubo, de s o r p r e n d e r l e s por cuanto quz jamás pareció preocuparse de los juicios y pareceres de la opinión pública! ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre? Acaso per lo nueve y desconcertador del i n t e r r o gante surgió la respuesta m á s rápida v espontánea. Unos dicen que eres el Bautista; otros, que Elias; otros, que Jeremías, o alguno de los pro? ef a i Pero Cristo, prescindiendo de r e c t i f i c a r ninguna de estas versiones, situó la cuestión en términos precisos, a fin de arrancar a los suyos una contestación c a t e g ó r i c a Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? T a m b i é n Pedro en aquel t r a n c e asumiendo la representa ción de sus hermanos, sin titubeos ni vacilaciones, antes d manera rotunda y concreta, respondió d i ciendo TA eres Cr sto, Hijo de Dios vivo Y vueltos a él los ojos con penetrante m i r a r c a d a una de las palabras que como sartal de perlas iba saliendo de los labios del Maestro, p a r e c í a n tener r e s o n a n c i a s de cielo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de lonas, porque na te han revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre, que está en los cielos. Y ye te digo a ti que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y que las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Y te daré q ti las llaves del reino de los cielos, y cuanto ligares en la tierra será ligado también en los cielos, y cuanto desatares en la tierra será también desatado en los cielos San Pedro, príncipe de los apóstoles Greco. Catedral de Toledo. Se inicia la primacía eclesiástica con un hecho reciamente sugestivo y simbólico. Sube Cristo a l a barquichuela de Simón y aconséjale que, remando aguas adentro, eche las redes. Maestro- -le contesta el pescador de Galilea, prendido ya en la dulce emoción de la voz cautivadora- después de trabajar toda la noche, nada he- inos pescado; pero ahora, en tu nombre w v a echar la red. Y tantos peces vinieron cogidos en la redada, hinchando el aparejo con la carga, y medio rotas las mallas, que sus compañeros de oficio, Santiago, Juan y Andrés, quedaron, estupefactos sin saber qué decir ni hacer a la vista del prodigio. Solamente la vehemencia y sinceridad de Simón, que no podía callar ante el nuevo testimonio del poderlo del Maestro, irrumpieron briosas para hacer una protesta de fe y una noble confesión de humildad. Señor, apártate de mí, que soy un pecador. Pero Jesús, en vez de retirarse, se acerca más a él y, con expresión de inefable ternura, le replica: No temas; desde este momento serás pescador de hombres Y a está hecho el divino llamamiento y señalada la vocación apostólica. M á s tarde le anuncia que en lo sucesivo se llamará Pedro y a contar de este cambio de nombre, que imprimirá a su vida rumbos decisivos, lo atrae a su intimidad brindándole tan generosa y frecuente muestra de predilección, que en el núcleo de discípulos escogidos resalta su preeminencia con manifiestos indicios de naciente jefatura. A l llamamiento sucedió otro día la promesa del Vicariato. Acompañado de los Después de. resucitado, sin duda para revestir el acto con caracteres de sobrenatural eficacia, dio cumplimiento a la promesa, consagrando a Pedro como a su lugarteniente en la tierra y cabeza visible de h. Iglesia militante en la aurora de una mañana primaveral y a las orillas del lago, donde los. Apóstoles preparaban las redes para l a pesca. Comió con ellos, a fin de demostrarles una vez. más, de manera bien sensible, la verdad de su resurrección, y después de hacer por tres veces a Podro la misma pregunta: Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstosf Contestándole con afirmaciones, que m á s que de la boca salían del corazón, hasta el extremo de iue, desconfiado de sí mismo, ante la insistencia del postrer requerimiento, hubo de exclamar: Señor, tú lo sabes todo y sabes que te amo E l Maestro le confirió la juris-
 // Cambio Nodo4-Sevilla