Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A E C. M A R T E S 12 D S JULIO D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 41. posado. Mata de una estocada y media buena. (Ovación y- oreja. Ortega la tira, y desaparece rápidamente de la plaza sin esperar los apjausos. I Este toro era también de Pérez de la J Concha. EN VISTA A L E G R E Una novillada aburrida Dícese que el mejor marco para una fiesta de toros es una tarde de sol y de bullicio. S i así es el domingo sobró marco en la plaza de Carábanchel, que fué un hervidero de sol de broncas y de polvo, aunque la gente apenas logró llenar media plaza. Sobró marco y faltó asunto en el ruedo. E l ganado era de Antonio García y Pérez de Guzmán, antes Buenabarba, y fué manso en general. Con un buey hubo de habérseles el primer espada, Ricardo González, que demostró a ratos que no en balde había pasado poll a Universidad, aunque las condiciones del elefante que le tocó en suerte le impidieron todo lucimiento con la capa. N o así en su segundo, al que dio unas magníficas verónicas templando como un maestro. Con la muleta tiró a aliñar y se hartó de pinchar. Con el segundo del lote, también manso y aplomado, intentó unos cuantos pases por bajo para acabar con un pinchazo y una estocada ladeada, que surtió efectos al cuarto de hora. Palomino tuvo nue luchar también con las aficiones salta- riñas de su primero, al que recetó de salida unos buenos lances de capa muy apretados, y moviendo los brazos con gran estilo. Con el trapo rojo empezó valiente, muleteando de cerca y por bajo, para hacerse con el bicho, siendo encunado al querer ligar un pase por alto, sin consecuencias. Después de tres pinchazos registramos una estocada entera- un tanto delanterilla, que mató sin puntilla. Se oyeron palmas. E l segundo de Palomino fué un novillo de algo más nervio, que llegó a apoderarse del ruedo, poniendo en fuga a infantes y j i netes. Vimos después unos lances artísticos con la capa, y como el bicho no tomará ninguna puya, por exceso de arrojo de piqueros y ayudantes Palomino tomó las banderillas, colgando un par abierto. Con la franela hizo una faena serena e inteligente, que hubo de mejorar con una estocada, entrando muy bien, que se repitió con una final, hasta el puño. E l Parrao nada hizo con capote y muleta. Degolló a su primero y mató de una entera al último- -tras sendas faenas movidas- y este fué todo el aburrido festejo. -M. R. EN BARCELONA Seis de d o n V i c t o r i a n o A n g o s o para M a r c i a l Lalanda, E n r i q u e T o r r e s y D o m i n g o Ortega Barcelona i r 11 mañana. Plaza M o n u mental. L a entrada un lleno. Primero. De bonita estampa. Lalanda lo fija can unas verónicas formidablas, tres de ellas maravillosas, que remata con un lance, rodilla en tierra. (Ovación. E n el primer quite, M a r c i a l que viene con enormes ganas, le da cuatro lances más, arodillado, que despiertan enorme entusiasmo. (Ovación. Torres, en su quite, da un lance apretadísimo, y, al echarse el capote a la espalda, para filigranear, el toro lo engancha y lo cornea, derribándolo. L a cogida es de emoción. Torres es retirado a la efermería, en brazos de las asistencias, con visibles muestras de dolor. Ortega torca en otro quite de frente y por detrás formidablemente, y Lalanda remata el tercio con el quite de la mariposa. (Ovaciones. A petición del público, Marcial coloca tres grandes pares de banderillas. (Ovaciones. Brinda Marcial al público, y como se encuentra el animal quedado y gazapón, le hace faena dominadora, aguantándole mucho, que, además, tiene el mérito de la brevedad. Mata de una buena estocada y descabella a la p r i mera. Se e aplaude mucho, pero los exigen- tes protestan porque la faena no fué de lucimiento. Sale Torres de la enfermería. Segundo. Negro, gordito. Torres da una tanda de verónicas superiores, que remata con media. (Ovación. E l toro, muy mansote, tarda mucho para tomar las varas. Torres trastea en terreno comprometido, y, luego de sacar el toro de las tablas, da cuatro o cinco pases, para ahormarle la cabeza al bicho. Deja un pinchazo hondo, casi media al descabellar, se pone nervioso y no atina. Otro pinchazo, y al fin descabella, cuando ya había sonado un aviso. Tercero. E l toro, un buey defectuoso, origina una gran protesta. Cuando el animal había ya tomado una vara, se ordena su vuelta al corral. Tercero bis. También de Angoso. E s un animal manso y de feo estilo L a mansedumbre del bicho provoca nuevas protestas. A l fin el bicho es condenado a fuego, pues no hubo modo de que tomara más de dos varas. Con los fuegos artificiales se anima el animal y se pone aún más difícil y descompuesto. E l peor regalito de la temporada. D o mingo pincha dos veces como puede, después de unos mantazos. Después deja más de media bien puesta. E l bicho produce pánico general, y el