Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 15 DE JULIO DE 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 23 L a Comisión acepta algunos de los extre- j porque las arbitrariedades de la entidad son mos del voto, y el resto lo retira el señor 1 bien notorias. Mendizázal. Termina diciendo que ellos no necesitan que se reanude la interpelación, pues cuando han necesitado tratar el problema se han Discusión de una enmienda dirigido al ministro directamente. E l Sr. C A L O T pide en una enmienda que Interviene el ministro de O b r a s se suprima de la base sexta el apartado sexto, en el cual se incluyen como tierras exproPúblicas piabas las que hubieren de ser regadas en E l ministro de O B R A S P U B L I C A S dice adelante con agua provinente de obras h i que le proporcionan incidentes. P o r lo visdráulicas costeadas en todo, o en parte, por to, no ha tenido otra finalidad que la de dar el Estado. ocasión al Sr. Moreno Galvache para protesL a Comisión aduce razones para no retitar contra una disposición sobre el embalse rar el apartado. de aguas del Segura. E l Sr. F A N J U L solicita d é l a Comisión E l ministro no tenía ningún interés en algunas aclaraciones. señalar cómo se habían de resolver los proL a Comisión se las da y solicita que se susblemas de. los desembalses. H u b o reuniones penda el debate para que ellos puedan rede los elementos interesados y no se llegó a dactar nuevamente l a base. un acuerdo. E s más, se sacó la consecuenE n efecto, s; e suspende el debate, cia de que con la lentitud con que se nacían producían el acaso de la cosecha que habían de regar. L o s riegos del Segura Ante los fracasos reiterados de las gesProsigue la intervención de los riegos del- tiones hube de intervenir en busca de una Segura, iniciada hace días, y el Sr. M O solución que encontré con el siguiente proR E N O G A L V A C H E consume un turno. blema E n el pantano del Segura existían Se reanuda esta interpelación por haberse treinta, y. seis millones de metros cúbicos de pedido la proposición incidental. agua. Los técnicos decidieron los desembalPinta la situación de Murcia, agravada por ses que podían efectuarse, aunque con relacada día que pasa. tiva intensidad, para que las aguas llegaran a las huertas. Se h a empezado uno de l a Según eí orador se están haciendo excesioleada- -eran tres las señaladas- -y se ha vas concesiones para aprovechamientos de comprobado que el agua apenas si llegó a aguas, sin tener en cuenta la ley de aguas y las primeras huertas. A las del campo de con notorio, perjuicio de los regantes. 1011? no llegaron. Llamé entonces al i n P i d e que se derogue l a facultad para otorgeniero director de la Mancomunidad y desgar tales concesiones. pués. que. se desembalsaron dos millones de S i hubiera agua sobrante nosotros no d i metros cúbicos para que las aguas llegaran ríamos nada, pero como no es así, el agobio a donde no habían podido llegar, se puso económico se produce de modo arbitrario. de manifiesto que los riegos abusivos Confía en que el ministro de Obras P ú lo s o n en tal proporción que justifiblicas hará lo posible por atender los deseos caron una disposición para evitar que saliede los murcianos. ran perjudicados los huertanos de otras zoU n diputado por Albacete, el Sr. Mirasol, nas en beneficio de una sola. declara que no tienen los representantes en E n cuanto a que la disposición favoreciera Cortes por aquella provincia que ver nada los intereses de la sociedad privada los R i e con el problema de riegos de la V e g a del gos de Dsvante, a eso he de decir a su señoSegura. Hago constar esto porque se trata ría, Sr. Galvache, que para mí no había de temas muy vidriosos, expuestos a suspimás que huertanos y que siempre tendí a cacias. evitar que una Empresa determinada se beE l Sr. P É R E Z T O R R E B L A N C A interneficiase. E l ministro de Obras Públicas no viene en este debate como diputado por A l i es murciano n i alicantino. Desde allí se atacante, para suscribir lo dicho por el Sr. M o laya a todos por igual. reno Galvache. Esos desembalses excepcionales en núAñade que la representación del ministro mero de nueve millones se han aumentado de Obras Públicas en el organismo de los en dos millones más de metros cúbicos para riegos viene dando muestras de incapacidad que llegue agua a todos. o de poco interés en el desarrollo de las noNiega los términos catastróficos que ha ticias que afectan a la Mancomunidad. atribuido el Sr. Galvache a los riegos del (L a Cámara está casi desierta; apenas si Segura. Declara que él no h a querido i n hay público en la tribuna. Se hallan en el tervenir jamás en el problema de los riegos banco azul los ministros de Agricultura y hasta hacerlo en última instancia y en vista Obras Públicas. de que no se ponían de acuerdo. Asegura que en manera alguna se puede Y o he ido a salvar otra riqueza españoafirmar que la Mancomunidad puede encarla que sin intervención del ministro de garse de la administración del caudal de agua Obras Públicas