Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A BC e: n l S s b o a C o n lat i n v i e r t e íe O M a v i e l q u e d a u n p r e t e n d i e n t e é m i c o a l T r o n o p o r l u g u é s t e l p r í n c i p e E l O i i a r t e JHiiño ele B r a f j a n c a matices políticos: el tradicionalista y el parlamentario. Y en las incursiones hechas por el caudillo romántico que fué Henrique de P a i v a Couceiro, unos y otros combatieron, muriendo a veces, confundido el rojo en fondo blanco de la bandera legitimista con el azul y blanco de los constitucionales. E n el movimiento para la restauración monárquica de 1919, confundidos anduvieron unos y otros. Pero convencida la parte más combativa e intelectual de los monárquicos- -el integralismo lusitano, que hace veinte años, con Antonio Sardinhá, H i pólito Raposo, Pequito Rebelo, Luis de Almeida Braga, conde de Monsaraz, X a v i e r Cordeiro, Rolao Preto y otros, d i o vida nueva e incorporó el prestigio de la inteligencia a la doctrina monárquica- -de que, bajo la jefatura de D Manuel, jamás podría venir la Monarquía a Portugal (como 110 cayera del cielo... se desligó de la obediencia al pretendiente constitucional y pasó a defender al príncipe D Duarte Ñuño, nieto del Rey D Miguel I. Después hubo varios intentos de pactos, y aunque ninguno llegó a su término, lo evidente es que el fallecido Rey D Manuel trató siempre de que su sucesor en el Trono portugués, dado el caso de una restauración monárquica, fuese el príncipe D. Duarte Ñuño, reconociendo, por lo tanto, su capacidad jurídica y política para heredar la Corona. Pero esto es un detalle tan sólo. Aunque D Manuel ne hubiese tratado sobre esa base; aunque no haya dejado indicación escrita favorable a D Duarte, la sucesión no perdería nada de su fuerza, por este motivo soberano: porque es la única. Don Duarte Nuñoja los veinte años de edad. Vamos a ver quién es ese príncipe rubio nacido én Alemania y jefe actualmente de los monárquicos portugueses, que antes contaba con los más activos, los más bravos y los más intelectuales partidarios de la Monarquía lusitana. D o n Duarte Ñuño de Braganca, nieto del Rey D. Miguel I y bisnieto del Rey D Juan V I es el descendiente, por varonía, de D Alfon. j Enríquez, el primer Rey portugués. Nació en 23 de septiembre de 1907, en Bronnbach. Tiene, ponió tanto, cerca de veinticinco años. Es hijo del finado D. Miguel, li ¡pretendiente legitimista que nunca fué llamado al Trono, y desu prima la princesa doña María Teresa de Lowcnstein- Werthejni- Rosenberg, sobrina de la esposa de D. Miguel I. L a m u e r t e de don M a n u e l II, u l t i m ó Rey c o n s t i t u c i o n a l portugués, ha venido a resolver un p l e i t o histórico, viejo, de un siglo ya, y que más de una vez intentaron resolver destacadas figuras m o n á r q u i c a s la cuestión entre las dos r a m a s de la Familia Real de los Bragancas. D e s t e r r a d a con prohibición de entrar en Portugal so pena de muerte, la parte legitimista de los B r a gancas fué a residir a l a Europa Central. Y nunca sus miembros ni sus partidarios transigieron c o n l a r a m a familiar triunfante ni con la doctrina democrática que ella representaba. Con la proclamación de la República, dest e r r a d o t a m b i é n el nieto de los que habían a su vez desterrado a D Miguel, se establecieron r e l a c i o nes entre los príncipes de las dos ramas y las demás principales fisruras de los dos El príncipe don Duarte con su madre, la princesa doña María Teresa, y. sus cuatro hermanas solteras.