Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
H IPISM O Los tres grandes puntales del deporte El secretario de la Sociedad. -Lleva ane- j a la misión más delicada, de indudable responsabilidad, y desde luego de mayor trabajo. Todo el peso de la Sociedad carga sobre sus hombros, y como su labor es callada no tiene para el público se relumbrón que acompaña a tantas otras y que las hace llegar hasta él. E l secretario de la Socie- dad de Carreras viene a ser, fuera por s u- puesto del Comité directivo, un anónimo trabajador del que no se aprecia en su justo valor el trabajo que realiza. E l actual se- cretario, D E m i l i o L de Letona, puede señalarse como prototipo. Perfecto gentleman, conocedor como el que más de cuanto con el deporte hípico se relaciona, inteligente, recto en todos sus actos, incansable trabajador, desempeña las funciones del cargo con esa tan acabada perfección que obliga a todos a depositar en él la ciega confian- za, seguros de que sus determinaciones están siempre inspiradas en los más firmes principios de lo justo y de lo equitativo. el starter es absolutamente irresponsable de las malas salidas, y por eso nos ha dolido lo hecho con el probo juez Sr. Mayoral. ¿P o r qué se dieron buenas salidas en estas dos últimas reuniones, mereciendo el alborozado comentario de algún cronista deporF UTBOL tivo? Sencillamente porque les dio. la gana de obedecer- a los jockeys. ¿Y qué pasará Acerca de unos rumores... veracuando no lo hagan así? ¡Fracasará el star ter! L a cuestión de las salidas es cosa uniniegos versal; sólo que fuera de nosotros no se le Barcelona 12, 12 noche. H a circulado la da esa trascendental importancia que por aquí noticia de que un empresario mejicano hale dan tantos. Y los revisteros hípicos j a- bía hecho una tentadora oferta a los jugamás dicen, de una. salida si fué buena o mala; dores Zamora, Ciríaco, Quincoces y Samidicen si el caballo tornó mejor o peor la satier, para celebrar varios encuentros reforlida lo que no es lo mismo. zando una selección contra los principales clubs de Méjico. Hubo un- tiempo en que en Francia tam Por parte de los jugadores del Madrid, la bién soliviantaba bastante lo de las salidas. oferta no pudo ser aceptada, pero se asegura L a Sociedad contrató a uno de los más reque en lo que respecta a Samitier, el asunnombrados starters de Inglaterra; tenía to estaba a punto de arreglarse. Se dice que (cuenta Jean Trarieux en su libro Si les se le había ofrecido eí desplazamiento a él chevaux pouvaient parler) una sana noción sólo, a base de un tanto por ciento en la rede su oficio, golpe de vista y un diente de H a ocupado el puesto el Sr. Letona en los oro. Pronto la autoridad de algunos jockeys caudación de los partidos que se jugaran, y momentos de mayores dificultades, de menos que a pesar de haberse llevado el asunto con dieron cuenta de la suya. N o habiendo podilucimientos, por los que l a Sociedad pasa extraordinaria reserva, Samitier estaba disdo someterse tuvo que dimitir. H o y día se desde muchos años hace. Su entusiasmo y puesto a hacer el viaje, contando con el perpueden meditar las palabras proféticas que isu fe en- lo porvenir no le permitieron n i miso del Barcelona. desmayar, n i sustraerse a las imperiosas le dirigió uno de estos jockeys al verle por Hemos procurado saber lo que hubiera de primera vez: Y o no sé cuánto tiempo estaobligaciones del cargo, y en su continua l u cierto en todo esto, y podamos afirmar que réis con nosotros; pero si por azar es m u cha contra elementos de dentro y de fuera, el Barcelona no está, dispuesto a que los jugaelio, no. daréis jamás en vuestra vida de starsi el acierto le acompañó, fué debido a que dores quebranten el descanso veraniego a su ter tantas salidas como yo he dado en la mía puso a contribución, con sus viriles enercapricho y conveniencia y a nadie se le ha aude jockey. Siento la injusticia cometida con gías, ese recto proceder que galardona la torizado, n i se le autorizará para jugar n i en eí Sr. Mayoral. honorabilidad de una persona. España n i en el extranjero, sino que, únicaY consignamos esto seguros de herir los mente, actuará con el equipo, caso de que éssentimientos modestos del Sr. Letona, por- El handicaper. Otra víctima propiciatote aceptara alguna, de las ofertas que se le que también queremos nosotros ser justos; ria, Las iras de los propietarios las sufre a ofrecen. que a tout ssigneur tont honneur. cada momento. Publicar un handicap y sentirse todos defraudados, es el pan nuestro de