Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO SIMO 10 C T S ILUSTRAVIGÉCTA V O NUMERO DIARIO DO. SIMO ILUSTRAVIGÉCTAVO DO. ANO AÑO 10 C T S N U M E R O F U N D A D O E L i. D E J U N I O D E 1905 P O R D. TORCUÁTÓ L U C A D E T E N A LAS P E O Ü EÑ. ÁS V A N! D A D E S LAS V A C A C I O N E S PARLAMENTARIAS E l Sr. M a u r a dijo que, a pesar de todo, se impondría el buen sen- do y se concederían vacaciones. OBSCURANTISMO E n M a l l o r c a se ha celebrado, un Congreso médico de lengua catalana. (Los periódicos. P o r mucho que se defienda nuestro espíritu de la idea del ridículo, la. realidad encuentra siempre su punto vulnerable. ¿De dónde brota el ridículo con más frecuencia, sino de la desproporción entre los, medios y el fin? U n Congreso científico se convoca, generalmente, para todo menos para lucir un idioma vernáculo, más acreditado en la intimidad familiar que como vehículo de preocupaciones universales. ¿Qué se proponían esos señores? Pocos admiran tanto como yo al pueblo catalán, y sienten más simpatía por sus paisajes y sus costumbres. N o conozco, y me atengo para sostenerlo a mi experiencia personal, gente más honrada y más cordial, pese a su aparente brusquedad, que la de esta región tan desconocida y calumniada en el resto de España. E l que la fiebre nacionalista de unas minorías ávidas de dominio y de mangoneo se aproveche del candor de l a masa para suscitar problemas políticos artificiales, como si en algún momento hubiese dejado de ser Cataluña la región más atendida y mimada, no depone contra la noble civilización catalana, tan digna de respeto. Hago este preámbulo para no aparecer, en las perfidias de la polémica, como un unitario empedernido de los. que rehusan a Cataluña el derecho dé administrarse, libremente y de dar a sus aspiraciones intelectuales una orientación personal. Pero, la verdad, yo. no me atrevo a creer en una ciencia catalana, incomunicada por el muro de! idioma, de la cultura universal. D e todas las ciencias, ninguna supera a la Medicina en fragilidad. Si en biología se ha llegado a algunas adquisiciones permanentes, en todo lo demás se vive de hipótesis, que unas mueren en la infancia y muy pocas alcanzan, por su longevidad, a la categoría de axiomas. De todas las tesis medicas defendidas hace treinta años, apenas si queda alguna en pie esperando su turno de ser demolida. L o reconocen las lumbreras del arte de curar. Y se nos viene ahor a con una medicina catalana? ¡Vamos, señores! E l otro día, un clínico experto, que es, además, escritor distinguidísimo, el doctor Herrero Besada, comentaba con sin par donosura un libro en el que el doctor Ayguadé, alcalde de Barcelona, hacía el. recuento de las eminencias profesionales del P r i n c i pado. Entre la aparición de ese libro indocto y pretencioso y el Congreso de Mallorca, el nexo es evidente. E l uno y el otro son etapas o episodios de un plan político destinado a exaltar el espíritu catalán. P o r cierto, que el doctor Ayguadé. médico, a quien la política ha sacado de la obscuridad profesional, excluye de. su galería de celebridades a l a única gloría inmarcesible de que puede ufanarse Cataluña. M e refiero al doctor Ferrán. Recapitulemos: el libro de Ayguadé y el. Congreso de Mallorca son dos manifestaciones de una misma variedad: la de creer que hay climas favorables y paisajes adversos á la ciencia, y que Cataluña se baña, para esos efectos, en el mar de Tivene, que sazonó con sus sales los primeros pensamientos de los hombres. r Llegado a su primer tercio el siglo X X se da cuenta (el h o m bre) de que h a cesado de ser el amo de l a máquina para conver tirse en su esclavo, (Je suis partout. E s la máquina -en sus. rudimentos- -la Voto porque se concedan vacaciones parprimera criatura del hombre. P a r a trabajar lamentarias. Acompaña a nuestro voto el con algún fruto tuvo que añadir a sus prodesinterés de no pertenecer al Parlamento pios, medios los que la Naturaleza exterior y l a tranquilidad de que no ha de interrumle ofrecía abundantemente, aunque en la pirnos la malicia diciendo que queremos comás ruda impreparación. Corridos los tiembrar sin trabajar. Nada vamos ganando con pos, la máquina- -en la majestuosa compleello personalmente. Pero creemos que se jidad de órganos con que hoy se presenta- -impone la vacación. Y nos parece de buen lia sido la obra de que más se ha envasentido, como al Sr. Maura. E n la Cámara necido. no parece que haya unanimidad en esto de Había de qué. P o r ella todas las fuerzas las vacaciones, pero es que ía Cámara no de