Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO DO. ILUSTRAVI G E- DIARIO DO. Sí 10 D E T U N I O D E 1905 P O R D T O R C U A T O L U C A ILUSTRAVI G E- AÑO AÑO SiMOCTAVO 10 C T S NUMERO FUNDADO E L i. MOCTAVO CTS. NUMERO DE TENA descubrimiento, embriagados con él, como TEMAS ECONÓMICOS ahora lo está el Sr. Giménez Caballero, esMe escribe D Ernesto Giménez Caba- tarían ansiosos de describir al mundo la inmensa- maravilla; Entretanto, Carlo- s V llero pidiéndome que dedique un artículo a El problema del oro en Ginebra su libro, Genio de España, precisamente en preparaba con Magallanes él paso a la mar del Sur, como entonces se llamaba. A B C. N o se contenta con que lo critii Carlos V origina uno de los lunares da que en Buenos. Aires o en provincias. H a de éste, libro, porque el autor nos dice que los. ser en Madrid, y dentro de Madrid, en E l Comité financiero de Ginebra constitiempos, han vuelto en que España se enA B C. Sea usted valiente conmigo, como tuyó en el verano de 1929 una denominada contrará nuevamente a sí misma, poniénen rigor es su deber. Está bien que en sus delegación del. oro para examinar las flucdose ai servicio de un César germánico, artículos descubra el platonismo de un tuaciones del poder de compra del oro, así como en el 1500, Y aunque también yo (aquí el nombre del mejor novelista, descomo sus efectos sobre la vida económica de creo que lo, mismo están fracasando el Oc- las naciones L a delegación ha celebrado pués de Palacio Valdés) o la maravillez de un (aquí el de un magnífico organizador) cidente que el Oriente y que sería necesa- siete series de reuniones, publicó dos raprio hallar, una síntesis de Dios y de homPero eso me recuerda una tecla del 98. F u ports provisionales sobre la producción! y lano, descubriendo al. gran poeta de Guaya- bre, de Iglesia y de. Imperio, como la esla distribución del oro, y ahora acaba de pañola de entonces, sólo, el Cielo pudiera q u i l Zutano, encontrando un día a M j í e u entregar su rapport definitivo, documento i n depararnos otro César. i germánico. CarPerengano, entusiasmándose con r. n repórteresante, abundante en doctrina y sugerenter Y los hijos de ustedes o los nietos nos los V fué un s- ucesó ¡de- ios que los alemacias, que ejercerá influjo en la política mones llaman einmalige, porque sólo acontequedamos para vestir imágenes... netaria mundial, por lo que conviene divulcen una. vez, y; en- último término, la hisgarlo y, en lo posible, comentarlo. Esto no va conmigo. N o hay celebridad toria dé. España rio. hubiera sido muy dis Desde que se constituyó la delegación española que no me deba artículos, de elotinta de- haberse llamado Juan, y no Juana, hasta ahora el problema económico mundial gio y en muchos casos los primeros artículos el heredero de; lo -Reyes; Católicos, porque registra sensible transformación. E n e l veraque se- le han dedicado. Diría los más de el genio hacional, aun sin Emperador aie no de 1929, que es cuando aquélla comenzó agradecer si hubieran sido agradecidos. man, nos- habría, hecho pelear contra los sus trabajos, la mayor parte de las naciones Pero ni ello, ni la desconcertante petición protestantes, y los turcos, y la América ya vivían en régimen de patrón oro y los predel Sr. Giménez Caballero ha de impedir estaba descubierta. cios llevaban relativamente estabilizados seis que diga que su Genio de- España, es uno Otro reproche. Dice el ¡autor que los eso siete años. Pero el turbión que en 1929 de los libros máes valiosos que sobre nuesestalló sobre la economía del mundo ha dado, tra nación se han escrito. S u tesis es sen- pañoles nacemos- para mandar. Esta es una idea decadente del siglo: x v n E l imperio lugar a que de hecho apenas subsista el pa cilla. E l apogeo de España se debió a hatrón oro. S i n limitaciones, en efecto, sólo berse puesto, apenas constituida como na- español- no se hizo con: ideas de mando, lo conservan siete países: Francia, Bélgica, ción, ai servicio de la Cruz y de la Espada, sino de servicio. con el principal fin e i n tento de convertir a los indios. E n cuanSuiza, Norteamérica, Italia, Holanda y Áfries decir, del ideal universalista nacido en la to un pueblo se cree nacido para mandar, ca del Sur. Nominalmente, lo que quiere Roma antiguay sostenido por el Sacro R o ya ha; empezado a perder el derecho. Y decir que vive en las leyes más que en la. mano Imperio. E l libro es- un viaje de rerealidad, lo retienen, todavía Alemania, A u s torno. E n las palabras del autor; Genio es inevitable que su imperio se deshaga. tria, Hungría. E n las demás naciones desFalta también en este libro el sentido de España. Sí. Vuelta al genio de España. aparecieron los pagos oro, con o sin anueconómico. L o faltó a la España de los A la raíz genital de. la esencia española. lación legal del Gold Standard. E n el U r u Regreso: a zahondar el corazón en el ma- Austri- as, y por eso acabó en aquel Carguay y la Argentina, en diciembre de 1929; los II, -a quien Donoso llamaba el Rey mennantial genuino y secreto que corría por en el Brasil, Chile, Venezuela, Paraguay, digo, á merced de genoveses y lombardos, debajo de nosotros mismos, de España misPerú, Australia y Nueva Zelanda, durante ma, sin que esta España, sorda y triste, de bajo cuyo reinado, llegó, -a ser ei embajador el. año 1930: en Inglaterra, Países Escantres siglos últimos, oyese la voz de esa fuen- francés, gracias a sus limosnas, el amo de dinavos, Portugal, Egipto, B o l i v i a el Japón M a d r i d E l sentido reverencial del dinero te, de esa vena, de esa maternidad, de esa y Finlandia, durante el año 19. 