Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO io D E J U L I O D E ig 32. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G sg. dos el homenaje que se ofrecía al benemérito Cuerpo de la Guardia civil. Exhortó a todos para que, deponiendo actitudes, cese. n las predicaciones extremistas, que sólo acarrearán males para la Patria. Terminó su alocución con un v i v a a España y otro a la República, que la gran concurrencia contestó con otrojs. también muy entusiastas, a, la Guardia civil. DESPUÉS D E L M O V I M I E N T O C O M U N I S T A DE VILLA D E DON FADR 10 UE N u e v o s detalles de los graves sucesos ocurridos. E l Juzgado fué tiroteado al practicar una diligencia. Lista de heridos. L a G u a r d i a civil desfila en columna de h o n o r ante el féretro que guarda los restos del compañero muerto en los sucesos. E n el H o s p i t a l de Carabanchel ingresan dos guardias civiles h e ridos M a d r i d 9, 2 tarde. Esta madrugada i n gresaron en el Hospital Militar de Carabanchel, procedentes de V i l l a de D o n F a drique, los guardias civiles del segundo tercio Cirilo Martín Blasco, de treinta y siete años, y de la provincia de A v i l a y Florentino Sampedro Galán, de cuarenta y dos años, y natural de A v i l a E l primero, con una herida contusa por arma dé fuego en la rodilla derecha y erosiones en la pierna izquierda, de pronóstico leve, y el segundo, de una herida por arma de fuego en el tercio medio de la cara externa del muslo derecho, sin orificio de salida, de pronóstico menos grave. L o s dos heridos lo fueron en l a refriega sostenida en dicho pueblo con los revoltosos. Lista de Jos heridos L a lista oficial de heridos es la siguiente Guardias civiles Sabino Jiménez Prieto, Francisco Plaza Ruiz, Laurentino Martínez, Cirilo Martínez Blázquez y León Sánchez Serrano, leves; Florentino Sampedro Galán, de (pronóstico reservado- Paisanos: Gregorio Díaz Maroto, leve; Domingo Novillo, pronóstico reservado; F e lipe Manzanarero, grave; Simón Ceballos, grave; Dionisio Contreras, leve; Julián Sánchez, grave; José Mazal, grave; A l e jandro Aguado, grave; José Díaz Maroto, grave, y José Díaz Maroto Aparicio, leve. L o s detenidos. Otras notas. L o s heridos Entre los casos de agresión registrados durante los sucesos, merece destacarse la de un modesto labrador llamado José Díaz M a roto, el que, cuando se dirigía a la era de su propiedad, para ver si había sido o no incendiada, como otras, fué herido gravemente de dos balazos. Otro de los heridos es Julián Sánchez Oro, perteneciente a ios revoltosos, el cual tiene un balazo en el lado izquierdo del pecho. Los médicos titulares, Sres. Madeo y C a vahia, auxiliados del practicante Sr. Maqueda, prestaron con toda diligencia sus humanitarios servicios a todos los heridos. L o s detenidos E l núme- ro de detenidos entre hombres y mujeres se eleva al de 6o. Únicamente el médico comunista y él juez municipal fueron anoche trasladados como detenidos a Quintanar de la Orden. E l alcalde, Dionisio García Vaquero, ha sido depuesto de su cargo y en su lugar ha- sido nombrado D Rufino Zaballos, de filiación radical. Las comunicaciones Como la carretera había sido cortada por dos partes, por medio de zanjas abiertas diametralmente, el coche del gobernador civil, que llegó con las primeras fuerzas de auxilio, tuvo que esperar algunos momentos, hasta que provisionalmente se logró salvar el obstáculo. E l servicio de trenes entre V i l l a cañas y Quintanar de la Orden quedó suprimido, hasta que a última hora de la tarde, una brigada de obreros, protegidos por l a Guardia civil, procedió a la reparación del puente destruido por los comunistas para impedir la comunicación. A la una de l a tarde, se lograron restablecer las comunicaciones telefónicas, pero quedaron intervenidas por la autoridad militar, para ser dedicadas al servicio oficjal. O t r o s detalles de los sucesos. E l Juzgado, tiroteado V i l l a de D o n Fadrique 9, 4 tarde. P o demos recoger hoy también varios e interesantísimos informes de los gravísimos sucesos acaecidos y que por las obligadas precipitaciones del servicio, no nos fué posible ordenar ayer. L a s eras incendiadlas por los revoltosos han sido ocho o nueve, pero donde los perjuicios han sido más cuantiosos es en una de ellas, propiedad de la señora condesa v i u da de Gavia, en la que, además de las mieses acumuladas, fueron quemados los carruajes y l a maquinaria aventadora. Cuando por la tarde se trasladaba el Juzgado para proceder al levantamiento de los cadáveres que, abandonados, se descubrieron el uno en un pajar y el otro en