la Naturaleza, bravias hasta el espanto, puede prescindir de ía oposición. Hace falta poderosas hasta más allá de toda imaginauna tregua, un descanso. Cada día se acención, destructoras en su desorden, rindiétúa más la necesidad. Recientes sucesos lo ronsele, mansas y domesticadas, sin perder recomiendan. N o pueden ser achacables, sino un ápice de su ingente poderío. P e r ella se; a que se ha, llegado a un límite de elasticiconvirtieron en sus esclavas; trabajaron en d a d -Y cuando se llega al límite de elastilo más áspero y doloroso por él; quitaron cidad y se- pide. un esfuerzo más, la mateal esfuerzo, en una gran parte, la nota de ria salta. P o r no tenerlo en cuenta han ocuanimalidad; y, en definitiva, dignificaron el rrido verdaderas catástrofes. Citaré el huntrabajo humano. dimiento del tercer depósito de aguas, que Pero más aún que en estos beneficios, el informe técnico de D. José Echegaray se traducidos económicamente en espléndida lo achacó al sol. Los hombres, aunque, tenabundancia, se gozó la humanidad en lagan una fuerte trabazón, no pueden abusar complacencia que le produjo la contemplade su tenacidad. ción de su obra. Había conquistado los caUnas vacaciones parlamentarias acaso minos del progreso. E l paraíso se aproxisean muy saludables. Y o si tuviera eco maba, y la máquina seria el instrumento de en las altas esferas, diría más. Diría que se su redención. Quien no jurase por el proestablecieran, colonias, a semejanza dé las greso y por su ministro la máquina, no era colonias escolares. H a y que ver. cómo viedigno de formar parte de la humanidad. nen los chicos. Plasta se inventó una palabra despectiva Consentirlo me parece abusar del voto que se aplicaba como una hopa a quienes que les dimos- y que. se lo cobramos con rétímidamente oponían a la tesis optimista! a dito de usura. Se impone más generosidad. menor observación: obscurantismo. Nosotros tenemos, además, un deber de comDe pronto la inquietud invade a las genpañerismo. N o olvidemos que allí hay petes. Se observa con angustia que la máquiriodistas, compañeros nuestros, que no d i na es incapaz primero de alimentar a los cen nada por disciplina, por la abnegación que desahucia luego a sí misma; y que la profesional, por el espíritu sufrido de la claabundancia no engendra la opulencia, ni sise: pero que si no padecen neurastenia, es quiera el bienestar, sino la miseria. Se sosque la neurastenia nunca existió. Asistir pecha que algo había de verdad en las obdía y noche a la incómoda tribuna, ser tesservaciones que a las máquinas oponían los tigos atentos de todo, escribir, sudar... Es tachados de obscurantistas. Se termina por algo que nos reclama o borremos lo que quienes dieron al vocablo su más depresivo rmecle de compañerismo en la profesión. significado, s e l l á n d o l a s o inutilizándolas. Nunca debió ser tan molesta la información ¿Qué ha pasado en la superficie de la tierra ni tan recelosa. Los pasillos deben ser difí- para ese cambio? ciles; basta con leer los diálogos, los coN o ha pasado más sino que los esclavos mentarios. Esos compañeros están necesise han sublevado, E! hombre no sujetará a tados de un descanso. O vacaciones o relevo. Pero, Y O voto por las vacaciones por- 1. a materia con la materia, sino con el esp: que creo firmemente en su necesidad. E s ritu, Perdido el espíritu, la máquina v ¡as fuerzas bravias y desordenadas de Ía Natumás descanso para iodos. U n descanso más raleza dominan al hombre. Y, lo dominan amplio, más genera Con el relevo descanprecisamente, ¡sarcasmo de las cosas! cumsarían solamente los periodistas. Con las vapliendo sus primeros designios; produciendo caciones parlamentarias descansarían los pesin descanso, produciendo sin tasa. riodista? el Gobierno y los diputados, y el ¿Es, pues, la máquina un mal? L a mápresidente y las campanillas... Sería más quina no es un nial; el mal está en el homdescanso. Lleva un siglo sin otra preocupación G. C O R R O Q H A N O a de perfeccionar los instrumentos de bajo la nefasta influencia de un teológico, moral, político y económi 11 olvido de su propio perfeccionaE l público debe leer diariamente y se ha producido lo que irremi. nte había de producirse: un desequinuestra sección de anuncios p o r ntre el espíritu, que debe ser el amo, jturaleza, que debe ser la esclava, palabras clasificados en secciones. ei resultado ha sido- -como dice G a el mundo se E n ellos encontrará, constantemen- xo -que obscurantismo. ha hundido en el v rJadero f MANUEL BUENO; te asuntos que pueden interesar e. VÍCTOR PRADERA