Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A) EDRE, L CONCURSO- ENSAYO ClONADOS PARA ÁF 1 E x a m e n de los problemas y clasificación de concursantes. j! E l éxito del concurso- ensayo ha 2. D 4 C- j- E n esta mezcla de temas ¿v superado mis previsiones por el de espera y mutación estriba la dificultad número y calidad de los aficionados que desorientadora del problema. han acudido a tomar parte. Esto es más de Problema 52, por J Friederich. -Esta admirar si se considera que los problemas composición está reputada como un record de la prueba eran en su clase bastante en sacrificios de dama que conducen todos a mates modelo. Recuérdese que mate modifíciles, y que el plazo concedido fué algo escaso, por cuya causa muchos resolvedo- delo se l l a n a al que es a un tiempo puro y económico, siendo puro el mate cuando las res no han podido encontrar las tres solucasillas de alrededor del rey negro están ciones, y otros han tenido que enviarlas cada una amenazada solamente por- una recurriendo al correo aéreo, teléfono y teficha blanca, y económico cuando todas las légrafo para que llegasen a tiempo. T a n fichas blancas, excepto el rey y los peones, bella conducta deportiva premia al cronista toman parte esencial en el mate. L a clave su iniciativa, recompensándole de sus faties: 1. C 5 C con las siguientes variantes: gosas tareas de examinador, y le mueve a S i A X C 2. D X P etc. S i A i R felicitar calurosamente a los concursantes 2. D 4 R etc. S i C X P 2. D X C etc. por su interés, que es la cualidad más proS i C 5 D 2. D X C etc. S i T 3 C 2. metedora, pues en todo progreso, aún traD 5 C etc. tándose cíe una materia tan intelectual como el ajedrez, coresponde mayor parte a la E l final, que lleva el número 53, es una voluntad que a la inteligencia. composición del conde de Villeneuf que Lasker ha estimado como una de las más Quisiera también, en disculpa de la preexpresivas representaciones de la inteligenmura de este concurso, explicar que no cia en un lance ajedrecístico. A l pronto papienso adoptarla como norma en lo sucerece que 1. P 7 T gana fácilmente, pero las sivo, sino que la establecí deliberadamente, negras, con 1. A 4 R, refutarían táctica tan como excepción, para restringir el número simplista. Entonces, si 2. R X A P 7 T ende soluciones a examinar, por encontrarme trando las negras dama con jaque y gananyo, a mi vez, muy escaso de tiempo. Pero do la contraria. aún así no quise desatender la urgencia de L a clave, muy ingeniosa, inmuniza conm i propósito, que era ofrecer a los lectores tra el veneno de esta maniobra negra: 1. de estas crónicas, á esa culta afición, cuya C 4 C! Ahora seguiría como mejor ...1. densidad y entusiasmo contemplo, crecer R X C 2. P 7 T! A R 3- R X A P T con la progresiyidad impresionante de una 4. A 1 R- j- R 3 C, y aquí viene el antímarea de plenilunio, un medio atrayente doto 5. A 3 A! R X A 6. P 8 T (dama) de reanimar y vitalizar, con su acción per P 8 T (dama) 7. R 4 R ganando la dama sonal, los períodos de depresión que, neceenemiga- y la partida. sariamente, tiene que arrostrar toda labor E n este final, un gran número de soludidáctica. Confiaba en que este nuevo intecionistas se han obcecado con la maniobra rés se proyectaría vigorizándolo, sobre el engañadora 1. A 2 A? considerando la sique pueda desprenderse de mis