Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C, J U E V E S 14 DE JULIO DE 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G de un momento a otro, y que, a su juicio, h a de ser decisivo. Pasa a defender la enmienda que se refie- -re a los derechos de asociación, reunión y Prensa. Entiende que es verdaderamente absurdo conceder tales atribuciones a l a Generalidad. (De la tribuna pública salen aplausos y palabras que no se oyen, y el Sr. Besteiro requiere a los ujieres para que expulsen a los interruptores. E l Sr. G I L R O B L E S sigue su defensa. Habla del derecho de reunión y dice que no se debe otorgar a la Generalidad la facultad de concederlo. U n catalán ¿P o r qué? El- Sr. G I L R O B L E S Porque no dejarán reunirse más que a los que coincidan con vosotros. E l Sr. L L U H I le interrumpe y le dice: Eso mismo ocurrirá en España cuando gobernéis vosotros. E l Si G I L R O B L E S N o se asuste el Sr. L l u h i E l Sr. L L U H I N o me asusto. E l Sr. G I L R O B L E S N i yo tampoco, porque estoy convencido de que todas las medidas dictatoriales hacen acrecentar l a fuerza de las derechas. De modo que ya veréis las consecuencias y pronto, y si no, ¿a que no os atrevéis a hacer unas elecciones? Ruidosísimo incidente Los socialistas increpan violentamente a l orador, y éste contesta a varias imprecaciones. E l Sr. G I L R O B L E S N i la mitad de los que estáis ahí volveréis a sentarse en esos bancos. Y eso es lo. que os duele. E l Sr. E G O C H E A G A Pero, vendrán otros que os ahogarán. E l Sr. G I L R O B L E S Y a veremos. E l Sr. M E N E N D E Z (D T e d o m i r o) Y la emisión de deuda de Calvo Sotelo y su señoría, cuyas dietas percibisteis. E l Sr. G I L R O B L E S E s o es una calumnia que no podrá demostrar su señoría. E l Sr. A L V A R E Z Á N G U L O Eso es un exabrupto. E l Sr. G I L R O B L E S Y su señoría es lo otro, sin el e- E l Sr. A L V A R E Z Á N G U L O increpa a l Sr. G i l Robles y la presidencia agita la campanilla. E l Sr. G I L R O B L E S invita al Sr. M e néndez a que demuestre lo que ha dicho, y dice que jamás tuvo que ver nada con el Sr. Calvo Sotelo. Y en cambio no fué consejero de Estado como el Sr. Largo. Caballero con la Dictadura. E l Sr. M E N E N D E Z S u señoría es un perfecto imbécil. E l Sr. G I L R O B L E S -A mi no me ofende quien quiere, sino quien puede. Pero por decoro de la Cámara debería retirar esa palabra. E l Sr. M E N E N D E Z Emito lo de perfecto, y lo digo en imperfecto; imbécil. (E l escándalo que se produce es inenarrable. L o s socialistas alientan al Sr. Menéndez, y el Sr. G i l Robles opta por sentarse. E l Sr. B E S T E I R O requiere al Sr. M e néndez para que dé explicaciones, y entonces éste declara que antes le insultó el Sr. G i l Robles. (Entre radicales y socialistas se produce una Colisión de insultos, que el presidente resulta impotente para acallar. E l Sr. G I L R O B L E S al fin dice- que al llamar calumniador al Sr. Menéndez, no hizo más que aplicar el adjetivo que merece ante la acusación que hizo. De nuevo se le interrumpe, y es el blanco de varios insultos. E n el ataque se distingue el Sr. Madrigal, que le llama idiota repetidamente. Las protestas de los agrarios no sirven para acallar los insultos de los socialistas y. radicales- socialistas. Sesión nocturna E l Sr. Besteiro abre la sesión a las once menos diez. Las tribunas están muy concurridas y hay pocos diputados en les escaños. (E n el banco azul los ministros de M a r i- na, Trabajo e Instrucción Pública. P r o y e c t o d e Estatuto Prosigue la discusión del dictamen del E s tatuto catalán. E l Sr. M A R T I N Y M A R T I N defiende una enmienda al artículo quinto, en Ja que dice: E n el número sexto del artículo quinto se suprimirá la palabra carreteras Entiende que per tratarse de un servicio del Estado a éste por entero compete su desenvolvimiento y desarrollo. E l Sr. P O Z A J U N C A L en nombre de l a Comisión, manifestó que ya se. había rechazado él. sentido de l a enmienda en un voto particular defendido en l a última sesión, y, por tanto, no puede hacer otra cosa que rechazarle. Rectifica el Sr. M A R T I N para mantener su criterio. L o s diputados