hubiera perecido. del Segura. Espera que los representantes murcianos E l Sr. T E M P L A D O y otros radicales i n reconocerán lo justo con que han procedido. terrumpen brevemente al orador. Añade que está dispuesto a seguir la interE l Sr. P É R E Z T O R R E B L A N C A afirpelación cuando la Mesa crea pertinente. ma que las concesiones abusivas se registran Se suspende el debate y se levanta la seen mayor proporción en la cuenca alta. sión a las dos de la mañana. E l Sr. T E M P L A D O Eso es inexacto. (Los radicales le increpan y le hablan de concomitancias con el Sr. Cierva y de una P A S C U A L I N P E S C A D O R por A u cuenta abusiva de gastos a l a Confederación del Segura. relia R a m o s E L N I Ñ O Z A N G O L O E l Sr. P É R E Z T O R R E B L A N C A dice T I N O por T a u l e r L A F A M I L I A que eso es mía insidia. E x p l i c a su contacto D E C O R C H O el T E S O R O D E L A con la Sociedad a que aluden, los diputados radicales; niega que él tenga nada que ver ISLA K E E L I N G C E L I A DICE... con la Sociedad de Riegos de Levante, porL A B A R C A por Elena Fortún. -Véaque no parece sino que es consejero o abogado de dicha Empresa. se G E N T E M E N U D A suplemento i n Dice que el Poder público no puede de- fantil, que acompaña al próximo núj a r al arbitrio de la Mancomunidad cuanto se refiere a los aprovechamientos de agua, mero de B L A N C O Y N E G R O A c o t a c i o n e s de u n o y e n t e Las chinches que pasan su aburrida existencia bajo el terciopelo de los bancos de las tribunas, pugnaron ayer vanamente por salir a buscarse l a vida. Entre curioso y curioso no había n i el espacio preciso para deslizar la chatez de sus cuerpos. E n el hemiciclo, los cuatrocientos diputados. L o s más viejos diputados no recordaban un lleno igual. L a s miradas iban del rubicundo rostro de L e rroux a l a nacida y verdosa hinchazón de Araña. Se creía que Sansón iba a derribar, el templo. Pero Sansón d i j o No: ahora, n o ya ¡lo derribaré cualquier día. Y esperó a que le alabasen: -S u señoría acaba de prestar tsn gran servicio a l a República. i Pero nadie abrió la boca; por lo que sej ve, y a van comenzando a perderse las bue- j ñas formas. E n la calle nos pregunta la gente: ¿Ha bló L e r r o u x? -N o no habló L e r r o u x Y vemos gestos decepcionados. Entonces nos detenemos a meditar sobre este fenómeno de la ansiedad colectiva. ¿Por qué. quiere la gente que hable L e r r o u x? ¿Qué, espera de su discurso? ¿Qué cambios supone que ocurrirán después en la vida pública? Concretamente, no sabe nada n i espera nada. Confía, tan sólo, en que esto cambiará Más que adhesión, a una política, este, fenómeno representa el descontento contra unos gobernantes. E n estos días, si a cualquier español se le pidiesen once hombres para formar u n Gobierno, en la seguridad de que comenzaría; a funcionar en el acto, ese español, a menos que estuviese inoculado de pasiones partidistas, no sabría a quién proponer. Quiere cambiar, sabe que. los políticos ya experimentados son cortos de talla, y está dispuesto a comprobar los demás, ¡Qué hermosa ecasión, para aquellos que llevasen dentro una verdadera personalidad de estadista! U n año ha transcurrido desde l a primera reunión de las Cortes. L a s Cortes nos han dado una Constitución exangüe. S i n prejuzgar cuál e s e l momento oportuno para disolverlas, ansiamos disponer de otras, en las que. el entendimiento abunde más que la pasión, donde no baste para evadir el golpe de un argumento poderoso, el decir que quién lo esgrime intenta perjudicar al régimen. Donde pueda haber- -porque es inevitable- choques personales y hasta insultos, pero donde se den cuenta de que el insulto no es un silogismo, n i puede ser puesto a votación. Hasta ahora hemos vivido del narcisismo político. Los gobernantes se piropean a sí propios, con la misma pueril vanidad de los cantantes y de los toreros. Las Cortes declaran incesantemente que son las mejores que hubo jamás, que tienen admirado al mundo entero, y que, sin ellas, no podría continuar brillantemente la vida de España. S i algo malo ocurre es culpa del pasado; si baja l a peseta, un funcionario de carácter técnico, como e s e l gobernador del Banco de España, pronuncia triviales frases de mitin para echar la culpa a los murmuradores de los cafés... E l lema del Gobierno y del Parlamento actual es el título de una comedia del admirado A r n i c h e s ¡Mecachis, que guapo soy! B i e n Y a nos hemos sostenido bastante tiempo sobre las aguas, gracias a las vejigas hinchadas del viento de los ditirambos. Q u i zás fuese necesaria esa ayuda en los primeros tiempos, y no vamos a pretender discutirlo. Pero comprobemos ahora si ya se ha aprendido a nadar por el solo impulso de los brazos vigorosos. L a opinión pública está pinchando una a una esas vejigas y hay que saber sostenerse sin ellas. E l autobombo la petulancia, el aquí va lo bueno impresionan un instante- -un año es un instante en este caso- -pero no basta para sostener l a