Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
morales, porque hay una moral humana común, a todos los hombres, y ésa es la morai que debe ser indicada en las películas. N o voy a hablar de la marcha actual de los cines m a d r i l e ñ o s pero sí quiero hacerlo de la necesidad, dada l a inmensa difusión que ha alcanzado el cinematógrafo, de l a enseñanza de las leyes esenciales de la naturaleza humana, no con el dómine speaker, que nos d é reducida la enseñanza del film, sino haciendo que de los episodios vaya, ella deduciéndose. N o puede negarse. l a influencia casi decisiva que ejerce sobre la juventud la contemplación de la vida que se le ofrece en el espectáculo cinematográfico. Pero, aunque l o que voy a decir parezca raro, no son loa lances de aventuras, ni aun los de bandidaje, los m á s peligrosos. Requieren éstos, aparte del estrago causado en las imaginaciones infantiles, harto propensas, un agudo dinamismo. inteligente, que no está al alcance de todos. Varias clases de películas son mucho m á s peligrosas que las paparruchas de contrabandistas americanos; primero, las doctrinales, en que, sin predicación ostensible, se deslizan interpretaciones o se desvían los hechos a consecuencias confesionales, como infinidad de films, algunos admirables, con que la propaganda protestante inunda el mercado. Luego son malsanas para la candidez del público las de propaganda social Calgunas históricas, de innegable valor, pero con una leve desviación de que ha de deducirse la moraleja) Y creo, en fin, peligrosísimas las que, pasando de amorales, son Camilla Flom, la famosa estrella alemana, ha pasado una semana en Londres, de riguroso incógnito. La bella compañera de B. arrymore en Tempestad se orienta, con la ayuda de un poli ceñían durante uno de sus paseos por las calles de la capital inglesa. (Foto Ortis- Keystone. L O MORAL L O INMORAL Y L O A M O R A L E N EL CINEMATÓGRAFO Es, entre la infinidad de problemas que suscita el eme (dejando, claro es, a un lado los que podríamos llamar técnicos) el problema moral el que tiene m á s importancia. Entendámonos; no se trata aquí, al hablar de moral, de una limitación ortodoxa, sino de una limitación humana. V a por d i cho que, si no creo pertinente, una lección de moral, muchísimo menos la considero admisible cuando no es sino una propaganda de confesiones no compartidas por la gran masa del país en que se exhibe la película. Por lo mismo que las películas están hechas con idea de universalidad, no deben limitarse a ningún relativismo; deben ser Modelo de peinado que lanza Caróle Lombard- -mistress William PozveU- -en su nueva película Sinners in the Sun (Foto Vidal.
 // Cambio Nodo4-Sevilla