Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
K B C. M A R T E S 5 DE. J U L I O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G U que el uniforme se ha de llevar sobre t) corazón. A ú n pronunció el Sr. A z a ñ a algunas otras palabras, en pro del sacrificio necesario, por parte de todos, para lograr el engrandecimiento de la Patria. A l terminar, fué muy aplaudido. Uno de los presentes dio un viva a la República, que fué instantáneamente contestado. Después se g r i t ó ¡V i v a E s p a ñ a! ¡V i v a el E j é r c i t o! y ¡V i v a la Aviación 1 gandores de las c o p a s relojes y otros premios ofrecidos. L a clasificación lograda es la siguiente: Primera patrulla, de Logroño, mandada por el teniente Sr. García Pardo. Segunda, León. Tercera, Plana M a y o r y Mando. Cuarta, Sevilla. Quinta, Getafe. Sexta, Cuatro Vientos. Séptima, Escuela de Pilotaje. Se concedió el premio de mejor observador, al teniente S r Morato, y el de fotografía, a i teniente Sr. García Pardo, que, como queda dicho, mandaba la patrulla vencedora. Discurso de) señor Azaña Terminado el reparto de premios fué ofrecido un refresco a los concurrentes. E l jefe del Gobierno pronunció, al terminar aquél, un largo discurso, dirigido a los aviadores allí presentes, en el cual trató del porvenir de la Aviación nacional. Comenzó diciendo que le había causado grata impresión su primera visita al A e r ó dromo de Cuatro Vientos, y, siéndole sumamente grato, por sus sentimientos personales y por muchos otros motivos, ponerse en contacto con las instituciones militares, se dirigía muy complacido a la oficialidad de la Aviación. Mostró su firme convencimiento sobre la existencia de una excelente materia prima, que hace concebir gran fe en el porvenir de España, y la cual se manifiesta en el E j é r cito, que es escuela de abnegación y patriotismo, como reflejo del país entero, pero con deberes m á s duros y sacrificios más grandes que los del resto de los ciudadanos. T e n í a que hablar de l a Aviación, no como cortesía obligada, sino por interés p r i mordial de E s p a ñ a Felicita, en primer término, a los autores de la última proeza, que demuestra el vigor y l a disciplina del Ejército. Insistió en el tema de la primera materia, y se mostró entristecido por el tiempo perdido y las energías malgastadas, y usó de la comparación con el r í o improductivo, que lleva íntegros sus caudales al mar. Después de esto, el Sr. A z a ñ a dijo que en materia de aviación hay que cambiar la orientación, y que el propósito de la reforma excede a la capacidad de un hombre. Se necesitan muchos esfuerzos reunidos a la continuidad de la labor de muchos hombres y hasta de generaciones lo mismo que en la tarea emprendida de formar un Ejército eficaz. Sobre tal extremo afirmó el Sr. A z a ñ a que la labor de reorganización del Ejército no ha hecho más que comenzar. Se trata de los primeros pasos de un camino larguísimo, en cL cual h a b r á que rectificar errores y confirmar los aciertos para lograr, al fin, el E j é r c i t o que necesita la República. L a Aviación actual; -añadió- -es sólo el germen de lo que ha de ser la del porvenir, pero ante, todo hay que señalar el error de los que creen que todo se reduce a la reorganización de l a Aviación militar. H a y que resolver el problema de conjunto, pues si se pensara únicamente en aquélla, el ministro de la Guerra que intentara reducir su pensamiento a la Aviación militar fracasaría. Confiesa que el problema, de l a Aviación ha s. idi y es, el motivo de sus mayores preocupaciones, porque l a nueva organización ha ije levantar los cimientos de, todo un sistema para el porvenir. Sólo para resolver el problema total del aire puede E s p a ñ a contar eon los esfuerzos del ministro de la ous a. A h o r a bien- -prosiguió el Sr. Azaña- necesitamos un cerebro de la Aviación, a l guien que discurra por todos, que cree el organismo que haya de coordinar los esfuerzos de la Aviación militar, de la naval, de la civil, etc. T r a t ó después de su carácter personal, al que se atribuye por la opinión, infundadamente, una gran dureza; pero no obstante, a la Aviación militar tenía que decirle. -algo muy concreto. Reconocía que se hacía preciso la lucha por la vida y la necesidad de que se traduzcan en hechos las aspiraciones personales; pero tenía que declarar que jamás pensó en hacer el menos caso de cuestiones de escalas y de clases, pues en estos problemas el último punto a que hay que atenerse es el del personal. L o primero- dijo- será el país; después, l a estructuración de los servicios; por último, el personal de la Aviación. (Aplausos. Manifestó que