Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A S C. D O M I N G O 10 D E J U L I O D E 1932.1 EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 43. Después de que los representantes de iaá diversas potencias pronunciaron alocuciones: se levantó la sesión. LAS GRANDES CONFERENCIAS INTERNACIONALES Herriot da la gracias a M a c Donald 1 La firma del acta y el acuerdo final. Herriot da las gracias a M a c- Lausana 9, 7 tarde. Después del discurso del Sr. MacDonald, el S r Herriot, en Donald. Nuevo incidente entre e! presidente Hoover y el Congreso. nombre de todos ios delegados, dio las gra ¿Cuál será. la actitud: de los Estados Unidos? -preguntamos ayer al final de nuestro comentario sobre. los resultados de la Conferencia de L á usana- La respuesta ha va- nido en segúidá y es poco halagüeña: Washington insiste, en el cobro de sus créditossobre sus asociados en la guerra (han siempre evitado la palabra de aliados De viodo que todo el edificio penosamente construido en Lausana durante tres semanas está amenazado con derrumbarse. En. efecto, entre las potencias acreedoras del Reich existe el gentlemens f ¿í ¡reenient es decir el acuerdo entre caballeros tn virtud del cual la rcctificofi ón del acuerdo de Lausana depende de los Estados Unidos. En la nota Baljour, hace- dos lustros, Inglaterra declaró que no pedía nada más ni nada menos a sus deudores de lo que ella tenía que pagar a su acreedor: Norteamérica. Parece que. es- te puntó de vista no ha cambiado, y támp o co Francia perdonará las deudas a Alemania, en el caso de que tenga que seguir pagando sus propias deudas a Norteamérica. El punto de vista de Washington es el siguiente: Que Alemania no se encuentra en la posibilidad de pagar, es una cosa, y las obligaciones financieras de los aliados, es otra. Un hecho no tiene nada que ver con el otro. Que los acreedores del Reich se arreglen con él como puedan; pero que no sean generosos a costa de Norteamérica, que nada tiene que ver con el asunto. Aunque Inglaterra o Francia no puedan cobrar sus créditos sobre el Reich no serán tan pobres que se vean en lá imposibilidad de pagar lo que deben a los Estados Unidos. En el Senado de Washington ha sido presentada una proposición. qu- g critica al Presidente, Hoover, por su declaración que dice que los Estados Unidos están dispiiestos- a reducir sus créditos sobre sus deudores. Siempre vuelve la misma consideración: Los Estados Unidos estiman qwr si las potencias europeas son suficientemente ricas para mantener ejércitos poderosos, también deben encontrarlas sumas necesarias para cumplir con sus obligaciones financieras. Si Alemania no puede repudiar sus deudas, tampoco pueden hacerlo otros países. Se comprende que esta actitud intransigente de los Estados Unidos está llamada a destruir todos los efectos favorables del acuerdo de Lausana. Así se explica en parte que la buena noticia de anteayer no haya tenido repercusión en las Bolsas. En Lausana no se ha creado nada definitivo, es decir, que si. Washington insiste en el cobro de sus créditos, los acreedores del Reich dejarán de ratificar el acuerdo y Alemania seguirá en la incertidumbre con respecto a las sumas que se exigirá de ella. La oposición derechista encontrará un excelente tema para combatir al Gobierno y demostrar la imposibilidad de cualquier acuerdo razonable. Los países europeos han demostrado todos su buena voluntad de llegar a una inteligencia en el terreno de las reparaciones y deudas de guerra, pero son prisioneros de sus obligaciones con los Estados Unidos. Claro está que Alemania no es responsable de la actitud de Norteaméirca y por esta rasó encontrarán injusto- los alemanes el Uecho de que su porvenir financiero depende de ella. Al conocerse en Alemania el punto, de vista- de Washington surgirá un K r desencanto, que no dejará de influir en el resultado de las elecciones generales, de las que sólo veinte días nos separan. Toda la obra realizada en Lausana, todo el esfuerzo, toda la buena fe, habrán resultados estériles. cias al primer ministro inglés por haber ¡dirigido los debates con una autoridad y una elevación de espíritu, a las- que rendía homenaje. E l Sr. MacDonald- habió por última vez dando las gracias al Sr. Herriot por sus palabras y declarando clausurada- la Confe- rencia. La firma del acuerdo Lausana 9, 3 tarde. A las diez y cinco, MacDonald declaró abierta, l a sesión del pleno de la Conferencia, de Reparaciones, para la firma del acuerdo. H a b í a mucha con- fusión, debido- al gran número- de periodis- tas, fotógrafos y público. Sir John Simón, por Inglaterra; Germain; Martín, ministro de F i n a r