Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Klérhpere, se ha convertido en fortaleza tíe. las modernas tendencias musicales. L a sala de espectáculos fué, asimismo, totalmente renovada en- 1922 bajo la dirección del arquitecto Oskar Kaufmann. P o r su severidad de líneas y la afortunada combinación ¿los colores caoba y plata, el efecto logra; o es, a la vez, de extraordinaria sencillez y suntuosidad. Entre las tres escenas aricas de Berlín, la Opera Municipal, de Charlottenburgo, es la de carácter más, popular. Verdaderamente espléndido es el ediiicio, obra de Schinkel, en que se encuentra instalado el Teatro Nacional de la Comedia Staatlichcs Schauspielhaus Este teatro y el teatro Schüler, de Charlottenburgo, están subvencionados por el. Estado prusiano, y tienen la consiguiente obligación de dar en sus programas atención y culto preferente a las obras del teatro clásico alemán. Interesante es asimismo, entre las instituciones teatrales berlinesas, el llamado Teatro Popular Volksbühne cuya soberbia sala de espectáculos propia, con la inscripción- programa en la fachada E l Arte para el Pueblo fué construida en 1914 según planos de Oskar Kaufmann. E l teatro es capaz para 2.000 espectadores, y la Volksbühne dirigida por K a r l Heinz Martin, cuenta hoy con más de 60.000 socios. L a sala de espectáculos mayor de Berlín es, sin embargo, la Grosses Schauspiclhaus o Gran Teatro de la Comedia, en la cual, dicho sea ele paso, sólo se representan desde hace algunos años operetas y revistas montadas a todo lujo por el genial director de escena E r i c Charell. L a construcción de este teatro, en el lugar ocupado hasta 1919 por un gran circo, fué idea de M a x Reinhardí, en colaboración con el arquitecto Hans Poelzig. Sigue a la Grosses Schauspiclhaus en orden de magnitud la sala del nuevo teatro de variedades P l a z a construido en 1929, utilizando al efecto la mitad de la nave central de la hace años abandonada Estación del Este. Entre las escenas de variedades de Berlín, la más famosa es, de todos modos, el Wintergarten con su célebre cielo estrellado que, por respeto a la tradición y en homenaje a la eterna ingenuidad del público, los arquitectos renovadores de 1928 no se atrevieron a quitar. E l Wintergarten es, además, la única sala de Berlín r onde los fumadores pueden entregarse a su pasión durante el espectáculo. Queda para el final el capítulo de cinematógrafos. Berlín es una de las capitales cinematográficas de Europa y del mundo. De los talleres de, Neubaberlsberg, Staaken y. Tempelho. f salen todos los años un gran número de películas. N o es extraño que Berlín cuente también, por tanto, con un nutrido público de cineastas. P a r a satisfacer sus gustos y apetitos, cuenta la capital de Alemania, por otra parte, como ya hemos dicho, con 379 cinematógrafos, de los cuales 30 de ellos pueden ostentar, sin exageración, el nombre de palacios. N o menos de 2.207 espectadores encuentran cabida en el más vasto de los palacios cinemator gráficos de Berlín, el Ufa- Palast am. Zoo situado en el centro del barrio Oeste berlinés. A poca distancia se encuentra el Gloria- Palast, el más elegante de los cines berlineses, cuya sala, en estilo L u i s X V decorada con grabados y alfombras de gran valor, es un verdadero estuche. Algunos de los grandes cinematógrafos berlineses- -así, por ejemplo, el Capítol construido por Poelz i g el A t r i u m el U n i v e r s u n obra de E r i c h Mendelsonhn, y el Titania- Palast de los arquitectos de Dusseldorf Schofíler, Schlocnbach y Jacóbi- -son a la vez interesantes manifestaciones del llamado moderno estilo arquitectónico alemán. E l teatro y la arquitectura se han confabulado en muchos Vasos para dar a Berlín su sello de modernidad inconfundible ALMAN A B C E N N U E V A YORK L a ópera sintética será una revolución en el arte musical, r e s o l viendo un problema estético de excepcional importancia E l director de la Orquesta Sinfónica de Fila delfia, Leopoldo Stokowsky, ha dado una conferencia que está siendo muy discutida en los Laboratorios Telefónicos de Bell, con motivo de la séptima reunión de la Sociedad Acústica de América. E l asunto de su conferencia, que en estos días se comenta apasionadamente, se tituló Nuevos horizontes en la música E l tema desarrollado fué la demostración de que se hace necesaria una ópera sintética en la que las voces de los cantantes, impresionadas en discos perfeccionados, las pueda oír el público, sincronizándolas perfectamente con la acción pantomímica de actores y actrices, cuya estética no destruya la ilusión del público E l doctor Stokowsky dijo, entre otras cosas: -Actualmente, la ópera, si constituye un. placer para el oido, es un sufrimiento para la vista. Tomemos Tannháuser, por ejemplo. Venus, la mujer más bella del mundo, utiliza sus encantos para desviar, tentadoramentc, la v i r t u d d e