una cuadra, sitos en las inmediaciones de la población, se hizo contra la autoridad judicial un disparo, que la Guardia civil repelió. Ante el peligro que ofrecía la práctica de estas diligencias por el justificado temor a una agresión alevosa, se dispuso que numerosas fuerzas. de la Benemérita convenientemente apostadas en sitios estratégicos, garantizaran el ejercicio de esta función j u dicial. L a Guardia civil patrullaba con los fusiles montados y. en disposición de repeler cualquier agresión que se intentara. Las fuerzas de la G u a r d i a civil desfilan en columna de honor ante el cadáver del guardia C a b e l l o E l director del benemérito Instituto dirige a los guardias sentidas palabras. U n donativo de la S o ciedad de Labradores a la viuda del guardia. H a l l a z g o de una b o m b a L a responsabilidad del juez municipal Alcázar de San Juan 9, 11 noche. Con los interesantísimos informes que antes de mi salida, esta tarde, del pueblo toledano de V i l l a de D o n Fadrique he recogido, prosigo desde ésta mi labor informativa. Cuando el féretro del infortunado guardia Cabello llegó al cementerio, todas las numerosas fuerzas de la Guardia civil desfilaron ante el mismo, en columna de honor. Sobre el ataúd fueron colocadas cuatro coronas de flores artificiales, con sendas dedicatorias, una de ellas donada por los jefes y oficiales de la Benemérita, otra del Tercio a que pertenecía el muerto, una tercera de su compañía y, por. último, otra de las fuerzas destacadas. Terminado el solemne y fúnebre acto, el general Cabánellas se trasladó al cuartel de la. Guardia civil, en cuyo amplio patio se encontraban ya todas las fuerzas destacadas. E n presencia de ellas, el director general les dirigió sentidísimas palabras, haciendo resaltar la ejemplar conducta del soldado del Cuerpo, muerto cuando en el cumplimiento de su deber acudía, en unión de sus jefes, en auxilio de sus compañeros de A r m a D i j o que esta víctima es una gloria más para el brillante historial del benemérito Instituto, que merece, como otras tantas, el bien de la Patria. Momentos después, y en presencia del ge- neral Cabánellas, una representación de l a Sociedad de Labradores hizo entrega a la inconsolable viuda del guardia muerto de un donativo de tres mil pesetas, que la infortunada mujer, tomó en sus manos, derramando abundantes! ági imas de gratitud. También el general Cabánellas tuvo para ésta efusivas- palabras de consuelo. Diligencia de autopsia E s t a mañana, en sus primeras horas, le ha sido practicada la diligencia de autopsia al guardia civil muerta José Cabello, el cual presentaba una herida penetrante en el cráneo. L a misma diligencia les ha sido también practicada a los paisanos muertos, Ángel Qfuentes y Mónico Contreras. E l primero tenía una herida penetrante en el pecho, que le atravesaba el corazón, y el segundo otra herida también en el pecho, con gran hemorragia pulmonar. L a s citadas diligencias han sido llevadas a cabo por el médico titular Sr. Cavahia y el forense señor Carrión. E n t i e r r o del cadáver del guardia Cabello A las once de la mañana, se ha verificado el entierro del guardia ordenanza, muerto en los suecesos, José Cabello. Con el fin de concurrir al acto, llegó de Madrid, momentos antes de la hora anunciada, el director general de la Guardia civil, general Cabánellas, acompañado de sus. a 3 Tidant. es, Sres. N a r a n jo y Cuesta. Ocuparon la presidencia del duelo, además del referido general, el gobernador civil, D Juan Serrano; teniente coronel jefe de la Comandancia, D Sebastián Royo Salnazendi; juez de instrucción, D Manuel Soler Dueñas, y el nuevo alcalde, D Rufino Zaballos. E n el entierro hubo una concurrencia numerosísima, pues estaban representados todos los sectores de la población. E n el- momento de dar sepultura al cadáver, el general. Cabánellas pronunció breves y elocuentes palabras, para, agradecer a to- L a organización comunista E n los incendios de las eras tuvieron principal intervención ías mujeres. E n t r a las muchas de éstas que han sido- detenidas, vimos a bastantes que eran jovencitas de quince a diesiete años de edad. L a organización comunista de Don. Fadrique la forman unos seiscientos afiliados, más un buen número de mujeres. Tienen dé su seno establecida la Juventud Roja. Cuenta también con un servicio de espionaje perfectamente organizado, a cuyo servicio ponen una sección ciclista, que realiza la misión de transmitir órdenes y acuerdos a las organizaciones, similares existentes por los pueblos circunvecinos a V i l l a de Don Fadrique.
 // Cambio Nodo4-Sevilla