Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¡LA P R O P I E D A D U R B A- NA AMENAZADA r en el renacimiento del antiguo intercambio dencia señorial o ¡de regalía, tiene más i m cultural y en l a aproximación de los dos portancia de l a que quieren atribuirle cuanpueblos peninsulares. Independencia completos llaman al propietario, despectivamente, ¡ta, soberanía intacta, fronteras nítidas, pero casero. Conforme a datos que reputo exac. fronteras de amistad, no de recelo, ni de anitos, la riqueza urbana española, teniendo mosidad agresiva o de recíproco desconocien cuenta lo pagado por contribución el año miento. último de 1931, representaba muy cerca de U n ilustre catedrático español describía 40.000 millones de pesetas. Sólo en M a d r i d l a situación en que ambas naciones se ense han pagado durante ese año unos 68 m i cuentran, comparándolas a dos hermanas llones de pesetas, en números redondos, por hermosas, viviendo la una al lado de la otra... cuota del Tesoro de contribución urbana, pero de espaldas. E n el momento de terlo que representa un líquido imponible equiminar este Congreso del Progreso ¿e las valente a una riqueza de más de cuatro m i l Ciencias, m i voto más ferviente es que conmillones de pesetas. tribuya para que las dos hermanas se m i Esto es lo que representa la riqueza u r ren frente a frente, se estimen con los cobana para el Fisco. Esto es lo que valía razones al lado, y que, así entrelazadas y la propiedad urbana nacional hace u n año. en abrazo fraternal, se den cuenta de los Ahora, desde la publicación del primero grandes destinos que pueden estarles encode los decretos de excepción, desde que el mendados en la H i s t o r i a segundo anunció que el actual ministro de. L a lectura y difusión de cuanto anteceJusticia ponía manos en un proyecto de íey de es obra por igual de amor a España, de para regular de modo definitivo el contrarespeto cordial a Portugal, y de exaltación to de arrendamiento de fincas urbanas, desde de la labor recíproca y común que ambos que se teme, con sobrado fundamento, que pueblos deben asignarse. en ese proyecto de ley vayan plasmadas las concepciones seudosocializantes del S r A l EL VIZCONDE D EE Z A bornoz en orden al régimen de la propiedad, los inmuebles urbanos españoles valen una tercera parte menos. S i n embargo, para imponer ía contribución se toma como base lo que debían valer. Cuando el propietario necesita enajenar su finca no- hay quien se la compre n i aun por las dos terceras partes de lo que el Fisco la tasó para exigir Todo intento de modificación esencial en al dueño el pago del impuesto. E l dinero, el régimen legal de una determinada clase de propiedad privada tiene importancia. L a siempre temeroso, influido por la amenaza que pesa sobre la propiedad urbana, apartiene mucho mayor si el propósito que anima la reforma ostenta la pretensión de rete del daño y a sufrido con los irreflexivos solver el problema de un modo definitidecretos mencionados, ge ha retraído de las vo y no con carácter transitorio. S i la prooperaciones normales de compraventa de piedad a que afecta el cambio constituye inmuebles y de los préstamos con garantía na de las riquezas fundamentales del país, hipotecaria. H a y exceso de ofertas, falta su solución debe rodearse de toda clase de de ¡demandas, inseguridad en el producto, garantías de acierto. E l Poder público ha escasez de ayudas, y, como consecuencia, de conceder, en tai caso, una excepcional se ha ¡producido baja en el precio. atención a su estudio y planteamiento. A s í Para. darse- una idea del movimiento de debiera suceder con la reforma del régicapital, i ¡la. circulación de riqueza que sigmen legal de la propiedad urbana española nificaban en España los préstamos hipoteanunciada por el ministro de Justicia. carios para ¡a ayuda de l a edificación y l a E l intento de llevarla a cabo está concre- compra- venta de fincas urbanas, basta a. cudir a la estadística oficial contenida en el tamente determinado en el artículo 5. del decreto de 11 de marzo último. Se propone Anuario delaDirección de Registros, publiel ministro modificar esencialmente el régicado por el ministerio de Justicia. N o s enmen legal a que la propiedad urbana de l a seña tal estadística, oficial que el total dé nación está sometida. Para llevar a cabo tal fincas urbanas enajenadas en España d u- modificación trata de presentar a las Cortes rante el año 1929 ascendió a 125.914, por un proyecto de ley regulando de una maneun precio total de 991.212.670 pesetas, cor a definitiva el contrato de arrendamiento rrespondiendo a Madrid 6.222 fincas, vende fincas- urbanas Esta regulación está, en didas por un precio de 217.765.966 pesetas; el momento actual, contenida en las seccioque en el año 1930 fueron enajenadas en nes primera, segunda y cuarta del capítulo España 102.5,15 fncas, por un precio de segundo, del título sexto, del libro cuarto 648.618.245 pesetas, siendo de M a d r i d 4.363, del Código civil, con algunas modificaciopor el precio de 136.01 r. 283 pesetas, que el nes en cuanto a prórrogas forzosas y tasas número de préstamos hipotecarios, en toda de alquileres introducidas, con carácter proEspaña fué, en 1929, de 13.061, por un cavisional, por los llamados decretos de i n- pital de 371.560.613 pesetas, correspondiendo