ruedo se ve sembrado de capotes. Tres pinchazos más de Ortega. E l animal, cada vez más de i- rapuesto, se tapa, y de salida persigue. Suena un aviso. Otro pinchazo de Ortega, otro aviso, otra sangría y suena el tercer retado. Domingo Ortega se retira al estribo, y el animal vuelve a los corrales. Se pita a Ortega, pero sin ensañamiento, en atención a las condiciones del buey. Cuarto. Otro manso imposible. H u y e de los capotes y los caballos, y salta reiteradamente al callejón. Con tres varas se cambia al tercio. Se aplaude un par muy valiente de R a faelijlo. Marcial le mete la muleta en ía cara, sin conseguir que embista. L e da entonces unos pases por la cara, y mata de dos pinchazos y media buena. Quinto. Otro buey. E l primer terció es un aburrimiento. Se pica pronto. Torres sale a enterdérselas con el marrajo y, después de unos pases por tanteo, saca dos muletazos por alto, estirando la figura. Pinchazo y estocada delantera dan fin del bu; y. Sexto. De Pérez de la Concha. Se le protesta por pequeño y como, además, parece manso, el presidente, con excesiva precipi- tación, ordena su devolución a los. corrales. Sexto bis. U n toro cárdeno, gordo. Sale con gas, pero en cuanto lo corren, se declara también manso. A fuerza de porfiar, Ortega lo obsequia con unas verónicas apretadas y lentas. (Ovación. Luego, Ortega larga un farol ceñidísimo, y del segundo sale con apuros. Torres se luce en dos verónicas. Los palitroqueros cumplen bien. Aunque el toro no es una pera en dulce. Ortega va, francamente, por el desquite, y hace una faena inmensa, recreándose. a placer, que comienza con tres grandes pases por alto, y sigue después, solo. en el centro del ruedo, por pases de pecho, molinetes afarolados de rodillas, cambios de mano. (Ovación grande y música. Continúa la faena, obligando a tomar al bicho unos pases de rodillas formidables, siempre quieto y re- j 1 E N PAMPLONA, L a última de F e r i a Pamplona 11, 11 mañana. E l domingo se lidió la última corrida de Feria, corriéndose ocho toros de Encinas, a cargo ás V i llalta, Bejarano, Barrera y Noain. E l ganado, aunque alp- o pequeño, muy bravo, especialmente el séptimo, que resultó de bandera. Primero. Villalta lancea bien. Con la muleta hace faena sobria e inteligente. Entrando a volapié logra una estocada hasta la bola. (Ovación. Segundo. Fuentes Bejarano le saluda con varias verónicas buenas. Se luce en quites. Con la muleta hace una faena valiente, para cuatro pinchazos y una entera perpendicular, descabellando ál segundo intento. Tercero. Barrera, magistral con la capa y con la muleta, derrochando arte y valentía y agotando todas las marcas. Sigue al compás de la música, con faena temeraria, que levanta clamorosas ovaciones. E n tra a volapié, alcanzando una estocada i n mensa, hasta la bola, y descabellando al segundo intento. (Ovación, las dos orejas, rabo y salida a los medios. Cuarto. Noain da verónicas buenas y Villalta hace un quite superior. Noain prende tres buenos pares al cambio y luego ejecuta valiente faena, y sin hacer nada por el diestro deja éste una gran estocada, descabellando al cuarto intento. Quinto. Villalta lo torea muy bien, en dos tiempos. Con la franela roja muletea con valentía y lucimiento y receta un magnífico pinchazo y media estocada. (Ovación. Sexto. Bejarano se luce con el capote y Barrera se adorna en los quites. Hace Bejarano faena de aliño y arrea un ejtoconazo, asomando la punta del estoque por la barriga. Séptimo. L e saluda Barrera con cinco verónicas estupendas y oye una ovación. Después brinda al público desde los medios y muleta magistralmente con pases estatuarios. Sigue con la izquierda, electrizando al público, y termina su inmensa faena con un volapié y un descabello. (Ovación, las dos orejas, el rabo y una pata, y el delirio. Octavo Noain está lucido con la capa en el último tercio, ejecuta faena sobria y serena, t ara un estoconazo hasta la bola y descabella al segundo intento. (Palmas. E N LISBOA L a Serna obtiene un éxito Lisboa 11, 11 mañana. L o s toros de P i n to Barreiros, fueron bravos. L a Serna, durante toda tarde, obtuvo continuas ovaciones con el capote y la muleta, haciendo faenas muy cerca v adornado. E l rejoneador Manuel Casimiro dio la a l- ternativa a su hermano José Casimiro, siendo los dos aplaudidísimos, especialmente el segundo, que alcanzó un clamoroso triunfo. En la corrida benéfica celebrada en M o n tijo, los rejoneadores V e i g a y Nuncio obtuvieron muchos aplausos. r EN OTRAS PLAZAS Novilladas Jerez de la Frontera 11, 11 mañana. Los novillos de la Chica lidiados ayer resultaron bravos. Diego de los Reyes toreó ai primero superiormente por verónicas, y previo la. borioso muleteo recetó una valiente estocada, que le valió una ovación. E n el tercero hizo una faena inmensa, por A. Lea usted BLANCO Y I
 // Cambio Nodo4-Sevilla