Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Corridas de toros drías rcscs. El ganado pocos hombres de buena voluntad, desde el capitán Iglesias con sus grandes empresas, hasta yo mismo, infeliz francotirador, acabemos por devolver la conciencia histórica y el sentido geográfico que tuvo en tiempos. Conciencia y sentido hoy secuestrados. FEDERICO GARCÍA SANCHIZ Pamplona. París, julio. OPTIMISMO H a y que ser justos. U n a de las pocas cosas que tendremos siempre que agradecer al cambio de régimen, quizá la única, habrá sido el haber conseguido despertar al pueblo español de la apatía política y ciudadana en que ha vivido tantos años. Esto es un hecho real. e innegable, Hace unos años sólo sentían ¡a política los que de ella o alrededor de ella vivían. Y la sentían en pequeño, en mezquino, en io que pudiera interesarles. S i algún hombre publico de buena fe alzaba su voz para hacerse oír de todos los españoles, sólo conseguía remover los entusiasmos y los apetitos de los afines y exasperar la indignación de los contrarios. Unos y otros eran los menos. Una cantidad despreciable por el número en relación con la masa nacional que vivía su vida industrial o agrícola, proletaria o de lujo, sin importarle un bledo de lo que ocurría en el campo de la política. Únicamente cuando sus intereses les obligaban a acercarse a él, siempre para pedir o exigir algo, lo hacían de mala gana, con recelo, y volvían a alejarse con manifiesto júbilo, una vez logrados sus fines o desengañados de sus pretensiones. Muchos hombres sesudos e influyentes en distintos órdenes de la vida nacional tenían a gala poder decir: Y o no pertenezco a ningún partido. Y o no he sido nunca político S i n darse cuenta de que ese vacío que ellos dejaban en la vida administrativa del país venían a llenarlo, con sus voces y sus predicaciones sin contradicción; sus más terribles enemigos. nín. El valor y la alegría de los navar as se reflejan en estas escenas del encierr, de Santa Colonia lidiado en la corrida c prueba entra en la plaza. peran como nunca, y cuanto más violento Esto se acabó. E l trallazo del 14 de abril es el ataque, mayor la ovación y la devoy los latigazos subsiguientes, que no han ción del público oyente o lector. sido n i escasos n i espaciados como para poderlos olvidar, han sacado a las gentes de Y eso que las circunstancias no han persu imbécil indiferencia, y hoy el que más mitido hasta ahora que llegue a todos los o el que menos discurre sobre la cosa pú- rincones de España esta campaña tardía, blica y la juzga con distinto criterio, pero pero segura, que se ha iniciado con tanto con evidente interés. Y o siempre he creído éxito. Pero es tal la fuerza de la opinión en el buen sentido innato de los españoles. latente; que al calor de ella, y a pesar de Y si tuviera alguna duda, lo que viene oculas alambradas que se han puesto a la oporriendo habría acabado de disiparla. sición, van surgiendo los pulmones y los redaños que antes se echaban de menos, y la Y a sé que se me hablara en seguida de lo palabra cunde, y la idea se propaga, y el que ocurrió en las famosos elecciones munimedroso va levantando la cabeza. cipales. E n efecto. Ese día, la gran masa, neutra hasta entonces, retraída hasta ese Así tenía que ser y así es, y. así será. Sólo día, no demostró, al votar como lo hizo, ni unos aciertos rotundos, que han faltado por instinto de conservación, ni sagacidad pocompleto, y un exquisito espíritu de justicia, lítica. Su debut en la vida pública fué deque no se ha visto aparecer, hubieran podisastroso para ella. Pero tiene, una disculpa. do remediar los estragos imprescindibles de E s a masa había sido trabajada por la Prenuna aventura precipitada desde tantos punsa y por la propaganda oral, estúpidamentos de vista. Ño importa que los más i m te consentida y alentada, hecha por un grupacientes, que suelen ser los que menos h i po de hombres audaces y apasionados, de cieron antes, y ahora encuentren que esto mejores o peores intenciones, que eso su conva muv despacio y todo les parezca poco. ciencia es la que tiene que decirlo, y que no Se anda, se adelanta y se ganan todos los encontró enfrente ni un contradictor ni días posiciones con mayor o menor estréuna campaña paralela, salvo minúsculas expito. Cada voluntad que se suma, cada encepciones, que contrarrestara debidamente tusiasmo ajeno que se apaga, es una trinaquellas predicaciones, que tenían además la chera más para la batalla ciudadana que ventaja de halagar pasiones y apetitos. L a hay que dar y hay que ganar. A los que rio masa neutra era un isidro de la política, y. hacen sino- contemplar el panorama y critipagó la novatada. Es raro el paleto a quien car desde sus cómodas posiciones, y piden no le ocurre algo parecido en su primer viatodos los días la cabeza de Fulano o las enje. Pero al siguiente no hay quien le engañe. trañas de Zutano, lo único que se les puede aconsejar es que se, callen. Estos exigentes Y cuanto mas le hayan timado ¡a primera paralíticos son muy graciosos. Todo lo que vez, tanto más avisado andará en lo sucesivo. hacen los demás les sabe a poco. Pues maPues esto es lo que viene ocurriendo desde nos a la obra, por su cuenta, que su cuerpo entonces en España. L a gente ha aprendido es suyo, o a callarse. Todo, menos estorbar. mucho. Fueron tales las promesas y tan distintos de ellas ios resultados, que nadie Porque se necesita. estar ciego para no quedó contento, y muchos, escarmentados. ver cómo han cambiado las cosas en une E l desengaño ha sido tan hondo y tan ejemmeses y lo que ha aprendido en poco tiemplar, que se da el fenómeno curioso de que po un pueblo que hace poco más de un año aquella masa, antes indiferente, hoy siente parecía irremisiblemente destinado a converdadera avidez por escuchar la palabra vertirse en un pacífico conejo de Indias de que guía, y la idea que educa, y la voz que unos inconscientes aficionados a las expeprotesta, y desborda los locales donde sueriencias de cirugía política. nan esas voces y devora los periódicos sensatos, que. antes languidecían, y hoy pros
 // Cambio Nodo4-Sevilla