Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El cadáver del aviador Infante. Clausura de la temporada hípica. Ayer llegaron a Madrid, procedentes de Barcelona, los restos del aviador español Sr. Infante, que murió en Italia. La capilla ardiente se ha instalado en Carabanchel. El domingo se celebró en el hipódromo madrileño la úlAcompañan a los restos los tíos del finado, D. Manuel tima reunión de la temporada de primavera. La yegua Moreno Sancho y D. Francisco Martínez Gómez, y los Blonde de Medmaceli, ganó el premio Valieras. capitanes de Aviación Sr es. Villas y García Veas. (Foto Días Casariego. (Foto Días Casariego. A LASOMBRA E N FLOR D E L S E N T I D O IMPERIAL ¿Restauraciones? S i en Francia, donde una República de tipo burgués, consecuente con lo fundamental de lo jerárquico, imbuida de. un conservadurismo suavemente democrático y lejos ya de las demagogias, se considera internacionaimente segura mientras el duque de Guisa toca marchas marciales en el tambor por los pasillos de su palacete de T á n g e r si en Francia, digo, donde la República se considera segura, uno de los m á s finos espíritus de las letras y de la política filosófica que sueña con la política de acción, Charles Maurras, asegura l o que asegura; ¿q u é puede e x t r a ñ a r n o s desde nuestro M e diodía ibérico el claro y decidido rumbo i m perial que acusan en estos dias los perfiles de. los designios germanos? ¿Q u é es lo que asegura Maurras? M u chas cosas, naturalmente. E n su Jinquete sur la Momrchie leo muy frecuentemente pensamientos que tienen un valor inconmovible cíe sentencias. Produce una grande alegría intelectual encontrar en el camino una men- talidad tan precisa, tan hermosa y tan clara como la de. Charles Maurras. Baste hoy una de las afirmaciones concretas, una de las experiencias maurrasianas. Esa, por ejemplo, de que el francés del siglo x x no odia a los Reyes y es lo menos republicano que se puede ser dentro de una República. Piensa uno, en efecto, si resistiría el republicanismo de un francés una República que diera al traste con su divisa, que persiguiera sus ciertas libertades de pensamiento y sentimiento, que no admitiera la polémica y la oposición; piensa uno si admitiría el sentido republicano de un francés la autoidentificacion de un Gobierno con la idea abstracta de la República haciendo buenas para su personal defensa y estabilidad las palabras famosas de E l Estado soy y o Seguramente el francés no aceptaría una capitulación a lo imperial que sale del pueblo para esclavizar a sus compromisarios, a lo imperial burqués qu no ttene las ventajas del Imperio porque ni se funda, en la selección histórica siquiera. Pero la República francesa dista mucho de ese otro tipo de República que tomo de puro ejemplo. Y ahora bien, volviendo a Maurras: si el francés no detesta a 1 Reye s, si el francés es lo menos republicano posible, ¿qué se opone a la conversión al realismo político? Por de pronto, la ausencia de conocimiento era ausencia de conocimiento de la realeza que en algunos países alcanzó hasta los mismos Reyes, Reyes caídos que desconocían, no ya porque caían, sino porque se habían alzado, Reyes que se decían republicanos sin que nadie les hiciera fijar su atención en las altas misiones, en las graves responsabilidades de la realeza. L o que Maurras dice que falta en Francia se podría generalizar a muchos países. ¿C u á n d o se ha facilitado a un pueblo bajo la Monarquía ni bajo la República un pensamiento realista? Cuándo se les ha servido en fórmulas claras, en términos escuetos, el concepto y fundamento de la realeza? E n Alemania, en cambio, el pueblo sí sabe ciertamente lo que es el Imperio. Desde el Ateneo de Madrid, y para una mentalidad a L u i s Bello, el Imperio es simplemente lo antagónico a una novela de Remarque, aquel pobre que volvió de las trincheras gimiendo porque no quería que se. pegaran los hombres. (A Remarque le he encontrado siempre un punto- de contacto con nuestro Unamuno, salvando las distancias en honor de D Miguel, y- ese punto es el de la insobornable reacción traumática ante, el dolor físico. Son gentes capaces de llenar un libro, para convencernos de que tiene mucho miedo a morirse, como si esa broma de morirse o de que lo asesinen a uno, tuviera alguna importancia para los que puedan contemplar Buestr muerte. 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla