Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 9 DE I U L IO D E 1932. N U M E R O S U E L T O 10 C E N T S REDACCIÓN: PRADO D E SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES í DIARIO ILUSTRADO. A Ñ O V 1 GESIM O O C T A V O NUMERO 9.191 ANUNCIOS, MUÑOZ O L I V E C E R C A N A A l ETUAN, S E V I L L A LA EXPORTACIÓN D E FRUTAS A FRANCIA L a amenaza de cerrar- la Aduana francesa a nuestra exportación frutera ha surgido, apenas terminadas las sesiones del Congreso celebrado en P a r í s por representantes del comercio de productos contingentados, y cuando, por ta documentación probatoria que se aportó a esta Asamblea y pollas conclusiones que, en ella se aprobaron y que han sido entregadas ya al Gobierno francés, era de esperar que desistiera F r a n cia de seguir utilizando este arbitrio como regulador de su importación. E n dicho Congreso se ha hecho el estudio del período de diez meses de aplicación del sistema de contingentes, y se ha demostrado que lía producido graves daños. S u tínico resultado efectivo ha sido encarecer la vicia al consumidor, aparte el estrago causado en los puertos marítimos, que recogían el 6o por loo del comercio exterior y se ven ahora amenazados de ruma. U n senador, monsieur Louis Serré, presidente de la comisión de Comercio e Industria, del Senado, ha entregado al Gobierno un estudio minucioso de los mil cien artículos de consumo que se ha querido proteger con el señalamiento de contingentes, deduciendo de los hechos y c i fras expuestos que se trata de un paliativo circunstancial, creador de un desequilibrio, que constituye un alentamiento de la pereza del productor Los gremios sindicales de l a mantequería se han dirigido también al Gobierno, exponiendo el encarecimiento producido por el contingentamiento en este artículo primordial dé la alimentación del pueblo francés. E l Comité d Aetion Economique et D o u a n n i é r e ha demostrado cómo los expedidores holandeses habían constituido con los superprecios señalados a sus mercancías un fondo de defensa de su agricultura, con lo que se obligaba a los consumidores franceses a proteger- a productores extranjeros que antes, en régimen de libre competencia, obtenían un beneficio mínimo por abastecer a bajo precio al mercado francés, manteniendo la baratura de la vida de este, pueblo. Esto es, que con el contingentamiento se ha obtenido un resultado totalmente contrario- al que se esperaba. Citamos estos hechos para explicar cómo Italia, Bélgica, Holanda, Inglaterra y Suiza, países a los que, como a E s p a ñ a se ha aplicado la política aduanera de contingentes, han utilizado este poderoso movimiento de opinión del comercio francés para gestionar el t é r m i n o de esa desatinada política de aislamiento con que Francia quiere mantener en superávit su balanza dé pago. Poniendo trabas ahora a la introducción de nuestras frutas, cuando aún no llegan a los mercados sus similares del valle del Ródano, de madurez más tardía, no l o g r a r á F r a n cia, aparte el daño gravísimo que ocasionará a E s p a ñ a otra eficacia que ver encareciclo, a ú n más de lo que está, el coste de la vida para las clases modestas. E s p a ñ a sin embargo, hasta que llegó 1 momento de alarma de una amenaza de i n terrupción de nuestras exportaciones, no ha h; cho nada, para defenderse. Holanda y D i namarca, en cambio, no han cesado durante los once meses de contingentamientos ya pasados de estimular a los núcleos de opi- nión que les eran propicios de hacer propaganda, de exponer y defender su derecho, de documentar a los parlamentarios, de convencer a los indiferentes, de influir en las. cotizaciones del mercado hasta lograr el j u i cio favorable a su demanda, que se ha revelado en el Congreso de Comerciantes reunido en P a r í s E n materia económica no se puede decir que esta acción signifique mezclarse en asuntos de otro país, privativos de su soberanía. E s p a ñ a tiene en Francia organismos de carácter económico, autorizados por la ley para defender los intereses económicos que representan. Y es lástima que no se los utilice por el Gobierno y por los mismos productores- españoles para prevenir con tiempo- y contrarrestar campañas como l a que han emprendido ahora los fruticultores del valle del Ródano, estimulados, no por una verdadera necesidad, sino por un agudizainiento del espíritu nacionalista, desencadenado y puesto de moda en todos los países. tas que dirige MacDonald. También hemos visto muchas veces la constitución, de G o biernos de ancha base de coalición, porque ios problemas modernos exceden de