Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 12 D E J U L I O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. -PAG- 16. Invita á los castellanos a comprender y, amar a Cataluña, y a la vez dice a los cata lañes que no deben pedir con intransigencia, insubordinación y dolor, sino que deben saber esperar, ¡porque vale más merecer los derechos que tenerlos. Deben aceptar lo que se les dé, cuidándolo y purificándolo para evidenciar su capacidad. La ¡República- -termina diciendo- erí nombre de un ideal común, ise dispone a constituir un Estado nuevo, un Estado europeo del sígíc. x x que ha de señalar un camino nuevo también. EL Sr. Domingo fué aplaudido en varios períodos de su discurso y al terminar. N o hubo, sin embargo, verdadero entusiasmo y así lo reconocían luego algunos significados, radicales- socialistas que asistieron al acto. A la salida, en los alrededores del teatro, había numeroso público, pero en actitud de curiosidad. E n el. Alcázar, el ministro de A g r i c u l t u r a fué obsequiado con un banquete de 300 cubiertos, al que asistieron, además de los r a dicales- socialistas, representaciones socialistas y radicales. E l Sr. Domingo, al brindar, aludió al his. tórico Alcázar, como último, baluarte de l a libertad castellana, y. dijo que ahora es el baluarte de l a democracia, ya que no es posible la democracia sin la autoridad. También se refirió, a la misión, que debei desempeñar el Ejército dentro de la República, y puso como modelo de militares ai Foch y Joffré, diciendo qué estos generales, a pesar de ser monárquicos y católicos, fueron fieles á la República francesa. y, su l a i cismo. A las cuatro de üa tarde el ministro de Agricultura emprendió el regreso a M a d r i d se pretende crear? Será como sea España y para eso hay que tener en cuenta las características espirituales y los valores técnicos del país; es decir, que requiere atender también a las regiones para que no se pueda prescindir de sus diferentes modalidades en ei empeño- de c- nstruir un nuevo Estado. España no ha de ser lo que venía siendo, sino lo que era antes de las dinastías austríaca y borbónica. E n Cataluña se alzó una voz, que ya percibió Canalejas, quien opinaba que el problema había de resolverse mediante una descentralización administrativa. Más tarde Maura vio en ello un proL a recaudación del primer semestre de blema regional que querír. resolver, pero que éste año económico supera en 53 millones a no resolvió. L a Dictadura prometió también la ds igual período del año anterior, que una solución: al problema; pero, lejos de esto, fué el semestre de las turbulencias revoludio lugar al nacionalismo, haciendo que los cionarias. V a pues, en buen camino y acaso catalanes se desinteresaran de los problemas logre reponer las cifras excelentes de los españoles para pensar sólo en que eran caejercicios anteriores al 31 y al 30. L a nota talanes, y D Alfonso, en fin. dijo que, aundel mimstro advierte que no ha incluido en que descendiente de Felipe que quitó las los ingresos el importe de la emisión de libertades a Cataluña, sería para él un honor Tesoros, cosa muy atertada, porque la deucumplir sus compromisos; pero atacó los anda es u n gasto a pagar y va siempre al helos catalanes y se produjo el separatismo. pasivo. N o hay nada que incube tanto la desespeH a y en los ingresos realizados un défiración en los hombres y en los pueblos como cit de 165 millones con relación a los. gasdarles la razón desde el Poder y convertir tos presupuestos, y no sería justo atribuirlo esa razón en arma para combatirlos. Y a a! recargo de los tributos, fáciles todavía en Salmerón requirió a los catalanes para que el primer semestre, porque la reforma sólo se sumasen al movimiento republicano, en ha empezado a regir en el segundo, interés de sus legítimas aspiraciones regio 0 ¡ttM I V) nales. Llegó 1930, los republicanos volvieE L P R O Y E C T O D E E S- ron a acercarse a ellos con ei mismo requerimiento y con el pacto de San Sebastián se T A T U T O C A T A L Á N A N- les volvió de cara a España, se fundieron sus revolucionarios con los del T E L A O P I N I Ó N N A- país sentimientos traer la República y sé conentero para trajo el compromiso de llevar el problema CIONAL de Cataluña al Parlamento, Conferencia de d o n M a r E l Estatuto no ha de desarticular ni romper la unidad española. Cataluña no siente celino D o m i n g o en T o- anhelos de separarse de ella. S i Cataluña i n tentara romper esa unión quedaría corrió un ledo islote aislado en un rincón del país. Cataluña aspira a desenvolverse con vitalidad pro- Toledo i r 5 tarde. E n el teatro Rojas pia para enriquecer la vitalidad dé España. dio ayer su anunciada conferencia sobre el Pero debe en: cnderse por unicad nacional, Estatuto catalán el ministro de Agricultura, 110 los vínculos burocráticos que unen a las p Marcelino Domingo. ípíovinciás y ant: f: án la vitalidad de la raza Asistieron los diputados Sres. Ballester, y la ciudadanía, sino la unidad fecunda que Palomo, Salmerón y José Villarrubia, el gorespeta las variedades y matices regionales bernador de Salamanca, representaciones