Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 20 D E J U L I O D E 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G asf. listas eminentes, y éstos dijeron que se sumarían armoviniíento revolucionario siempre que los medios con que se contasen y la seriedad de las personas garantizaran que no se iba a una. aventura, aun admitiendo el margen de posible error. Y se recordaban antecedentes anteriores. Aquei verano celebré la primera conferencia con los delegados socialistas, ante los cuales expuse el plan y los medios con que se contaban, los cuales fueron de su satisfacción, y se llegó a la coincidencia con los socialistas. Después de aquel día, el Comité revolucionario, que no- siempre fué tratado con justicia, se dedicó a estudiar la agricultura, la. Hacienda y ¡qué se y o! como si nos dedicáramos a unas oposiciones. E l partido socialista llevó a estas discusiones una parte de su programa, aceptado por todos; se discutió y aceptó la reforma agraria, bien distinta por cierto de la que se está discutiendo (rumores) se convino una línea de conducta, y el Sr. L e r r o u x no hizo objeción a este programa, y hasta se echaba de menos su contradicción. pues su actitud no era la de otorgar, sino la de no decir nada. Él Gobierno no ha hecho otra cosa que traer ese programa a las Cortes, después de presentarse los partidos a las elecciones. N o hemos gobernado por decreto, sino aplican, do el sufragio universal a todas las cuestiones. M e interesa decir que todo el programa del Gobierno provisional fué llevado al Consejo de ministros antes de constituirse este Gobierno, tanto la ley A g r a r i a como las de materia especial. Recuerda que en la declaración ministerial dijo que no se avanzaría en nuevas leyes sociales, sino que el Gobierno se limitaría a consolidar las existentes. Próxima la fecha de elección de presidente de la- República, hubo necesidad de examinar la situación, y se organizó la comida de Lhardy. Apasionaba entonces el conocimiento de l a ley A g r a r i a que había de ser so- metida a las Cortes, pues había divergencias entre radicales y socialistas. Se convino por todos en que se discutieran a ley A g r a r i a y el Estatuto de Cataluña. E l Sr. L e r r o u x creyó que el. Gobierno debía continuar, a ser posible, con las mismas personas. Se acercaba el día de la elección, y se reunió el Consejo de Alianza Republicana, que planteó el mismo problema que hoy. Y opinaban en contra de la continuación de los socialistas los radicales y algunos representantes de Acción Republicana. ¿P o r qué no? Pero yo dije que no era llegado el. caso de prescindir de la coalición, pues las ventajas de que siguieran en el Poder eran tales, que convenía su permanencia. E l Sr. L e r r o u x dijo lo mismo, y l a reunión acordó dar un voto de confianza a los cuatro ministros que estábamos allí. V i n o l a crisis y yo acepté el Poder para formar un Gobierno de coalición republicano- socialista. F u i a. casa del S r Lerroux y le expuse m i propósito, sin oír ninguna observación en contra. Con esta libertad de acción, yo no pude dudar de que podía repartir las carteras conforme a m i criterio. A l día siguiente mostré la lista del Gobierno al S r Lerroux, que declaró que no le parecía bien la preponderancia de los socialistas en el Gobierno. Tomé esto como una negativa del partido radical a formar parte del Gobierno. E l señor L e r r o u x me dijo que no aceptaría del presidente de la República el encargo de formar Gobierno, y en vista de todo ello acudí al presidente de la República, quien me dijo que formara un Gobierno que tuviera mayoría en las Cortes. H o y el partido radical dice que no sólo no forma parte del Gobierno, sino que le parece, mal que los demás republicanos participemos de él con los socialistas, y se apoya en que en España se gobierna en socialista. Pero esto no es cierto. Y no lo es, porque los socialistas no lograron en las elecciones doscientos cincuenta diputados. D e lo contrario, sí que se gobernaría en socialista. (Muy bien. ¿Cuál es la preponderancia de los socialistas? ¿L a ley agraria? D e ninguna manera. L o s socialistas se oponen a ella. E s un mínimo conservador que realiza el G o bierno. ¿Qué creéis vosotros frente a eso? ¿Qué es una dictadura de proletariado y una solución social? (Aplausos de la mayoría. Tampoco lo es la ley de Delegados de T r a bajo, que no representa otra cosa que la organización necesaria para imponer a patronos y obreros la legislación social. N o hay partido que no esté resuelto a hacer cumplir desde el Poder la legislación, sea cuál fuere. N o se puede volver a la situación anterior, en que el Poder sólo era exigente con el proletario. Por lo que respecta al orden público, principio de autoridad, pide que se compare la situación actual de la República con la época anterior. N o ha habido necesidad de proclamar Ta ley marcial, n i de hacer escarmientos sangrientos. N o hemos hecho víctimas, n i mártires, a pesar de que contra el Poder se han estrellado oleadas revolucionarias. Se ha recogido la cosecha de Andalucía, que algunos creían que iba a ser quemada. E l principio de autoridad no exige el sacrificio de una víctima de