la capacidad de un solo partido o de una sola d i rección política. Los periodistas preguntaron al Sr. De los Ríos si el Sr. A z a ñ a hablaría en la tarde de hoy para exponer ya algún criterio del Gobierno en orden de los problemas candentes del Estatuto, y contestó que no lo creía; pero. desde luego, en días sucesivos, explicará la actitud del Gobierno para que sirva de guía y base segura de discusión. Reunión de la minoría catalana. Sigue el examen de las enmiendas Bajo la presidencia del Sr. Companys se reunió en la tarde de ayer la minoría catalana. -Después de una hora de deliberación, v a rios de los diputados de la Esquerra afirmaron que la reunión no había- tenido la menor trascendencia. D i j o el Sr. Sbert que se habían limitado á estudiar las ponencias remitidas por los t é c nicos referentes a las enmiendas que la m i noría debe formular a los problemas de Justicia y Enseñanza. E n esas enmiendas se fijará el criterio del grupo catalán. Hablamos con el Sr. Companys, a quien preguntamos si las resoluciones redactadas en la reunión de anteayer habían sido y a votadas por la minoría. Nos constestó negativamente. L o s técnicos, abogados y c a t e d r á ticos, se habían reunido; pero l a minoría no t o m a r á acuerdo definitivo hasta el p r ó ximo martes. Nos interesa, le dijimos, su impresión personal respecto a la situación política y, parlamentaria con motivo del Estatuto. -Pues no me parece discreto exponerla. M e pide usted demasiado. -S e g ú n parece- -agregamos- -el Sr. A z a ña hablará el próximo martes para exponer a la C á m a r a el criterio del Gobierno en el primer tema fundamental que ha de ser examinado, o sea el de Justicia. -N o s é eso dicen. A h o r a que yo creo que ese discurso no rpuede ser pronunciado a fecha y hora fijas. H a b l a r á el Sr. A z a ñ a sí es oportuno y si las circunstancias lo requieren. E s decir, que la intervención del presidente del Consejo estará subordinada a ¡las incidencias del debate. LA S I T U A C I Ó N POLÍTICA Y P A R L A M E N T A R I A El Estatuto en la Cámara E ¡Gobierno fija su criterio, que expondrá ante Ja Cámara el señor Azaña A l llegar a la Cámara el ministro de Instrucción Pública, Sr. D e los Ríos, habló con los periodistas, quienes le hicieron diferentes preguntas, sobre el Consejo celebrado por la mañana en la Presidencia. -E n realidad- -contestó el S r De los Ríos- el Consejo ha tenido dos partes bien marcadas: una- administrativa, que figura en la referencia oficiosa, con el examen y aprobación de diversos asuntos y el estudio del- -proyecto de- ley de Congregaciones religiosas, y otra, muy política, -por haberse referido esencialmente a la situación parlamentaria, y a los debates sobre el i Estatuto de Cataluña. -E l Gobierno, como, es natural, desea encontrar fórmula de concordia entre todos los sectores; de da Cámara y- su impresión es optimista. Y o creo, por mi parte, que el próbleriía no se presenta mal, aunque considero natural que exista un forcejeo alrededor- de los temas económicos que encienden más la pasión política. H a y que advertir que nos encontramos en el período más crítico de la discusión, o sea el de las cuestiones que m á s dividen a la Cámara, como son las de Justicia, E n s e ñ a n z a y Orden público. Sobre ellas, el Gobierno tenía ya tomado el criterio, oportuno, que ha ratificado en el Consejo de hoy, y por eso la parte política ha sido breve. E l Gobierno ha tomado el acuerdo de que el Sr. A z a ñ a explique a la Cámara estas líneas directrices a medida que los asuntos lleguen al momento de la deliberación. E l buscar coincidencias entre todos ¡os sectores políticos no es una novedad- después de la guerra. E s la política que se sigue en todos. ¡os países de! mundo, y por eso hemos podido presenciar en Inglaterra una inteligencia entre los elementos conservadores que siguen a Baldwin y los. elementos socialis- La decisión del Gobierno de concretar sus concesiones autonómicas encuentra favorable acogida en los grupos republicanos A l jefe de los conservadores, Sr. Maura pareció bien el acuerdo del Gobierno de explicar a la Cámara las directrices de su c r i terio en orden, a los problemas fundamentales del Estatuto. E n t e n d í a qué ese era el camino m á s seguro para encauzar los debates y realizar un trabajo eficaz. D e l mismo parecer es el Sr. Ortega y Gasset. -Este problema- -dijo el jefe de la A g r u pación al Servicio de la República- -ha salido del campo- parlamentario para entrar de lleno en el de la política nacional, y el G o bierno debe estar atento al rumor de la calle