OLIMPiSMO El starter. -Con la verdad por delante, cada día. Todos se. creen castigados; y si que siempre a ella nos hemos debido, confeen alguna ocasión al handicaper se le escaLos representantes de España en saremos el profundo sentimiento que nos pa un caballo y lo deja suelto, no se da el causó la injusta actitud que el público tomó casó qué él beneficiado reclame; se calla como los juegos Olímpicos contra el Sr. Mayoral, hasta obligarle a re- un muerto y... a esperar. Barcelona 12, 11 noche. E l viernes salnunciar el cargo. E l competentísimo y enérdrá de Barcelona el balandrista. Sr. Amat, Dificilísima es esta misión. Reclama la gico juez de salidas, Mayoral, fracasó de la con uno de los tiradores designados para los continua atención qué es el deporte hípico. misma manera que fracasaron sus anteceJuegos Olímpicos, para reunirse en CórdoPorque, no es tan sólo a los que están en la sores y fracasarán cuantos después de él ba con los otros cuatro tiradores, y salir en ¡vengan, mientras el público no forme la fir- llegada a los que se ha de prestar la atendirección a Gibraltar, donde embarcarán con ción; a todos los participantes y (aquí hace mé convicción de que en las salidas el único rumbo a Nueva Y o r k falta la suma pericia) a lo que cada uno va responsable y el único irresponsable de Estos cinco tiradores, y el citado balanrealizando durante la carrera: caballo y cómo se realizan es el starter. drista, serán los únicos representantes de E s jockey. Y esto, que lo ve perfectmente el Dar una salida es la cosa más fácil que paña en los Juegos Olímpicos. handicaper, es lo que en tantas ocasiones le puede existir, y, sin embargo, no sucede así. decide a establecer unos pesos, que los intere ¿Causa? M u y sencilla: los jockeys no quiesados juzgan improcedentes; para ello s, quiATLETISMO ren. L a demostración es otro huevo de Co 3 zás; para el handicaper, que se dio perfecta lón. S i ios caballos han de estar parados ante cuenta de Id. jugada, no. la cinta, ¿por qué no lo están? ¿Por el starCampeonato de Cataluña Tenemos que confesar que el actual tituter o por los jockeys? S i se manda que vaBarcelona 12. Tuvieron lugar el dominlar del cargo, Sr. Marquina, no puede haceryan hacia la cinta alineados, y al paso, ¿por go las pruebas de la segunda jornada del qué no van? ¿Por el starter? Por otra parte, lo de más concienzuda manera; su misión campeonato de atletismo de España en el esas que tantas personas consideran malas estadio de Monfjuicli. salidas, son perfectamente regulares, buenas, Atafulla consiguió batir el record de esen absoluto. A u n sin esa alineación y esa L O S E S L A B O N E S D E L A C A D E- tado de salto de longitud, logrando con ello quietud a que nos referíamos, una salida es N A P f y f e particular -Admisio- la mejor marca europea de la temporada. perfecta si los caballos están cara a la cinta También se batieron el record de España nes y supresiones. -El cheque falsifiy en acción; no importa gran cosa el retrade 400 metros de vallas, cuatro por ciento so en uno o en medio cuerpo; fuera, naturelevos, c a d o -U n a confesión. -La contrapesralmente, de las distancias mínimas de los L a puntuación ha sido la siguiente: F C. quisa de Vanee. -Extraordinariamente mil a novecientos metros; y aun en éstas Barcelona, 125; Badalona, 197; C. E Girointeresantes son es tos penúltimos capí- nis, 37; A E Tarragona, 29; Club Deportampoco en absoluto. E l caballo más rápido en- ponerse en acción sacará esa ventaja que tulos de la dramática novela P H I L O tivo Español, 28; Gimnástico de Tarragotanto suele escandalizar a los no enterados V A N C E P E R I T O E N C R Í M E N E S na, 21; C. E Tarrasa, 21; Júnior, 20; Rae de cuestiones hípicas; y el tardo, quedará Deportivo, nueve; C. N ¿Rcus, nueve; rugby. Véase el próximo número dé B L A N retrasado para originar tantísimas injustas C. U ocho; U G. II. Badalona, siete; JúCO Y NEGRO. protestes que hemos solido presenciar. N o piter, cinco, y Sabadell, uao. r la desempeña a la perfección. Así lo han venido demostrando la generalidad de las llegadas en estos handicaps, en los que siempre existió reñida lucha, y en los que las distancias en la meta eran regularmente las mínimas. Procediendo siempre con esa honradez propia del caballero del deporte, el señor Marquina mereció el parabién de todos los buenos deportistas. Bien ha trabajado; justo es también que tenga, con el agradecimiento del aficionado, su más sincero aplauso. Vaya, esto por los sinsabores anejos a l cargo, -Rubryk.