quilinato últimamente refrendados por el a Madrid 1.191 préstamos, por un capital Sr. Albornoz. H a de comprender, por tanto, de 78.613.102 pesetas; y que en el año 1930 el trabajo anunciado la revisión completa de los preceptos contenidos en las expresadas secciones del Código civil y los correspondientes de los citados decretos, cuyas disposiciones de excepción dictadas con carácter transitorio hay el propósito de elevar Sss asirá se calará B s a e f a definitivas, según promesa atribuida al actual ministro de Justicia, que, de ser cierta, OT 2. H M I A M I A constituiría una inexplicable ligereza. L a S A N A T O R I O D E P AMTSCOSA propiedad urbana española constituye una A 1.250 metros de altura. L a niebla es desde las riquezas fundamentales del país. N o conocida. M é d i c o director, Dr. F. errer A l h i é necesitaría este extremo demostración si no Informes y detalles, gratis, a P A N T I C O S A fuera porque de tal manera se trata a la proP I R I N E O S S. A Paseo de Sagasta, 25, Z a piedad urbana desde las esferas del Poder ragoza. E n M a d r i d Santa Teresa, n ú m 10, que no parece sino que se la considera i n- primero, derecha. P o l i c l í n i c a Dr. Tello. T e l é significante y sin importancia en el conjunfono 36152. to de la economía nacional. Y nada más equivocado. R E S T A U R A N TM D A N U B I O T e l é f o n o 54024. r -aún L a propiedad urbana española, producto Bel ahorro nacional, capital producido por gí trabajo acumulado, sin sombra de proce- Francisco Navacerrada, 4 (Madrid Moderno) C O C I N A A L E M A N A F R A N C E S A y HÚNGARA. J a r d í n d e verano. B a r americano. Pista luminosa, Orquesta tarde y o c h e se pactaron en España 11.287 préstaaios, por un capital de 265.298.616 pesetas, correspondiendo a M a d r i d 1.216 préstamos, por 73.632.283 pesetas. La enajenación de inmuebles que acusa la estadística oficial recopilada en los Anuarios de l a Dirección de los Registros de 1929 y 1930, último publicado, revela una movilización de capitales españoles que interesa no desplazar del territorio nacional con amenazas injustas. E l número e importancia de los préstamos hipotecarios demuestra que el dinero español acudía abundante en apoyo de la propiedad inmueble, para que ésta pudiera, con su única garantía, fomentar la edificación y obtener los medios necesarios para reformas necesarias y mejoras convenientes. N o hay que olvidar que en Madrid, por ejemplo, la mayoría de las casas construidas lo han sido con l a ayuda del Banco Hipotecario, y que cuantas reformas, y mejoras se han producido en las antiguas fincas han tenido posibilidad, casi siempre, por ayuda análoga. Pues en el año actual, después de los decretos del actual ministro de Justicia, pendiente l a amenaza de elevar a definitivo un régimen de excepción inadmisible, las enajenaciones de fincas han disminuido notablemente, y si Se pacta algún préstamo hipotecario es para poder abonar gastos y gabelas que asfixian al propietario. Se debe hacer cesar l a alarma. Se debe terminar la amenaza. Bastantes daños han sido y a producidos. Procuremos todos que la propiedad urbana, una de las bases más firmes de l a riqueza nacional, no sufra mayores quebrantos. Estos habrán de repercutir en daño de la economía española y en perjuicio del Tesoro público. E l Estado no podrá sostener indefinidamente el actual supuesto líquido como base de imposición t r i butaria. L a contribución territorial urbana disminuirá en proporción a lo que está disminuyendo el valor de los inmuebles. L a disminución- de ingresos por el. impuesto de Derechos reales de transmisión de fincas en actos intervivos y por constitución de hipotecas ya se ha hecho notar y seguirá en aumento. P o r haberse notado tales disminuciones, el ministro de Justicia se ha visto obligado, a requerimiento del de Hacienda, y. de conformidad con sus demás compañeros de Gobierno, a rectificar, en parte, sus r a dicalismos, dictando la última disposición aclaratoria, en cuyo preámbulo. confiesa, implícitamente, el fracaso de los últimos decretos de excepción. Pero para que la alarma comience a desaparecer es indispensable que el proyecto de reforma anunciado no se elabore como fueron elaborados los últimos decretos. L a ponencia debe ser encomendada a una C o misión jurídica, integrada por técnicos en la materia. Cuando esta Comisión haya redactado la ponencia deberán ser pedidos informes concretos sobre ella a cuantos organismos corporativos interesa la reforma: Cámaras de la Propiedad, Junta Consultiva, Cámaras de Comercio, Cámaras de Industrias, Asociaciones patronales y obreras de la construcción. Entonces, y sólo entonces, se podrá redactar un racional proyecto de ley que, aprobado por el Consejo de m i nistros, pueda ser presentado a las Cortes. N o proceder así significará conceder poca importancia a un problema de tan extraordinario interés nacional. Y por lo que se susurra, está en el. ánimo del señor ministre de Justicia fija la idea de prescindir de asesoramientos técnicos, que estima innecesarios. D e suponer es que los demás ministros, entre los cuales hay algunos disconformes, en absoluto, con cuanto se le ha ocurrido al Sr. Albornoz en materia de arrendamientos urbanos, no dejen a éstí continuar por el camino emprendido. s LEGE
 // Cambio Nodo4-Sevilla