cuando en cuando, sino el cumplimiento del deber del que manda. (Muy bien en la mayoría. Hemos venido a desarrollar un programa con perpetua colaboración del Parlamento, porque hemos entendido que en él se fortalecen los Gobiernos, los cuales se debilitan con las hablillas de fuera. L a v i d a d e l G o b i e r n o y la d e las C o r t e s N o hay que confundir la duración de este Ministerio con la de las Cortes. Antes de nacer éstas ya se hacían cabalas sobre su disolución. Se decía que no llegarían a septiembre, pero fuimos varios los que dijimos que vivirían todo el tiempo que lograsen mantener una mayoría. Se han formado ya dos y puede formarse una tercera. P o r tanto, este Gobierno dice que cuando haya cumplido el programa que se trazó habrá terminado su misión, salvo los incidentes que puedan surgir en el Parlamento o la voluntad del presidente de la República. Cumplido el programa parlamentario del Gobierno, éste declinará sus Poderes. ¿Qué ocurrirá entonces? Nadie puede saberlo. E l presidente de la República dará el Poder a quien bien le plazca en uso de su facultad discrecional y vendrá un Gobierno que si C I N E M A T O G R A F Í A -V é a s e el próx i m o n ú m e r o de B L A N C O Y N E G R O C a r a s nuevas U n program a para l a temporada próxima L a c a n c i ó n de l a e s t e p a (c o n c l u s i ó n) E l ave del P a r a í s o G r e t a o e l prim e r p l a n o de l a a c t u a l i d a d F i g u r a s de l a p a n t a l l a C l a r a B o w p o r E d d i e Marshall. -Véase el próximo número de B L A N C O Y N E G R O tiene mayoría gobernará y de lo contrario no gobernará. Para ese día cabe la coalición republicana. ¿Quién dirigirá esa coalición? L o dirá el presidente de la República. E l programa lo determinará el Gobierno. Cuando se habla de soluciones posibles de las v a rias que pueden presentarse- -una la de coalición republicana- -yo digo que es preciso no hacer imposible la unión, porque actitudes pudiera haber que obligaran a los hombres hasta preferir su desaparición de l a vida pública antes que someterse a. algunas imposiciones. E l discurso de Z a t a g o z a ha puesto e n p e l i g r o la futura p o s i b i l i d a d de la unión de republicanos Y o no he dado motivo para que se me atribuyan frases n i actitudes molestas para nadie. ¿E s que soy así porque m i temperamento es superior a la fatiga o al aburrimiento del Poder? N o E s que conozco la responsabilidad, el valor de las palabras y el peligro de pronunciarlas en vano. (Aplausos en la mayoría. Y o mido los vocablos. Y debo decir con todo respeto al Sr. Lerroux, que su discurso de Zaragoza contiene declaraciones, que si no han roto la posibilidad de la unión de los republicanos, la pone en peligro para colaborar mañana en el Poder. (Rumores. E l S r L e r r o u x ha dicho en Zaragoza cosas que rompen la continuidad de la obra republicana. E l Sr. Lerroux ha dicho que colaboraría con personas que no proceden de la República. (Fuertes rumores de la mayoría. Dice que a estas personas no se les ha hecho objeto de persecución, pero no les parece claro que el S r L e r r o u x vaya exaltando las virtudes de estos monárquicos, anunciando que los va a colocar en. el banco azul. (Grandes aplausos de los socialistas y radicales- socialistas. E l S r L e r r o u x debe fijarse en que al hablar de este punto buscaba colaboradores no sólo para él sino para los demás. L a política m i l i t a r y la r e l i g i o s a tratada p o r el señor L e r r o u x E l Sr. L e r r o u x ha tratado ligeramente en Zaragoza un punto de la política militar y religiosa. H a elevado a cuestión política un pleito local, como es el de la Academia General Militar. Se lia hecho eco en su discurso de Zaragoza del supuesto descontento de una parte del elemento militar a causa de las reformas, y esto no puede admitirse aunque el Sr. L e rroux dé importancia a las impresiones particulares sentidas, porque en todo caso eso no puede influir en una modificación. (Grandes aplausos de la mayoría y de otros señores diputados, entre ellos el Sr. Ossorio y Gallardo. Esta política se ha hecho desde el Gobierno con respeto para todos, pero fundada en la necesidad de aminorar unos cuadros de oficialidad que el Estado no podía mantener. Que haya personas que no estén conformes, bien. N o es obligado imponer a todos el pensamiento del ministro, pero ese descontento, aunque lo hubiera, no sería más que la consecuencia de una desgracia personal. A mí también se me ha perjudicado a veces en m i carrera y no se me ha ocurrido sublevarme. N o puede entrar en l a política republicana el pensamiento de conducirse de modo encaminado a halagar o disgustar a un Cuerpo del Estado, sea éste el que fuere. P o r lo que respecta a la política religiosa, no hemos hecho más que disolver la Orden de la Compañía de Jesús, en cumplimiento de lo que dispone ¡a Constitución. Estaba previsto el disguíí o de la Compañía, pero el Gobierno no podía evitarlo. H a habido también sanciones gubernativas impuestas a Viajes a las Playas El día 23 de julio actual, inauguración del servicio entre. Sevilla, Sanlücar y Chipiosa. Gran Capitán, 12. Teléfono 22690
 // Cambio Nodo4-Sevilla