Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO 1 LUSTRAD O A Ñ O VI G E S 1 MOCTAVO 10 CTS. N U M E R O FUNDADO E L i. D E JUNIO DE 1905 P O R D. T O R C U A T O LUCA DIARIO ILUSTRADO. A Ñ O VI G E SI M O C T A V O 10 CTS. N U M E R O DE TENA E L REY M U E R T O H a fallecido el Key e Portu 3 gal V. Manuel de Braganza. UNA BROMA D E MA L GU STO Serla injusto que alguien atribuyese a este hecho una trascendencia fiue no tiene. BOLÍVAR, SIEMPRE... Hoy se celebra la Fiesta Nacional. d Venezuela. ¿Por qué hay que esperar una fecha solemne para hablar de Simón Bolívar? Y o quisiera hablar de él siempre, constante (L Opinió, de Barcelona. mente. No puedo leer una sola frase suya o referente a él sin emocionarme. Me inMás de ocho mil personas, según cuentan teresa, me entusiasma, me embriaga, me helos despachos de Barcelona, acudieron el chiza este coloso de cuerpo frágil. M i essábado al apeadero de Gracia para recibir a píritu sabe que hay muchos escritores más su diputado D. Ventura Gassol, en mani- grandes que Bolívar; pero para la parte festación de simpatía, homenaje, admiración emotiva de mi ser, el Diario de Bucaray desagravio por el atentado de que fué manga representa lo mismo que para el hévíctima en Madrid. El Sr. Gassol, dicen los roe stendhaliano, Julien Sorel, representaba telegramas, se encontraba muy impresiona- el Memorial de Santa Elena. ¿Tanto addo. E l mismo tuvo la sinceridad de recono- mira usted a Bolívar? -me preguntaba una cerlo en las breves palabras que pronunció francesa- ¿Acaso más que a Napoleón? al dirigirse al público: No tengo en estos Más- -le contesté- porque Napoleón, a momentos la serenidad necesaria para co- pesar de sus triunfos gloriosos, me inspira, en mentar como quisiera el hecho. Verdad; no el fondo, piedad; mientras que Bolívar desHoy muere el último de los Reyes de la tenía. Si la. hubiese tenido se habría guar- pierta en mí entusiasmo. Las hazañas tlel Portugal, a quien yo conocí en Vichy, por dado mucho de decir lo que luego añadió: Emperador son una magnífica epopeya; lo su secretario D. Sebastián de Lencastrc, Cuando un pueblo sigue por el camino de creado por el Libertador ha resistido a la cuando el Rey, sin corona, viajaba con el la justicia y de la libertad, es un pueblo de obra destructora. de un siglo y es inquebrannombre de conde de Ouren. Después, por hidalgos; pero en cuanto ¡o abandona, es un table. Bolívar crece, se agiganta, ante la tierras de Portugal, le hube de recordar en pueblo de cobardes: cinco hombres contra adversidad. Es poeta, es estadista, es caudimil ocasiones, en Lisboa y en Cintra, en uno; esto dice ya todo. No, Sr. Gassol; llo, es hombre; las mujeres le adoran. L a ¡Storil y en Bussaco, donde aún vaga por esto no dice nada. No se puede lanzar un Constitución que elaboró para el Alto Perú, sus jardines la sombra de una enamorada que en su honor se transforma en Bolivia, agravio colectivo contra la hidalguía y la del príncipe, que parece preguntar a los inspira a D Annunzió, regente del Cámaro. caballerosidad de todo un pueblo porque ingleses que queman su aburrimiento si lian cinco exaltados hayan tenido la deplorable Simón Bolívar pasa ampliamente las fronvisto pasar al hijo de los Reyes D. Carlos ocurrencia de intentar una broma de mal teras de Venezuela, que no es sino su patria y doña Amelia. Cómo no recordarle? E l chica, su verdadera patria es el mundo hisera el príncipe que todo lo soñó en los l i- gusto. De malísimo gusto, de todo él pésimo gusto que quieran los amigos del Sr. Gassol, pano entero, cuyo genio creador, bizarro, bros. Los atónitos ojos del doncel de la pero, al fin, una broma para él seguramente romántico y desbordante representa a maraCasa real de Braganza se llenaban de la muy pesada, mas para el resto de la Huma- villa. Es, sin embargo, venezolano ante todo historia del Portugal grande, lírico y náutico, del Portugal de las altas y bellas emprenidad bastante más inofensiva que aquellas es hijo de aquella tierra que se desangraba sas, aquel de Zarco y de Vaz, descubridor que gastaban los pistoleros del Único y del para libertar y crear pueblos, y que todavía de la isla de Porto Santo: aquel de Gonzalo Libre quan mataven pels carrers, y que, sin hoy se resiente en su formación étnica y de Cabral el Viejo y de Gil Eanes, a quien embargo, no dieron motivo a nadie para de- social de los sacrificios que realizó hace más las antiguas estampas representan doblando cir que el pueblo catalán fuese un pueblo de de un siglo en. aras de otros países. Hubo el cabo de Bojador: aquel Portugal guerreasesinos. ¿Qué culpa tenía el pueblo catalán un momento, después de la batalla de Ayaro y: colonista, que llevó los pabellones rea- de que unos cuantos desalmados