Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Actualidad agrícola nacional y extranjera. La presente recolección. r 5- tr LA HENIFICACION EN EL CENTRO DE EUROPA. -Las excelentes condiciones de la pasada primavera en Europa central han suministrado una magnifica cosecha de forrajes, que empieza a ser recolectada para henificar y que permite esperar un heno de buenas condiciones, cuales son: proceder de especies finas, con abundantes hojas, cortadas en el momento de la floración, provistas por consiguiente de flores y cosechadas en suelos fértiles. Tales henos exhalan un aroma penetrante, se desecan bien, sus tallos adquieren flexibilidad, no se rompen y ofrecen color verde- pardusco bien homogéneo. (Foto Orrios. tado, por u a familia, y con el que aparece vinculado en sucesivas generaciones, merced a la costumbre, observada desde las épocas más remotas, de trasmitir integro el patrimonio, doméstico, señalando un único heredero que- perpetuará la jefatura de la farnüia. Á. sí, el caserío muchas veces está integrado por lo estrictamente indispensable para. mantener la actividad de los. que constituyen, la familia, y nada más. E s frecuente entre personas que se preocupan por el progreso agrícola basar todo el adelanto de las explotaciones rurales, en que por hectárea de terreno cultivado se puedan mantener un cierto número de cabezas, y, si bien, ello es. imprescindible, lo es mucho más el que en esa determinada extensión puedan sostenerse un número determinado de brazos, dándoles ocupación durante todo el año y haciendo borrar del censo agrario el personal que sólo con accidentalidad- encuentra trabajo en las faenas agrícolas. E l caserío tiene esa ventaja; pues los múltiples menesteres que necesita su explotación son llevados a cabo con verdadera unción y fervor por sus habitantes, sin preocuparse de la legislación sobre las horas de trabajo y atendiendo sólo a su saludable bienestar, porque es sencillamente su patrimonio lo que es su propiedad. N o da para los espléndidos salarios que hoy se exigen por la jornada del agro, y si pueden sostenerse es sencillamente porque, unido, al hecho, citado de que saben que trabajan por lo suyo, disponen las cosas para que sólo con el personal imprescindible puedan cubrir holgadamente las necesidades de la hacienda que tienen que llevar. D e otro modo, sus pobladores serían otros mas que sumar al ejército de parados que inquietan a la sociedad. E l caserío está formado de ordinario por una casa de amplia extensión, de forma rectangular, y que consta de planta baja, en donde se instalan las cuadras; locales para los aperos y, a veces, la cocina; un primer piso par- a habitaciones y el desván, utilizado como granero. N o es arbitraria esa distribución. Cualquiera que entienda un poco de agricultura se verá sorprendido al observar que la distribución que esos laboriosos insectos, las abejas, dan a los elementos interiores de l a EN LAS MASÍAS DEL AMP URDAN. -En esta masía de Ordis, como en tantas otras, hállase la población agrícola de Cataluña empleada en las faenas de recolección de la ofrenda, de Ceres, que, según cálculos del avance estadístico, representará en sus cuatro provincias 2.676.800 quintales métricos de trigo y 1.502.200 quintales métricos de cebada, lo que supone un aumento con relación al año anterior del 6 y del 2 por 100, respectivamente. colmena es esa misma. L a parte más baja de ella l a utilizan como zaguán, y en ella acumulan los desperdicios de toda la casa en el piso primero, porción media del panal, establecen la habitación en. la que h a cen la vida y procrean, y arriba es lo que destinan para almacén. Todo porque en esa disposición encuentran el mayor ahorro de espacio y la más fácil y cómoda circulación en el interior de la vivienda. H e aquí por qué el caskero adaptó conio tipo general de sus viviendas! indicada, sacrificando en parte la salubridad (por tener debajo cuadras, establos, apriscos, etcétera, l o cual no está muy a bien con la higiene) a la más fácil realización de las operaciones dentro del hogar. L a vertiente a dos aguas- de l a cubierta, con aleros muy salientes, propio de, climas húmedos y fríos, y balcones secaderos corridos en l a fachada más acariciada del sol, son; corrientes en el estilo arquitectónico del caserío navarro. Suelen establecerse cubiertas de cuatro vertientes y de notable inclinación en los climas en que l a nieve es abundante y repetida. E n todo el conjunto es
 // Cambio Nodo4-Sevilla