disertaguíente continuación: ...1. C 6 A- 2. ciones teóricas, y aliviaría, al propio tiempo, R 5 A R A 3. C 4 C R X C 4. A 4 D el fatigoso vuelo de la investigación abs (hasta aquí conformes) R 5 A? Esta es la tracta con esos. puntos de apoyo y desjugada que hace perder al negro; pero debe canso, que representan los ejercicios prácobservarse que continuando con ...4. C 2 T! ticos. las blancas no podrían ganar, porque en brePasemos a examinar los problemas. -El ve, y de un modo inevitable, las negras tomanúmero 51, debido a G. Heathcote, es un rían con su rey el P A blanco y con. su alfil bellísimo ejemplo del tema de bloqueo, que el. P T empatando la partida. más bien debería llamarse de espera o Examinadas las soluciones remitidas, han acecho, abrillantado con un sacrificio múlresultado clasificados, con arreglo a las batiple. P a r a comprender el tema debe examises del concurso las señoras y señores narse que si le tocase jugar primero al bancuyos nombres se expresan a continuación: do negro, el blanco le daría, mate en una Primera categoría. -Carmen Segovia, Pejugada, porque las fichas negras ocupan dro Antonio Puyas, L u i s Campo, M a r i o casillas precisas, desde las que evitan los Monreal, Jerónimo y Julio Gómez Baeza, distintos mates que amenazan las piezas Gustavo A b r i l y Enrique del Castillo, de blancas. Así la dama negra controla las caM a d r i d Pedro Mateos, Miguel del Hoyo, Tercera categoría. -Matilde Rebollar, sillas 2 T R y 7 A R, en las que amenazan L u i s Cuesta y Alfonso Sánchez, de V a l l a Manuel Rodríguez, F González Gutiérrez, mate la dama y el caballo contrario de dolid; José de Ucelay, Sociedad Bilbaína, Carlos García SoteloJ Eduardo Garrido 3 T R y, por su parte, el alfil negro obsde B i l b a o Alberto Reig, Francisco G i l y y José L Palacios, de M a d r i d Santiatruye el acceso de l a dama enemiga a Antonio Alonso, de Valencia; Elias Ruiz go González y Eduardo de la M a t a de 1 C D donde también daría mate. GeneralEgurola y Pedro Isasti, de San Sebastián; Sevilla; Antoiíio Valero, de Jaén; Eduarmente, en estos temas de espera hay que- R. G E y José Benito, de V i g o Eugenio do Carballo, de Barcelona; L u i s Ruiz, de Gómez y Eduardo de la Mata, de S e v i l l a buscar una jugada blanca que no altere Cádiz; José María Sanjinés de Bilbao; Á n Alfonso de A r g u i l a y Pedro Garzón, de L i el equilibrio, o sea la acción recíproca que gel Valero, de Huesca; Epifanio Sánchez, nares; Ignacio Quintana, de Burgos; L u i s se ejerce entre las fichas propias y conde Coruña; Manuel Áyuso, de Badajoz; Giménez, de Granada; Ramón Enríquez, de trarias, lo que equivale a ceder el moviManuel Benedito, de Málaga; M C de P a San R a f a e l Estanislao Asían Pérez, de miento al enemigo. P o r eso los franceses radas; L u i s Sanjuán, de Comillas; F r a n Coria del Río- Carlos Lardie, de F r a i l e s le llaman conp de repos, y los ingleses, waicisco Martínez, de T o b a r r a Juan de la M a José Marcos, de Fuensanta; L u i s César, de c o n a de Guadarrama. Santiago Almarza, ting move, o sea jugada de espera. Pero Espinosa de los M onteros; Domingo Gómez de Santa Cruz de la Z a r z a Fernando Llóeste problema no es un caso simple del rente, de Pinos del R e y Jaime Casasnotema de bloqueo, porque la jugada clave- y Buenaventura Caray, de Alcalá la R e