Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 20 D E JULIO U n a enmienda del S r Casanueva E l S r C A S A N U E V A defiende una enmienda. Primero se lamenta de l a forma anormal en que se h a llevado l a decisión, y a que a estas fechas no ha quedado concretada l a forma en que queda l a base. Pasa a defender l a enmienda, que pide l a excepción de las tierras incultas destinadas al pasto de ganado, y después de contestarle el Sr. A L V A R E Z O S S O R I O por l a C o misión, el autor l a retira. (Ocupa l a presidencia el S r Besteiro. Defiende otra enmienda el S r R E I N A C A M A L L O y también l a retira, tras breve debate. Se da por desechada una enmienda del Sr. Santa Cruz por no hallarse éste en e l salón para defenderla. L a Comisión acepta parte de una enmienda del Sr. Ortega y Gasset (D Eduardo) en l a que solicita que el apartado tercero de la base se redacte a s í L a s incultas en toda aquella porción que sea susceptible de cultivo. D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. PAG. 2 4 Enmiendas retiradas Él Sr. Alonso de Armiño retira una enmienda. L a Comisión pide al S r Lamamié de Clairac que retire otra, puesto que algunos extremos de l a misma quedan recogidos en el dictamen y l a otra parte encaja en l a base siguiente. E l S r L A M A M I É D E C L A I R A C pide algunas aclaraciones para retirarla, y una vez que le comunicaron los extremos, el señor Lamamié l a retira. E l S r Fanjul retira otra, y después de una breve defensa hace lo propio el señor Reina Camaño. E l Sr. Guallard retira otra, sin defenderla, y también es retirada otra del S r Cano de Rueda. Se suspende e l debate y se levanta l a sesión a l a una y cuarto de l a madrugada. Acotaciones de u n oyente Como ciudadano español, s i n filiación p a r tidista, el debate político de ayer me produj o un efecto extraño y alarmante, que no sé con quién consultar: si con un político avezado, con un psicólogo experto, o con un doctor en Medicina. Y fué que poco a poco advertí una creciente tendencia separatista entre mis mandíbulas, como si l a inferior hubiese decidido que l a vida, en contacto con la superior, le era imposible, y viceversa. H a c i a los últimos minutos de l a sesión, el hecho diferencial estaba tan pronunciado, y tenía tal pujanza, que todos mis esfuerzos por mantener l a unión fueron inútiles. D i s tanciáronse las quijadas, acudió m i m a n o- -como es de buena educación- -a impedir que la glotis se mostrase en público, hice sin querer ¡A h! volvieron a yustaponerse muelas y dientes y no pasó más. Estamos aquí- -vino a decir- -cumpliendo elecciones. Los países tienen el instinto de l a compromisos de l a revolución. Mientras preprogresión, que es una fuerza histórica maparábamos l a caída del régimen monárquico yor que la del hielo en las grietas del granito. nos dedicábamos a estudiar los problemas que Pero supongo y espero que aparecerían otros podían planteársenos y a buscar soluciones. hombres nuevos, valiosos, que aumenten el V i n o l a República, hemos hecho unas elecnúmero de los que hay en las Cortes actuaciones, y aquí seguiremos aplicando a aqueles. llos asuntos ya estudiados los acuerdos que Hombres capaces de dar sabor y- color á el Comité revolucionario tomó con precavi- l a República, de dotarla de una fisonomía da anticipación. propia, distinta a l a anterior, y española. N o está mal, pero podía contestarse al sePorque vosotros no sabéis. Esta es l a úniñor A z a ñ a ca verdad clara: que no sabéis. -W. FernánVosotros no hicisteis l a revolución. L a h i- dez Flórez. zo el pueblo, votando tranquilamente. N o es a vosotros a quienes debemos l a ruptura con el pasado. ¿A título de qué decidís imponernos vuestros pareceres? ¿Qué deuda hemos contraído con vosotros? Pero, aunque hubieU n ruego del g r u p o vitivinícola a! seis implantado l a República con vuestro esfuerzo personal y único, tampoco sería ese ministro de A g