de consagrados por la Historia. diversos. Comités radicales- socialistas de la A s í España podría ser una gran potencia, ¡provincia, etc. histórica de las más prestigiosas del mundo, A l a llegada del ministro las autoridades por su tradición, por su riqueza y, sobre adoptaron bastantes precauciones. todo, por su idioma, y dentro dé España CaH i z o l a presentación del Sr. Domingo el taluña será un pueblo romántico, la poetisa, diputado por Toledo Sr. Ballester. la forjadora de la obra. E l ministro de A g r i c u l t u r a comenzó d i Estimulando, en suma, las variedades reciendo que reconocía la responsabilidad de gionales se restablecerá la. unidad nacional hablar en la hora crítica actual en Castilla, que el antiguo régimen había roto sobre el problema del Estatuto catalán. N o Negó que la concesión del Estatuto conses un problema- -afirmó- -planteado por la tituyera la desmembración de España, y. cita República; lo planteó la Monarquía y lo ha al efecto el c- -so de Suiza en el año 1874, heredado la República como conflicto, y cuando fueron reconocidos los cantones, que quiere resolverlo. hicieron de ella uno de los Estados más flo; Con el tránsito de la Monarquía y l a Rerecientes de Europa. Tampoco se ha despública contrajeron los españoles una gran membrado Alemania, cuándo se constituyó responsabilidad: la de construir un nuevo en Federación; ni Méjico, cuando se hizo Estado. Costa, al hablar de lo que, había de República federal. Se desmembró a España, ser España, dijo qué había de reconstruirla cuándo por conveniencias de un Rey romy europeizarla. Convencida la República de pieron Portugal y España y se desmembraesta necesidad, lo primero que hizo fué abrir ron de ella las colonias americanas, cuando el Parlamento a los españoles, el derecho de fueron desatendidas. soberanía que habían perdido; luego proE n apoyo de esta doctrina invoca testimulgó una Constitución que diese a los hommonios de Pí y Margall, de Salmerón, que bres todos estos derechos y capacitase a los acaudilló el movimiento de solidaridad cataespañoles jurídica y políticamente para colana, y de Costa, que decía que antes de laborar en la obra de reconstrucción y euroeuropeizar a. España había que reconstruirla. peización de España. Pero no basta, sino que Recordó el movimiento de los comuneros hubo que establecer el derecho de ios M u n i de Castilla en defensa de sus libertades, y cipios, estrangulados en el antiguo régimen. dice que fueron aplastadas sus aspiraciones, A esto contribuye también la reforma agracomo después, las de Aragón y Cataluña, y ria, que restituirá a los Municipios sus deconfía en que se llegará a decir a los puerechos a los bienes comunales, para que blos americanos que España desea una gran tengan independencia y soberanía econóunidad imperial, que sea ejemplo de, respeto mica. ¿Cómo va á ser este nuevo Estado que I a los pueblos y. a los Estadosi fectamente los que conozcan el Código, no sabemos que se haya producido todavía ninguna diligencia. Otros procesos podríamos citar de los que contribuyen a obscurecer el deslinde entre lo judicial y lo gubernativo, ya por la acción que legítimamente corresponde al Gobierno representado en los tribunales, ya por la obligada atención que los funcionarios de la Justicia lian de prestar al precedente de aplicación de la ley de Defensa y a la doctrina sentada y aprobada en las Cortes acerca del particular. T r i g o s hierro y algodón e n el arancel Una nota de la Asociación de Agricultores de España Recibimos l a siguiente nota: L a Asociación de Agricultores dé E s paña ha conocido pof el Diario de Sesiones de las Cortés Constituyentes él discurso pronunciado por el diputado Sr. V a l e r a el día i. del corriente en defensa del E s t a tuto catalán, en cuyo final se hacen estas manifestaciones: insidiosamente se ha d i cho fuera de aquí, y habilidosamente aquí, que si detrás del Estatuto no habrá, un problema de protección, arancelaria y mási adelante añade: E s verdad; tal vez, no digo que no, haya un problema de protección arancelaria en favor; de esa -u otra región. E l arancel es para todos; todos pueden cobijarse bajo su sombra y trabajar y prosperar en las industrias que el arancel protege; pero el arancel no es sólo para Cataluña; hay otras regiones que también tienen la protección arancelaria. T o dos sabemos, por ejemplo, que hay; -tasas, qué hay prohibiciones de importación en. materia triguera, qué lé representan al español más de m i l millones de pesetas al año, que paga en carestía del pan, en sobreprecio del producto... Creía esta Asociación, que si no en esa misma sesión, al continuar la discusión, del Estatuto, alguno o algunos otros señores diputados recogerían estas manifestaciones en el Parlamento; pero terminada la totalidad y habiendo transcurrido ya unos cuantos días, considera de su deber poner las cosas en su lugar. E l arancel es para todos. Debía ser para todos- -decimos nosotros- Nos costaría muy poco trabajo probar que desde hace muchos años casi nunca ha regido coa plenitud de eficacia respecto del trigo t a les y. tantas han sido las alteraciones que