Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
seja; hagan también una trenza con cintas de tres colores diferentes, y, bien aplastada, cósanla alrededor del escote; veo cordones finos, que se utilizan lo mismo. Un cuello de nursonk en dos tonos Unidos por un caladito ocre, es muy recomendable: me gustaría que, para afirmar su personalidad, hiciesen ustedes montar el cuerpo sobre el cuello, sujeto por un botón. En lugar de la bufanda corriente, atada o caída, piensen en un canesú ancho, que se prolonga en largas bandas anudadas delante, cuyas puntas pasan por el cinturón y caen encima de la falda. ¿Y por qué no aprovechan ustedes los adornos militares, aplicándolos discretamente? Les indicaré una forma nueva: pasen una cinta por debajo del brazo, y hagan con ella un lazo sobre el hombro cuidando de que en las puntas tengan borlitas; recordará a los Dragones. Los cinturones suizos no son dignos de desdéh. Entre las ideas sencillas, he aquí los tirantes y el pnllóver, de lana idéntica a la falda; se ponen ambos sobre la blusa y cambian su aspecto Fíjense ustedes en dos bandas anchas, cruzadas delante y detrás; desde la cintura se estrechan; se les une un volante, planchado o en forma, encargado de ensanchar el busto, según reclama la moda. Sin esclavizarse a esta tendencia, no debemos desecharla totalmente. Con cintitas o bieses se hace una especie de rejilla, a través de la cual se adivina una bonita blusa clara. Los pnü- over, muy abiertos de bocamanga o sin mangas, son bonitos si están poco escotados; no olvidemos que los vestidos se hacen muy cerrados. Sobre un vestido estampado se puede poner una falda de lana igual en liso, abierta por delante para que se vea el. delantero estampado; esta falda marcará el tallé bastante, formando corselete emballenado; es indispensable que la falda de lana sea más corta que la estampada, y obtendremos un conjunto encantador. Para rematar vestidos de lana y darles cierto relieve, bastará poner al borde de la falda tres volantes de cinta plegada, una del color del vestido y las otras de un tono que armonice con él; hay que buscar efectos y no lanzarse hasta tener segundad de los resultados. Como todos esos vestidillos tienen gabán, con o sin mangas, para completarlos aconsejo adornar el borde con cintas plegadas que hagan juego con las de la falda. A una falda obscura se le agrega un bonito bolero ajustado o completamente suelto, eligiendo la tela entre los escoceses bonitos. Si pareciese demasiado exótica esta unión de bolero escocés con falda diferente, bastará adornarlo con tela igual a las de aquélla. Tendremos chic, pero será más fácil de llevar. Los rcriarás y las corbatas de piel pierden terreno; se reemplazan con pañuelos doblados en pico, porque el bies les presta mayor flexibilidad que cuando se doblan al hilo. Los estampados de cualquier género, muselina de seda, georgette o crespón de China, se emplean lo mismo que los lisos. Ahí también, pueden ustedes afirmar su personalidad, señoras. He tendido la escata desde el muro del colegio; tiendo a ustedes la mano, y, aunque he facilitado su escapatoria, tengo la conciencia tan tranquila, que no se turbará mi sueño. TERESA CLEMENCEAU C R E P É DE CHINA ADORNADO D E G E O K G E T T E BLANCO CON VAINICAS Y PUNTILLA. (MODELO P H I LIPPE ET GASTÓN)
 // Cambio Nodo4-Sevilla