Tannháuser. Pero, por desdicha, casi siempre las damas que representan el papel de Venus comen, o muchos spaghetti, o mucha sauerbraten, y pesan muchísimos kilos. Pueden cantar como ruiseñores, pero parecen elefantes. P o r poderosos que sean los esfuerzos de la imaginación, no hay manera de creer, ni por un minuto, que aquello pueda ser Venus. -Podemos pedir a la distinguida señora que coma menos spaghetti? Sería mucho pedir. ¡Pero no es necesario! L a electricidad va a realizar el milagro. Impresionaremos su voz en un disco y buscaremos una bellísima mujer, joven, en la que el público pueda creer realmente, al contemplar su plasticidad, para convencerse de que aquella criatura maravillosa puede ser Venus. Después sincronizaremos la voz, impresionada en el disco, de la cantante elefantina y la mujer joven de cuerpo tentador, y crearemos la ilusión perfecta. A h o r a estamos ensayando estos métodos en Filadelfia. E n estos instantes se trata de un experimento, pero muy. pronto esto será un hecho indiscutible... Las perfecciones modernas que se obtienen en el registro de los sonidos permiten esperar que éste será uno de los muchos nuevos. horizontes que se están abriendo a la música. Efectivamente, la idea expuesta por el doctor Stokowsky obedece a una necesidad que el público está sintiendo en estos últimos años. Estamos en el momento del sex appcal. Las giris esculturales, maravillosas, que los teatros de Broadway exhiben, r i n diendo a la majestad augusta de la Natu- raleza el culto del desnudo, ya que las líneas perfectas de los cuerpos armónicos de las mujeres jóvenes que hay en los Estados Unidos permiten la demostración indubitable de la autenticidad escultural, que las carnes mórbidas, revistiendo huesos invisibles, 1110- delan, como estatuas humanas, a los componentes de una generación femenina perfecta desde el punto de vista artístico que dicta la estética, confirman la posibilidad de las teorías que el doctor Stokowsky ha expuesto en Filadelfia. -Claro- -decía un americano, comentando la novedad tan discutida es perfectamente absurdo que, por muy genio que sea Sigfrido haga todo lo que hace por el amor de una mujer gorda, vieja y arrugada que, por un capricho de la- Naturaleza, puede decir cosas cantándolas con voz agradable. Seguramente si Sigfrido se da ün paseíto por los teatros de Broadvvav al salir de cualquier Burlesque Se olvida cíe su walk i r i a barrigona y se va a un speakcasy a. emborracharse con vm giH. -Pues ¿qué me dice; usted de esos tenores gordos como bolas de carne- -añadió una americana- qué inspiran pasiones a mujeres que se matan por sus grasas E l pobre Caruso tenía una voz magnífica; pero i era tan gordo, Y G i g l i ¿no es. mejor cerrar los ojos y escucharle que verle en escena, sin libertad- de movimientos, porque la faja que le oprime amenaza hacernos presenciar el espectáculo ¿fe una generosa devolución de raviolí después de un do de pecho? -Y o he, visto- -replicó un tercero- -a Romeo haciendo esfuerzos inauditos para poder- subir per, la escala que conducía a la alcoba de Julieta; porqué se congestionaba, y si no sufrió en escena un ataque de apoplejía, fué por milagro, Y cuando un. galán más o menos canoso tiene que raptar á su amor en escena y no puede cargar con ella porque pesa una tonelada? -E n cambio, como la Naturaleza equilibra sus dones a la mayoría de esas estupendas girlSj con carnes de escultura, Jes concede una magnífica carencia de sentido común y a veces una voz ronca, gangosa, de caverna escondida, que desilusiona y provoca un movimiento, instintivo, que exige taparse las orejas fuertemente para seguir gozando del espectáculo maravilloso que las líneas artísticas de sus cuerpos de estatua ofrece. Los nuevos horizontes de la música van, sin duda alguna, a crear otra nueva necesidad la manera de que los horizontes nunca se nublen, y quizá puedan ser tangibles. ADELARDO F E R N A N D E Z A R I A S AUTOCR 1 T 1 C A C o n t i g o a solas Fantasía lírica con algunos mo mentos de v o d e v i l en dos actos, divididos en siete cuadros, de A n tonio Paso y E m i l i o Sáez, música del maestro A z a g r a obra ue se estrena esta noche en la Comedia. CAMA- N o hay sainete que se convierta luego en revista. E s una obra tirando a vodevil. L a música se acerca cuando lo pide la situación. LOCIÓN R E G E N E R A T I V A g Las mujeres no figuran mariposas, ni sorbetes, n i joyas. Figuran lo que son muj- eres. Y creemos que las hay que espantan de guapas. PERFUMERÍAS Y DROGUERÍAS Una música muy melódica, frivola, lige ra, como conviene a estas noches de calor, Y una interpretación que se sale de lo comente, por lo maravillosa, en esta clase de obras. Eso es todo. Y hasta la noche, y que el Señor nos conceda dos horitas cortas. ANTONIO P A S O EL- IILIO SAEE WRS U S E CUBBS. tt. fn. BDR. ID V? Y MAESTRO AZAGRA
 // Cambio Nodo4-Sevilla