aunque se cree vulgarmente que los hombres públicos viven aislados del ambiente, es lo cierto que están en más íntimo contacto con la opinión. Hasta él han llegado todas las pequeñas tempestades del proyectado organismo de Aviación, las cuales encontró naturales, y hasta se enteró de ellas paternalmente, sin olvidar su gran admiración hacia los hombres de la Aviación, llevado de su gran entusiasmo por todo lo deportivo. T e r m i n ó diciendo que la Aviación no pue. de ser una excepción en el Ejército, que se ha sabido sacrificar, aceptando, con dignidad y un elevado estilo de caballeros, la situación a que se ha visto obligada. Se ofreció como colaborador. E l es también un ejemplo de sacrificio por l a Patria, a la cual ofrece su propia vida y todo su entusiasmo. Por eso, por haber dado el ejemplo a todos, tiene el derecho de pedir sacrificios a los demás. E s t á seguro de que los oficiales aviadores no pondrán obstáculos en sus propósitos antes bien, favoreceán mis iniciativas, acarreando ideas y estudios para confeccionar las leyes que han de ser sometidas al Parlamento. Para ello hay que ofrecerlo todo personalmente, sin esperanza de recompensa alguna, pues esto es lo que distingue a todo ciudadano amante de su P a tria. E n este sacrificio coinciden los políticos y los militares, y no se precisa para ello ostentar simplemente el uniforme, por- MAS D E L ATRACO- AL GANADERO SEÑOR AL- VAREZ E l sargento Rebollo, en el juzgado A y e r m a ñ a n a estuvo en el Juzgado del Salvador, conferenciando con el juez, señor Esquivias, el comandante del puesto de la Guardia civil de la Macarena, sargento señor Rebollo. Se cree que el motivo de la conferencia esté relacionada con las últimas detenciones efectuadas con motivo del atraco a D Juan Alvarez. Hasta ahora hay detenidos diez individuos, de los cuales sólo se considera come? autor a García Gallardo, y los demás como cómplices, Se ha confirmado l a detención de L u i s Ramos, de oficio vidriero, uno de ios autores materiales del atraco al Sr. Alvarez Rueda. Indentificado por la víctima y por el procesado García Gallardo, ha ingresado en la cárcel. T a m b i é n ha sido detenida una nu jer que usa los nombres de Rufina Floreo y Esperanza Magaz, amiga de Carlos González, uno de los atracadores que han huido; esta mujer tuvo conocimiento directo de cuanto se ha relacionado con el atraco. E l otro atracador huido se llama Jaime González. Por lo tanto, hay ya dos detenidos: García Gallardo y Luis Ramos, y dos que faltan por detener: Carlos González y J a i me González. Como cómplices y p a r t í c i p e s e n el cuantioso producto del atraco, han ingresado también en la cárcel, detenidos, como los dos atracadores ya referidos, por la Guardia civil de la Macarena, José Rubio, Aurelio Rosales y Francisco Rodríguez (a) E l P i n tor. Ultimas publicaciones 3 UDBNCIA CIVIL. Repertorio doctrinal y egal. Tomo X I A ñ o s 1926- 1928. 20 pt s. 3 Í A N R E S A C ó d i g o cívii. Tomo V 5. edic i ó n í 0 ptas. OOtUCíO A X R L TRABAJO DE INF y disposiciones Ley y complementarias. 3. e d i c i ó n 4 ptas. Regl manto. E d i c i ó n oficial. 2 ptas. BHSÑITO T MISAN A. Derecho mercantil Registros 1. 2. edición. 10 ptas. M A R Í N L Á Z A R O Comentarios del Código da Comercio s s p a ñ o l Tomo I. 22 ptas. ALBEROJiA. Resumen de disposiciones agrarias. 5 ptas. MA. RQTTIKA. Los Julianes (drama en tres aetos 5 ptas. DELEGACIONES TRABAJO. O RM. A C L O N E S DE MARRUECOS Los obreros parados apedrean a la Guardia de Seguridad, armando un gran escándalo Melilla 4, 7 tarde. L o s obreros parados, en número de trescientos, se presentaron en los Viveros Municipales cuando se efectuaba el sorteo de los noventa que debían trabajar. Contrariados, agredieron a un empleado, rompiendo las listas de trabaje. A c u dieron los guardias de Seguridad, siendo apedreados. Luego marcharon al Ayuntamiento, pidiendo al alcalde que les facilitara trabajo. Este Jes dijo que no podía complacer a todos. Lct- obreros salieron a l a calle, armando un gran escándalo, arrojando pie dras y rompiendo varios cristales de la puer. ta posterior del Ayuntamiento. Acudieren los guardias de Seguridad, disolviendo a los revoltosos. EDITORIAL A endemia: Preciados, t -L i b r e r í a Preciados, -A p a r t a d o 12.250. Madrid. MUS, 5. A. inn! l! fmi! HI! ll! l! l! ll! l! ll! l! ll! l ll! IJÍ TEMPORADA DE VERANO Habitación con baño, 15 ptas, U! UniU UllU! Ull! l! l U! lJU! il! Ulul! Ui! inujEHMu uii. i Continúa la huelga de panaderos Melilla 4, 7 tarde. Los panaderos, que continúan en huelga, han publicado un m a nifiesto, explicando su conducta.
 // Cambio Nodo4-Sevilla