Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
M s Madrid Parto trip Ie El Jurado del concurso organizado por. el Centro de Hijos de Madrid- para la elección de Señorita Madrid ha dictado su fallo en favor de esta simpática muchacha, Jo- En Carabanchel, la obrera Bemalda Carrillo ha dado á sefina Roldan, de Per era, que era la representante del dis- luz, en el intervalo de cuatro días, estas tres criaturas. (Foto Días Casariego. trito de la Latina. (Foto Santos Yubero. M E L E N A S Y GUEDEJAS Hace años, un anarquista echó una bomba ei el salón de sesiones del Parlamento francés. L a lomba estalló en el aire y no hubo que i. ientar desgracias. Pasado el estupor da los diputados, el presidente de la C á m a r a q u e si mal nó recuerdo era Deschanel, tocó l a campanilla y solemnemente, dijo estas palabras L a Francia civilizada protesta de este criminal atentado; continúa la sesión. Y no hubo m á s E n cambio, un conato de. atentado a l a integridad de la frondosa pelambrera del Sr. Ventura Gassol, envidia y desesperación de la sufrida clase de calvos, tomó estado parlamentario, y apenas hubo jefe de minoría que no se pronunciara en contra de todo intento de atraco depilatorio contra un diputado de. la. nación. Quedó sentado que. los diputados tienen iguales derechos que cualquier ciudadano en llevar el pelo a 1 1 ¡arcowic, sin que. sea lícito a nadie el meter violentamente las tijeras en melenas l i c tosss. Con. estas protestas y afirmaciones, la C á mara prestó un flaco servicio al S r V e n tura Gassol, pues lo. ocurrido en el hotel Nueva Y o r k era m á s para callado que para comentado con seriedad. Si Usgo a ser yo la víctima delbromazo jugado al S r Gassol- -por lo demás, imposible, pues no soy diputado, ni separatista, ni llevo, ni he llevado nunca, cabellera mero vingia- -hubiera puesto empeño en que no trasluciera al público o, cuando menos, en quitarle importancia al hecho. A mí se me hubiera podido mondar en el lavabo de un hotel, pero no me repelan en el congreso n i en los papeles. A reírse con otro. Pero el Sr. Gassol, a quien una disculmás en ridículo el S r Maciá. llamándole; pable indignación y un exagerado amor a su m á r t i r de las libertades de Cataluña que envidiable sistema capilar, perecedero y delas tijeras, que pasarán a su historia. ¡leznable, al fin, como todo lo de la naturaDespués, de todo, ni el caso es nuevo nt leza, le hicieron perder la serenidad, y en se ha dado sólo en M a d r i d M u y anteriora lugar de silenciar lo quo en Madrid se ha mente al hecho que nos ocupa, eji Barce- llamado una tragedia de Esquilo permilona unos guasones de l a extrema derecká, tió que Maciá organizara una manifestaraparqn a un periodista de la extrema i z ción de desagravio a su llegada a Barceloquierda. Contra él fueron, también cinco na, y él, el S r Gassol, se entiende, diera o seis, y no hubo discursos. n i amenazas; proporciones de batalla de V e r d ú n a l cenui frases lapidarias, estilo Maciá, de parsurable hecho acaecido en un modesto w. c. te de nadie para condenar el hecho, y g r a de un hotel madrileño. cias a esto no cayó el ridículo sobre el peDel Sr. Maciá se puede esperar todo como riodista rapado. sea pintoresco; pero no así clel S r Gassol, Y o que, he aplaudido al S r Gassol en que tiene algún talento. De este florido poeuno de sus di amas, no puedo aplaudirle ta no podíamos esperar que se prestara a n i n g ú n linaje de mojiganga, n i menos que por sus discursos a su regreso de M a d r i d pronunciara discursos como el de su llegaEstuvieron fuera de, tono. E l que. es poeta, da a Barcelona. N i el recibimiento que se había de comprender que media alguna disle tributara guardaba relación cen la ofentancia de la cortadura de sus cabel. os a l sa recibida, ni las arengas lanzadas desde rapto, de Elena, y que no había motivo por el balcón central de l a Generalidad por su este hecho de que escribiéramos, otra Ilíqda, presidente y el Sr. Gassol guardaron relani siguiera una Gatomaquia. ¡F u e r a bueno ción con el atropello de M a d r i d Todo fué que nos hubiéramos enzarzado madrileños desorbitado, y los discursos, m á s que he- y barceloneses, catalanes y castellanos, en roicos, de ambos, resultaron impertinentes y una guerra que, como l a de Troya, podía de legítima marca T a r t a r í n de T a r a s c ó n durar diez años, por la integridad de una U n señor extranjero, que a m i lado escabellera, aunque ésta sea, tan popular y cuchaba al honorable M a c i á sin entenderlo, respetable como l a del S r Gassol! me p r e g u n t ó que q u é decía. L e contesté que hablaba de la buena cosecha de este E l propio ofendido lo reconoció así, y a año. P r e f e r í e n g a ñ a r l e a decirle que aconla vuelta de unos cantos épicos, que nada justificaba, aconsejó l a paz entre los homsejaba a las masas el que no tomasen rebres. presalias sangrientas por haberle cortado unos follones dos guedejas a un señor que Bien dicho. L a guerra fratricida y las las tenía en abundancia. S i le digo l a vergestas heroicas debemos guardarlas para dad, hubiera formado un pobre concepto de cuando. Maciá llame a los almogávares con la seriedad de los catalanes. tienda abierta de Nosaltres sois. a reanuComprendo l a indignación del S r Gas- dar las proezas de Prats de Molió. sol por la reprobable broma de que fué objeto; P T Q le hizo m á s d a ñ o y le puso ADOLFO MARSILLACH
 // Cambio Nodo4-Sevilla