l a s francés, y señor Moscognia, por Italia, leyeron una declaración colectiva, declarando que mientras se ratifica el presente tratado quedan suspendidos los. pagos de deudas. de guerra entre las naciones europeas. Después de terminar l a ceremonia de la firma, MacDonald anunció que, después de la Conferencia de Lausana, se establecería un Comité para entender en las reparaciones no alemanas y de las dificultades económicas de la Europa occidental. A las once y media, ¿erminó l a sesión. -United Press. La ratificación del acuerdo depende de la actitud de Norteamérica Lausana 9, 10 noche. Independientemente de los acuerdos que reglamentadlas reparaciones y en lo. referente a la situación del: Reich con respecto, a sus acreedores, se ha firmado esta mañana entre los representantes de las potencias acreedoras un gentlemen agrément, que será notificado -al canciller, alemán. Por este acuerdo, las potencias acreedoras s. e comprometen a no ratificar n i n g ú n T r a tado concluido en Lausana, m á s que en el caso de que ellos obtengan l a reglamenta- ción de sus deudas con sus acreedores, Se especifica en consecuencia que si se; llega a este arreglo favorable, Tos acreedores ratificarán definitivamente sus acuerdos con. Alemania de manera definitiva; pero que de no ser así la ratificación de los acuerdos con el Reich no tendrán lugar. E n este caso se ha convenido que a causa de la nueva situación así creada, los acreedores consultarán acerca de la línea de con- ducta a seguir. E n estas condiciones, l a situación j u r í d i ca de los Estados acreedores será la misma: que tenían antes de l a moratoria Hoover. 1 Lausana 9, 5 tarde. L o s representantes de Inglaterra, Bélgica, F r a n c i a Italia, el Japón, Australia, Bulgaria, Canadá, Holanda, Nueva Zelanda y Polonia han firmado el Convenio de Lausana. Terminada la formaiidad de la firma, el Sr. MacDonald. ha hecho uso. de l a palabra, Opuestos a la cancelación de deuproponiendo a l Sr. Theumis para presidir u l a comisión de Reparaciones, n o Orientales, das de guerra y a l Sr. Gecrges Beunet, para presidir la Washington 9, 8 noche. E l ministro di comisión de Reconstrucciones de la Europa Estado ha publicado una nota diciendo que Central y Oriental. considera el acuerdo de Lausana como un gran dado para la resolución del proLa firma del acta y el acuerdo blema pasolas reparaciones. de final L a nota deja entrever que los Estados Unidos se mostrarán opuestos a 1. a cancelaLausana o, 11 mañana. E n l a sesión pleción de deudas de guerra a que son acreenaria de la Conferencia fueron aprobados, dores. sin discusión, el acta final y el acuerdo con Se refiere a la moratoria de Hoover de Alemania. 1931, que indicaba que cualquier acuerdo o E n l o que se refiere a las medidas de arreglo de la cuestión de las deudas de E u- transacción relativas a Alemania, el canropa a América tendría que ser adoptado ciller von Papen ha precisado que en el caso a base de la capacidad de pagos. -United de que n o fuera ratificado e! acuerdo final Press. con Alemania se reuniría una Conferencia antes de entablar acción alguna. Los representantes de Rumania, Grecia y Nuevo incidente entre el presiPortugal han declarado que n o podían firdente Hoover y el Congreso mar los acuerdos sin consultar previamente Washington 9, 8 noche. L a cuestión dé a sus Gobiernos. las deudas de guerra Ija provocado un nuevo E l acta comprende. incidente entre el presidente Hoover y el Primero. U n a declaración. Congreso. E n el Senado se ha presentado Segundo. E l acuerdo con Alemania. una proposición incidental en la cual se preTercero. U n acuerdo sobre las medidas gunta al presidente de la República quién de transacción relativas a Alemania. le ha autorizado para decir que los Estados Cuarto. U n a resolución concerniente a Unidos están dispuestos a reducir las deudas las reparaciones n o alemanas, proponiéndose debidas a los Estados Unidos por las nael nombramiento d e u n Comité de estudios ciones europeas. y l a suspensión de los pagos hasta el día 15 de diciembre. Varios senadores han repetido ya la conocida tesis de que, aunque Alemania no Quinto. U n a resolución proponiendo las medidas preparatorias para la solución de las pueda realizar pagos de reparaciones, los dificultades por que atraviesan l a Europa deudores de los Estados Unidos sí pueden centra! y oriental. í hacer efectivas sus obligaciones, siendo prueba patente de este aserto el hecho de que Sexto. U n a resolución que contiene las bases de una conferencia económica y finandichas naciones inviertan nuevas cantidades ciera mundial. en armamentos. -United. fáess v