1; y én Green oposición al sentido- sensual de los que genialidad, cia hace un. par de meses. L a delegación, dicen que se hizo rudi- ndo para que ruede, A l servicio de esta tesis pone el Sr. Giméllamada a informar sobre un supuesto, rse no es idea bastarda, silfo que surge de la nez Caballero un estilo rápido y fuerte y un halla ante otro totalmente diferente y? ha tenecesidad perenne, y- ahora urgente, de todos papeloteo de fichas históricas y literarias, nido eme definir y enjuiciar problemas delilos pueblos hispánicos. O lo adquieren o que la rellena de substancia. Quien ha dedicadísimos, que con la generalización del gold seguirán yiéndose obligados a tener que elecado la vida al mismo tema tenía qué intestandard parecían resueltos y no lo estaban. gir entre prestamistas yanquis y comunistas resarse en -el. libro. L o he. leído dos veces, rusos: sin dejarlo d e l a mano. Debo decir, aunPero no ha llegado a conclusiones unániOtra obs ejvacióh, la última. E l autor ha que, me ruborice, que no hay ninguna de sus mes. Gustavo Cassel, el famoso profesor de escrito un libifo fuerte, de derechas, ya que trescienta cuarenta páginas en qué no oiga Estocolmo, por un lado, y por el otro Jaua las rizqúiérdas las corábate por sus simpael eco de alguna frase mía. E l prólogo reisen, profesor de Loraina y presidente de la tías con Ginebra. París y Londres, es decir, vindica el valor de lo profético, antiguo delegación, en unión de sir Reginald M a u t por izquierdas, mientras que a las deretema ce, m i y el libro acaba glosando a y de sir H e n r y Strakosch, ingleses, suscrichas? las ataca por no -ser bastante arisCalderón, que ha de ser, entre los clásiben votos particulares de radical discrepancos, c ¡poeta de la restauración hispáni- tocráticas, monárquicas militares o relicia y, a mi juicio, más interesantes, política giosas, es decir, -por nq ser derechas, Pero ca, porque siguió el camino del honor, cuany técnicamente, que el propio dictamen. D e l el autor pretende seguir admirando y quedo el sol se ponía sobre las glorias patrias, cual se apartan, también, aunque sólo en exy porque nos recuerda, como en un testa- riendo a los prohombres de la izquierda. Y tremos muy subalternos, suscribiendo lo mento, que el obrar bien es siempre lo ello no está bien. Las derechas creen én la ortodoxia, en una verdad a todos asequi- substantivo, el profesor, italiano Guido Y u n g más seguro para. cuando despertemos el banquero norteamericano M r y ble y que sólo por ignorancia o mala voSólo que la tesis, de que la salvación luntad nuede combatirse. Ello las obliga: a el profesor alemán Bonn. Así, pues, los está en el regreso espiritual al ser de E s- miembros suscribientes elelrapport definitiip t u (en cíe 10 modo, respetuosa, pero paña, no, es exclusiva del autor: es la de decididamente de los campeones del- error. vo; en toda su integridad, son: el conde de Menéndez Pelayo, la de todos los tradicioChalendar; (Francia) el profesor MlynarsE- s- un imperativo doloroso para los que henalistas, la de A C G Í Ó A J Española, la de una kí (polaco) el doctor Pospisil (Checoslomos, vivido entre edos. durante tantos años. docena: de talentos contemporáneos, que. la vaquia) y el doctor T r i p (Flolanda) Pero- hav. míe- obcaecei- lo. están desarrollando éh todos sus aspecto Y si no se obedece. se podrá pensar, de el histórico o el artístico, el filosófico, o el jurídico, el literario o el político. Compren- nosotros que encendemos una vela a San i l rapp. ir! afirma netamente (párr. 78) Miguel otia ü demonio. O, como dice do el entusiasmo que ha sentido el autor, que, a juicio de la delegación, en la fase BotcmpelU 3 i piic óP Sr. Giménez Cabaal conceb irja, Me imagino que, entrado el actual, de desenvolvimiento económico del Ueio qu ncisi timos en querer ser los h i siglo x, Vi habría bastantes soldados españomundo, el patrón oro sigue siendo el mejor jos de dos madres. Y si se está con la V e r les que verían por. primera vez el mar P a sistema monetario de que se puede disponer -dad- ¿a; que- tantas zalemas a los otros? cífico, sin acordarse, de que ya ló había desMás aún: el retorno, en el más breru; placubierto Núñez de Balboa. Llenos de su RAMIRO D E MAEZTÜ. zo posible, ai sistema internacional Jel pa- GENIO D E ESPAÑA r