Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO DO. ILUSTRAVI G E- DIARIO DO. 10 fUNIO DE 1905 POR D. T O R C U A T O LUCA DE ILUSTRAV G E VO AÑO AÑO CTS. TENA S 1 MOCTAVO 10 C T S EL NUMERO FUNDADO E L i. DE SI M O C T A NUMERO TJn cine de M a d r i d h a mostrado el vuelo de un autogiro sobre Washington. AUTOGIRO LOS D E R E C H OS DEL ARTE E l teatro de, L a r a de u t i l i d a d pública. (La Prensa de declarado, Madrid. -EL INOCENTE E l cine San Carlos exhibía días pasados unas actualidades de la casa Paramount. Guando anunció la pantalla El autogiro me lo avisó el corazón, y dije a m i acompañante ¡A que no aparece el nombre de L a Cierva! E n efecto, vimos cernerse el aparato sobre el Capitolio Je Washington, aterrizar en el jardín, en donde quiso pronunciar el presidente ííoover u n discurso de congratulación ai aviador, dar las gracias éste y pasar a otro asunto sin que se mencionara el nombre de D Juan de la Cierva, el inventor del aparato. Llovía sobre mojado. U n comerciante español de la Habana me había contado que se hallaba en Nueva Y o r k cuando voló por allí con su autogiro el inventor español, y el New York Times se las arregló para que no- se hablara de nuestro compatriota. M i amigo se quejó al periódico por carta, y el resultado fué que, a la. ocasión siguiente, se mencionó a L a Cierva, pero en lugar poco visible. I Nos quejaremos de la injusticia del mundo para con los méritos de España? E s natural que. así lo hagamos. Pero si preferimos desdeñarla, sírvanos de consuelo la persuasión de que Dios la castiga. Porque los norteamericanos se educan en el convencimiento de qué son ün pueblo superior y de que los latinos, los dagoes les somos i n feriores. Que surjan, de cuando en cuando, algunos corazones generosos, como Lummis o Huntington, no quita para que los norteamericanos se caractericen por el exceso de la confianza que en sí mismos tienen. L o demuestran con esa ley de inmigración, por la que han cerrado el acceso a su territorio a todos los pueblos que no son de su casta. Su lema ha sido y sigue siendo el de: N o s altres sois E n lugar de mirar a los lados e inspirarse cu el ejemplo de los pueblos modestos, que no fundan industrias sin preguntarse previamente si hay mercado para sus productos, ios norteamericanos han dedicadosus talentos a inventar máquinas que permitan a los patronos echar a la calle a los obreros. Se han salido con la suya. E l 31 de marzo tenían en la calle a 10: 683.000 obreros, y el número ha. crecido desde entonces. También, se han cuidado en aumentar la producción a toda costa. E n i q i S utilizaban 100.000 tractores en. el campo; pero en 10,20. tenían goo. ooo. Así se ha reducido a las dos terceras partes el precio del trigo, comparado O t i el anterior a la guerra. Y todo sobra en Norteamérica: trigo y algodón, petróleo y automóviles. Todo, menos dinero, porque en estos dos anos miles y mus miles de Bancos han cerrado las puertas. Si los españoles fuéramos un ptteblo rencoroso, diríamos a los norteamericanos: S i gan su camino. Atropelícn cuanto les salga al paso: prestigios o intereses. Procuren siempre salirse con la suva. Hagan lo que se les ocurra. Cierren las puertas a la humanidad, contra el derecho de gentes. Prohiban a los hombres el uso del vino, que desde hace miles v miles de años, según las escrituras, alegra el corazón del hombre Establezcan el matrimonio a prueba. Esterilicen, si eso es su antojo, a canadienses, irlandeses v razas inferiores Nosotros nos diremos en voz baja que Dios ciega a los pueblo; a quienes perder quiere. RAMIKO DE MAEZTU U n niño de tres años y medio i i a sido brutalmente maltratado según se desprende de las actua; clones practicadas por las a u t o r i dá des, por l a que le do el rer y i por un hombre... Con la noticia viene en algún periódico S i ahora que el arte dramático, hostiliuna fotografía del niño desnudo, que nos zado por el cine: sonoro, pasa por un petrae al recuerdo el inocente de la m o r ríodo difícil, descuiden los autores su debosa novela danunziaria. N o analizamos ni fensa, se exponen a que el público, atribujuzgamos el hecho, ya en manos de ios yendo, su tibieza a falta de fe en el génejueces, porque sólo, de horrorizada comparo, deserte definitivamente las salas que sión se nos llena el alma, ante la visión de frecuentó con entusiasmo. Importa, pues, aquella carnecita tierna, humana y viva, que no quede aquel noble propósito en pallena de livores, de hematomas y de escaras, labras. U n teatro no puede estar a merced macerada y llagada, y más que en la barbade las vicisitudes normales de una finca parti- rie del crimen pensamos en el dolor futuro, cular. Aunque haya nacido de la iniciativa de la víctima. Y decimos futuro, porque en personal han concurrido a su existencia los la circunstancia de estar, vivo el martirizaelementos