radicales a b a n d o nan el salón E n este momento entra en el salón el señor Guerra del Río y hace una indicación para que salgan, como así lo hacen, a los d i putados de la minoría. E n l a Cámara se producen murmullos de expectación y mientras auedau desiertos los escaños radicales. L a primera votación nominal E l Sr. M A R T I N Y M A R T I N pide votación nominal par? su enmienda. (Entran el jefe del Gobierno y el ministro ¿le Hacienda. ¡E s rechazada por 152 votos contra 19. i Defiende otra enmienda el Sr. M A R T I N en el sentido de que desaparezca del dictamen l a ejecución por parte de l a Generalidad de lo legislado en materia de aguas. N o comprende que se pueda delegar a una región autónoma semejante servicio. (Entran de nuevo en el salón los diputados radicales. (También toman asiento en el banco azul los ministros de 3 a Gobernación y A g r i c u l tura. L e contesta, rechazándola, el Sr. P O Z A S J U N C A L y el Sr. Martín pide votación nominal. P o r 202 contra 21, se desecha l a enmienda. E l S r C A L D E R Ó N (D. Abilio) defiende ios enmiendas: una pidiendo l a suspensión del concepto comunicados oficiales, y la otra so bre delegación de atribuciones en materia de ferrocarriles y carreteras. L a Cámara no presta atención al orador. Unos leen periódicos y otros conversan. I P o r esta causa es difícil oír al Sr. Calde rón, que se extiende en largas consideracioI nes. L a Comisión dice que no le puede contestar porque todas las enmiendas que precedieI ron a las defendidas por el S r Calderón eran parecidas y fueron rechazadas. Rectifica el S r C A L D E R Ó N Solicita votación nominal. i Se rechaza, por gran mayoría de votos. E l P R E S I D E N T E ruega al S r G i l R o- I bles que defienda con un solo discurso las tres enmiendas que tiene presentadas. 1 E l señor G i l R o b l e s defiende i tres enmiendas E l Sr. G I L R O B L E S accede y señala que lo hace por entender que el criterio de la minoría agraria está bien, patentizado en los votos particulares defendidos por el señor Royo Villanova, y por. otra parte no quiere cargar con l a responsabilidad de un retraso en el debate político que habrá de plantearse 1 Artículo quinto del catalán E l artículo quinto del Estatuto de Cataluña que fué aprobado esta madrugada, quedó redactado en l a siguiente f o r m a j Estatuto I D e acuerdo con lo previsto en el artículo 11 de l a Constitución, l a Generalidad ejecutará la legislación del Estado, en las siguientes materias P r i m e r a Eficacia de los comunicados oficiales y documentos públicos. Segunda. Pesas y medidas. Tercera. Régimen menor y ba- 1 ses mínimas sobre Montes, A g r i cultura y Ganadería en cuanto afecta a l a defensa de l a riqueza y a l a I coordinación de la Economía nacional. Cuarta. Ferrocarriles, Carreteras, Canales, Teléfonos y Puertos que sean de interés general, quedando a salvo para el Estado la revisión de l a policía de los Ferrocarriles y de los Teléfonos y l a ejecución directa que puede reservarse ce todos estos servicios. Quinta. Bases mínimas de l a legislación sanitaria interior. Sexta. Régimen de seguros generales y sociales, sometidos estos últimos a l a inspección que preceptúa el artículo sexto. Séptima. A g u a s caza y pesca fluvial, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 14 de l a Constitución. L a s Mancomunidades Hidrográficas, cuyo radio de acción se extiende a territorio situado fuera de Cataluña, mientras conserven l a vecindad y autonomía actuales, dependerán exclusivamente del E s tado. Octava. R é g i m e n de Prensa, Asociaciones, reuniones y especráculos públicos. Novena. Tierras de exprepiación, salvo siempre la facultad del Estado, para ejecutar por sí sus obras peculiares. Décima. Socialización de riquezas. naturales y empresas, delimitándose para l a legislación l a propiedad y las facultades del Estado y de las regiones autónomas, Once. Servicios de Aviación c i v i l y Radiodifusión, salvo el derecho del Estado a coordinar los medios de comunicaciones en todo el país. 1 E l Estado podrá instalar servicios propios de Radiodifusión y ejercerá la inspección de los que funcionen por concesión de la Generalidad.
 // Cambio Nodo4-Sevilla