abandocucho, en que. siete países americanos estules a la Formosa, Annon, Santo Tomé y naran el camino de la hidalguía, de la jus- vieron gobernados por venezolanos. VeneCoriseo; el Portugal de Vasco y de Alburticia y de la libertad para suprimir radical- zuela- ha dado grandes generales, soldados querque, de Camoens, náufrago del mar de mente a los que no pensaban como ellos? abnegados e impertérritos, estadistas origiÓpalo, y tantos otros héroes y esforzados ¿Qué culpa tiene el pueblo de Madrid de nales; es la patria de Andrés Bello, quizá portugueses. En su Lisboa ponibaliana, el que unos cuantos individuos hayan confunla primera figura de la literatura americana; doncel de la Casa de Braganza no tuvo ocadido el buen humor con el agravio? de Juan Vicente González, de Fermín Toro, sión alguna de continuar en nada la tradición portuguesa. Es cierto. Cuando todo Si el Sr. Gassol, excesivamente impresio- de Cecilio Acosta, de Rafael María Baralt, lo empezaba a soñar en los libros, junto al de Gil Fortoul, de Vallenilia Lanz, de Blannable, no hubiera perdido la serenidad, haTajo católico, militar y erudito, la masonebría tenido que reconocer- -seguramente a co Fombona, Si consideramos que el númería le pudo por joven, por noble y por pruestas horas, recobrada la calma, lo habrá ya ro de los habitantes de Venezuela, todavía dente, pero los mejores republicanos de reconocido- -que estos hechos aislados, por hoy, apenas pasa de tres millones, podemos Portugal recuerdan con amor el nombre cíe censurables e incorrectos que sean, son in- afirmar que lo realizado por el pueblo es aquel Rey niño, que al final de la dinastía evitables en el estado actual de exacerbación superior al resultado que se podía con dereregia era como un verso ele romance perdido de las pasiones. No se pueden encender imcho esperar de él. en la mar del sentimiento. punemente hogueras sin exponerse a que una Venezuela es inimaginable sin Bolívar, y chispa suelta pueda prender cuando, menos Ha muerto el Rey... Cuando yo sea viela Fiesta Nacional está ligada estrechamenlo imagine uno. No se puede exigir, y mejo- -si esta es la voluntad de Dios- -podré te a un gesto del libertador de hace ciento nos en estos tiempos en que parece que una decir a los jóvenes, de ojos nuevos y torráfaga de locura se viene apoderando de los veintiún años. Bolívar es para América lo sos vueltos a los problemas de hoy: Y o hombres, que todo el mundo tenga la sere- que es Dante para Italia: el genio que no vi, sentados en sus tronos, a los últimos nidad, la ecuanimidad y la disciplina que el será nunca igualado. Su estudio basta para Reyes de las Cortes de Europa, en una feSr. Maciá preconiza constantemente a sus llenar una larga vida; constantemente se cha pálida de vieja cortesía. Y ellos me amigos. Lo que al Sr. Gassol le ha sucedido descubrirá en él nuevo interés, no sólo de oirán un poco asombrados. Es natural. O un hecho aislado, les habrá comido el corazón- la triste pa- es muy lamentable; pero estrascendencia que ensueño, de arrojo, de fantasía, de grandeque no debe tener más za moral, sino también de clarividencia y rodia de los igualitarismos, o habrán suaquélla que se le quiera conceder. De presu- sabiduría política, cuyas enseñanzas podrían perado la nueva concepción imperial y sonmir alguna, tendría que ser la que apunta servir hoy mismo a los gobernantes. Quisiereirán ante el recuerdo de los Reyes que La Publicidad: E l caso no tiene preceden- ra decir aún mucho sobre el héroe cíe mis todo lo perdieron en la debilidad de las concesiones, en el laberinto de los malos tes es una novedad vergonzosa que cae encima de los que han creado el ambiente nece- ensueños, pero no olvido ¡as palabras de consejos, en la excesiva bondad de las equisario para que se registrase. Completamen- José Martí: Para hablar de Bolívar se nevocadas democracias... cesita como tribuna una montana. te de acuerdo. Los portugueses todos comprenderán lo que fué y llorarán su muerte. Aquí en España, algunos diarios de izquierdas se han creído en la obligación- -lanzando unas notas necrológicas faltas de la más mínima generosidad- -de presentarnos a D Manuel de Braganza como un señorito sin mayores preocupaciones que las de asistir al tennis de Wimbledon, olvidando o queriendo olvidar que este Rey, que subió al trono sobre la sombra roja de dos asesinatos, realizados en las personas de su padre y su hermano, fué un Rey prudente, que cuando dejó de reinar no intentó nunca perturbar los destinos de su país; olvidan que D. Manuel fué un erudito notable, que aún no hace mucho publicaba una magnifica bibliografía de libros antiguos portugueses. CESAR G O N Z A L E Z- R U A N O PEDRO M A T A ANDRÉS R E V E S Z
 // Cambio Nodo4-Sevilla