a l Miguel Langreo, de San Clemente; A l f o n vas, de Palma de M a l l o r c a JSÍorberto PasI. C 4 D suprime una amenaza d e l a poso López, de M u r c i a J Mateos, de Zamo- tor, de A l c o y Antonio A Sierra, de Ríosición de espera (C 2 A- e introduce ra Lorenzo Pérez Miguel, de León; R. R o tinto; Lorena, de San Fernando; Francisdos mates nuevos que no había en ella: si jas, de Torrelavega; Carmen Alberdi, de co García, de Ceuta; J Rueda, d e S i l e s t 4 7 A z p e i t i a Manuel Santiago García, de Noya Santos Hernández, de Tetuán; Juan Sánchez, de Oliva de la Frontera; Luis Rodríguez, de Zaragoza; Teodoro González, de Salamanca; Antonio Leizado, de A v i l a A l e jandro Sierra, de L a Línea; Francisco M a r ne, de A l m a n s a Ricardo Espinosa, de A n tequera; Peña de Llanes; Magarba Divad. y Aurelio Parreño, de Valverde del Camino. Segunda categoría. -Paquita Bernad, M anuel de Villena, I. Tamayo, Francisco M a roto, conde de Villaleal, Antonio Orellana, j García, Antonio Izquierdo, Carlos Solís, M Ofergi, E R. FÍernández, Francisco Vázquez, Benjamín Alonso, Gustavo G u i nea, Fernando: Esteban, Pedro Alonso y Jesús Benítez, de M a d r i d Francisco Quiles, Felipe Martinez, Luis Caturla, E P B A y Juan Eceizabarrena, de Barcelona; Ángel de Pablos, Pedro y Julián G i l Justo Sauras, L García y Celestino Sol, de Valladolid; José Jiménez y Antonio Rodríguez, de A l mería; Manuel Josesano y Manuel Asensio, del Centro A g r a r i o Asensio Tórresano, de Lepe; Carlos Fernández y U n cartagenero de M a d r i d y Jaime Segura, del Club M a d r i d Manuel Bebra, Gregorio Rodríguez y Mariano Zapata, de Cádiz; Cipriano Salvatierra, Antonio Gómez y Joaquín Alba, de Sevilla; M C. C Fernando Quesaday L o renzo Alonso, de Granada; Laurentino de la Justicia y Antonio de Alba, de León; D V. Iglesias y L u i s Echaleu y señora, de Bilbao; Grupo Ajedrecista de Paredes de las Navas, de Palcncia; José Cañete y R a món Alfar. o, de Córdoba; Leopoldo Pereda y V G. S. de Santander; E Zbarsky y Ra- món Fernández, de F e r r o l Juan Douninaque, de Salamanca; Lorenzo Laguna, de Toledo; Peña Ajedrez Alboraya, de Valencia; Manuel Serrano, de S o r i a José María Arnau, de Cartagena; Pablo Suárez, de H u e l v a Eduardo Sánchez, de Granada; Antonio López, de V i g o José Tomes, de Zaragoza; Rafael Pascual, de Castellón; Jaime Farré, de Lérida; Miguel Montesinos, de Segovia; Aurelio del Fresno, de Oviedo; Casimiro D i z de Orense; Andrés Guerra, de Z a f r a Joaquín de la Llave, de Guadalaiara; Rubido, de Ramallosa; H i e rón, de TMoreña; Emilio- Carrera, de Posada de Llanes; A R. A dé Morón; Pedro P i nar, de B l a n c a Miguel Botella, de A l c o y A L l Ponte, de L a Esperanza; Juan M a clas, de Monda- Gonzalo de Erices, de 6 a ravaca; Basilio Vázquez, de Saldaña; F r a n cisco Arlaban, de Lodosa; Rodrigo Rodríguez, de Llanes; U n o del Grupo Ajedrecista del Ateneo Obrero, de Gijón; Eduardo González, de Puebla de la Calzada; Justo Santos, de Talavera de la Reina; Cándido Solís, de A v i l e s Guillermo Ruiz, de Jerez de la Frontera; José María Gallardo, de Villamteva de la Serena; Miguel Gómez, de M o n t i j o H i l a r i o Rubio, de Falces; Rafael Pardo, de Los Nogales; L Gómez, de Caudete; Juan Cabello, ele M i n a Herrería José Manzanera, de Redobán; José M a ría Morellón, Juan Banegas.