Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
X B C. V I E R N E S i DE J U L I O D E ¡332. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G íg. no sea estrictamente justo. Y a podéis figuraros el efecto que allí ha de producir saber que aquí se propugna por un. régimer, de autonomía restringida con cuentagotas. Ante un caso de Cataluña con plenitud política y espiritual no caben regateos de esta naturaleza. L a vida de un pueblo no puede condicionarse en estos términos. E l problema de Jas reivindicaciones es intangible Las relaciones entre l a Generalidad y el poder central fueron plebiscitadas por el noventa por ciento de Cataluña. (Rumores y risas de incredulidad. E l problema que planteamos aquí, en esta C á m a r a liberal de justas reivindicaciones, es intangible. Nosotros procuramos un perfecto engranaje entre los dos textos de orden político, pero no aceptaremos mutilaciones inexplicables. N o podemos aceptar que se atente a nuestro espíritu. Nuestra lengua es la sangre del c? píritu y, per tanto, no podemos aceptar soluciones contrarias a las prerrogativas de nuestra lengua y menos a que sean postergadas dentro del territorio de Cataluña. Compara e l caso con Austria y Alemania, y señala que ahora han plasmado en realidad los. anhelos de aquellos pueblos autonomistas. Ninguna solución, por tanto, satisface ni p o d r á satisfacer entre tanto no se haga, ese reconocimiento de la lengua. S i n esto ninguna reivindicación significará nada. Cuando el Sr. A z a ñ a declaró, con el asentimiento de todo, el Gobierno, que el problema de las autonomías era algo consustancial con, el régimen republicano, dijo algo de verdadero interés político. Alude a l a profecía de J a u r é s sobre l a incomprensión de Austria, Rusia y Prusia con respecto leí levantamiento de Polonia, y señala cómo ésta supo emanciparse de la opresión que sobre ella, pesaba. (Fuertes r u- mores. (E l presidente le llama la atención sobre el tiempo que le queda, pues van a transcurrir los tres cuartos de hora en el- uso de la palabra. 3 Ha. ce un elogio de la lengua catalana, cuyo yolumen, historia e importancia está por encima de muchas de las mejores del mundo. (Fuertes rumores. U n régimen que ha dado, l a libertad política y civil a la mujer, que va a solucionar el problema de l a tierra, ¿será capaz de negar a Cataluña lo que tiene cualquier cant ó n suizo, cualquier país de Alemania o cualguier Estado norteamericano? Protesta contrajo que el orador llama el fantasma de l a unidad nacional, y afirma que el Estafcuto es la solución perfecta. S i la República no diera solución a este problema, una solución completa, la República h a b r í a fracasado. (Rumores. S i llegara una nueva legislatura sin esa solución, el problema aparecería más envenenado. (Aplausos catalanes. COSAS VEREDES. EL EL M A D R O Ñ O ¿SABES QUE E L ALCALDE D E MADRID H A VOTADO EN FAVOR FLACO. DEÜ ESTATUTO D E CATALUÑA? oso. -sr; PERO CON ESE N O ME INCOMODO. ES MI Intervención de! señor Román Sánchez E l S r S Á N C H E Z R O M Á N consume un Eurno en contra. V o y a sostener- -dice- -un punto de vista estrictamente personal. E n cuentra desplazada la intervención de ayer del representante radical, e igualmente el Hado por el representante catalán en l a noche de hoy. Señala la trascendencia del título que se discute. V o y a prevenir del espacio dilatado en ique quedan principios d i Derecho, con grande peligro para la aplicación de la autonomía. Afirmar dos soberanías en una convivenfcia, es algo tan complejo, que bien merece ¡dediquemos la debida atención al asunto. L a soberanía es absolutamente indivisi- ble, y en el dictamen se olvidó que sólo existe una unidad estatal; como igualmente se olvidó la existencia de una soberanía j u rídica del Estado sobre estas regiones. L a Constitución da reglas puramente normales, y ahora se hace preciso reglamentar la aplicación de los preceptos, para evitar confusiones lamentables. L a falta de principios ordenadores en las relaciones entre el Estado y la región; constituye una equivocación del presidente de la Comisión. E l presidente del Gobierno decía que un medio de evitar confusiones en el Estatuto era que éste no debía rebasar los límites literales de l a Constitución. Cree que el Estatuto los rebasa, y que, por tanto, los choques serán de m á s gravedad. Habéis concedido a la región la facultad d é legislar, y, por tanto, de ejecutar, principalmente en materia municipal. Pues bien, habéis olvidado que l a Constitución señala que los Ayuntamientos se regirán por sufragio directo, igual y secreto. H a b é i s facultado a l a región para que proceda a l a división territorial, y os olvidáis que l a Constitución señaia l a facultad de existencia de l a provincia, para que en r é g i men de mancomunidad con otra pueda optar por la autonomía. E t á n una equivocación al creer que la autonomía, es una concesión incondicionada del Estado. A h í tenéis autonomía que quede con facultades para fijar las normas por que han de regirse las regiones, autónomas. Entiende que constituye un equívoco, que traerá males de mucha gravedad, declarar ¡en el Estatuto que competirá a la región entender en las siguientes funciones Eccuerda que en todos los países se ha Helgado a la unificación de la legislación civil. Aquí no se ha conseguido establecer un C ó digo C i v i l tínico para toda España, y ahora s va a dar el caso de que, en vez de restringir el sistema foral, a Cataluña se le dan, por virtud de ese Estatuto, mayores atribuciones. Habla de unas reuniones del Instituto Internacional de Codificación C i v i l encaminadas a lograr una legislación igual para varios países europeos y a ú n para algunos que están fuera del Continente. Y o asistí- -dice- -a esas deliberaciones, y no he querido vol ver, porque he sentido el rubor de que E s paña sea, por excepción, el único país que no tiene una legislación única para todo, el país. -Le parece inoportuna la existencia de T r i bunales regionales, no ya para la legislación peculiar ele su región, sino para aquella que, como la mercantil, es igual para toda A