sociales más diversos, y ese con- do, de quedar vivo, está toda la magnitud curso equivale virtualmente a una particide su dolor. Porque el verdadero dolor del pación nacional en la propiedad privada. dolor consiste en recordarlo, ya que el re- Si el Estado y el Municipio se arrogan un cuerdo es la conciencia que lo renueva, y: derecho de plus valía sobre los bienes i n cuando fué, como en este caso, un dolor i n muebles, proporcionado a las mejoras con justo, y por inolvidable más hondo, el reque los fa. vorece la urbanización, ¿por qué cuerdo le agrega al sufrimiento físico otro no ha de regir ese principio en el arte dra- linaje de sufrimiento moral y espiritual. A mático, que es una riqueza de creación coeste niño, que por haber sufrido desde pe- lectiva? E l teatro de L a r a es algo más queñito no podrá decir nunca que lo fué que un edificio adscrito al caudal de una cuando se convierta en hombre, no se l. e llenará jamás la boca con las mieles de la persona: es una tradición artística iniciapalabra madre evocada como un conda por dos generaciones de literatos y mantenida por la constancia del público. Igua- suelo en las angustias supremas del vivir. Y aunque no sea mañana un poeta, ni un. larlo con una finca particular a los efectos filósofo, ni un príncipe, podrá decir como de su destino sería desconocer una jurisprudencia establecida por el espíritu, que todos lord B y r o n- e l cojo maldito según su propia m a d r e- las fuentes de mi vida los pueblos cultos respetan. fueron envenenadas y sabrá de la tristeza N o he dicho, a humo de pajas que el teade Hamlet, por haber sido blanco inocente tro de Lará represente una tradición. Aquede la monstruosidad de los celos retrospectilla sala viene siendo la preferida de nuesvos, y como el personaje de la ficción i n tra clase media, y los autores han sabido mortal, enfermo del m a l d e- l a duda, manajustarse, sin mengua de su ingenio, a los dará a sus Ofelias a un convento, no yn gustos de esa interesante parte de nuestra para que no sean madres de pecadores, sino sociedad. Se ha cultivado en aquella escena para que no sean madres de mártires. en todo tiempo úri arte honesto y divertido, Uno de los acusados negó que hubiera exento de obscenidad y de chocarrería. P o r causado al niño las lesiones que presentaallí han desfilado las obras más aplaudidas ba; pero reconoció que hubo veces en que de Ricardo, dé la Vega, Vital A z a Tomás servio obligado a darle unos azotes. A nosLuceño. Jacinto Benavente, los hermanos otros nos importa decir que no hay que Alvarez Quintero, Manuel Linares Rivas y azotar, nunca, por ningún motivo, a un otros autores meritísimos, dejando en el niño, para que nunca sea más tarde él reambiente de la sala una estela de castizo cuerdo de un dolor la base de su. vida. Nada humorismo y en la memoria del público más sagrado, más respetable, más digno de una impresión imborrable de complacencia. amoroso cuidado que todo lo que tiene un Recuerdo todavía con emoción el estreno valor de proyecto 0 de esperanza, y el niño de Al natural, comedia del más universal es un proyecto y una esperanza de hombre, de nuestros dramaturgos, del único tal vez y mucho más grave que morder el fruto, que puede ser traducido a- todos los idioque para eso se logra, es arrancar la flor. mas, sin hacer ostensible, en parangón con los más conspicuos de otros países, la meJunto al desamor de la madre y al rennor inferioridad. Me tocó estar aquella nocor celoso del padrastro, resplandece- de che cerca de Clami en el teatro. ¡L o que piedad humana ía conducta de la mujer disfrutó el gran escritor! Su risa juvenil que crió al inocente, y que siendo la madre era la expresión de su nobleza de carácter. adoptiva y postiza, supo amarle como la madre verdadera al niño del juicio salomóBenavente 110 habrá olvidado que fueron nico. las manos del insigne crítico las que primero, estrecharon las suyas al final de ¡a S i es verdad, como pretendían los trágifunción. Clavii no se contentó con aquel cos griegos, que la contemplación de un homenaje. Aplaudió! a obra en uno de sus delito nos alivia de la tentación de comeinolvidables Paliques que nadie ha contiterlo, el hecho que comentamos nos debe nuado después, porque el empaque de la servir para temblar de admiración, de tercrítica no ha transigido con aquella forma nura, de piedaü, ante el niño, al que no se de comentar breve, erudita e ingeniosa, i Es debe castigar nuncr, para amarle como na tan difícil decir mucho en pocas palabras, esperanza propia, como lo aman las mujecomo recomienda Quintiliano... Lara no res y los hombres bien nacidos: ellas viendo en el niño al hijo posible con que sueñan, y podría desaparecer sin grave daño de la tranosotros al hijo probable que ignoramos. dición dramática española. MANUEL BUENO FELIPE SASSONE
 // Cambio Nodo4-Sevilla