r i c u l t u r a título bastante para gobernamos, porque el papel del conspirador termina con el triunfo, E l grupo parlamentario vitivinícola y en y sólo puede continuar el que además tiene su nombre el diputado S r García Berlanga condiciones de estadista. Habláis con dema- ha rogado por escrito al ministro de A g r i siada frecuencia y con demasiada vanidad cultura l a adopción de las siguientes medide vuestros compromisos revolucionarios das para aliviar l a crisis de l a viticultura: y no os dais cuenta de que no nos interesan, a) Que se hagan cumplir todos los exy de que sólo habremos de juzgar vuestras presados decretos del S r Nicolau d Olwer, ideas y vuestras acciones por su bondad o su publicados en l a Gaceta, o lo que es igual, malicia, por su conveniencia o por su inopor- que se cumpla l a ley. tunidad; en suma; por su utilidad para la b) Que se decrete l a exclusividad en el nación. Guardaos ese tópico. L a revolución empleo de usos de boca del alcohol vínico pasó; ahora es el país vivo y anhelante el que y sus residuos, siempre que no lleguen a espera. E l que necesita hombres inteligentes, cotizarse por encima de 280 pesetas por hábiles, con l a conciencia exacta de su tiemhectolitro, precio tope que debe establecerpo y también- -que esto es esencial en un po- se, teniendo en cuenta que el de 250 que lítico- de su futuro. fija en su artículo cuarto l a vigente ley de vinos es con el impuesto comprendido, y a Unas elecciones os trajeron. Pero en esas que éste ha sido aumentado en 30 pesetas. elecciones sin proponéroslo, la escasez encasi c) Y que el proyecto de Estatuto del lló a mucha gente y el miedo la votó. E l miedo vino sea informado y redactado por una coa aparecer tibio, o derrotista, o enemigo del misión, cuyos miembros representen ponderégimen nuevo. L o s Comités imponían sus listas de candidatos. Sólo así se explica que radamente los intereses afectados, figurando además en l a misma dos o tres diputados hayan podido llegar a las Cortes personas sin del grupo parlamentario vitivinícola. ninguna cultura y sin ningún mérito. H a y Por último, solicita dé l a Mesa que en hombres ilustres, capacidades respetabilísicaso de no ser atendido urgentemente este mas, pero también ejemplares de inutilidad ruego anuncie al ministro de A g r i c u l t u r a tan perfecta, que únicamente puede explicaruna interpelación, señalándola en el plazo se su presencia en los escaños por l a tiramás perentorio posible, y a que es también nía de los Comités, fácilmente poderosa en urgente remediar las desdichas y males sin aquellos días de temor y de desconcierto. cuento que afligen a l país productor del A h o r a no ocurriría igual. Y o no creo que vino triunfasen los reaccionarios en unas nuevas Fuera de la sesión U n a enmienda de d o n Melquíades A l v a r e z al p r o y e c t o de Reforma Agraria E l Sr. Alvarez (D Melquíades) ha presentado una enmienda a l a base doce del proyecto de ley de Reforma A g r a r i a que dice a s í Los; Ayuntamientos podrán igualmente obtener l a concesión temporal o l a adquisición en propiedad de grandes fincas necesarias para crear o para aumentar el patrimonio comunal de los Municipios. Y o ignoro si esto fué muy poco o fué demasiado, pero si he de decir verdad no ha sido otro el efecto del debate político sobre este desapasionado oyente. E l S r L e r r o u x invitó al Gobierno a desaparecer, pero no quiso enumerar n i precisar las causas que, a su juicio, hacen que la opinión pública se haya divorciado de estos hombres que hoy mandan y hasta del Parlamento. E l S r Azaña dijo que él no se iría mientras contase con l a mayoría de los diputados, que, evidentemente, vota con él. Y como el Sr. L e r r o u x no le había acusado concretamente de nada más que de colaborar con los Í. S iaiiormacsÓEB gráfica! J e! socialistas, el presidente fingió buscar en todos sus bolsillos, y entre las notas de su pup r e s e n t e n ú m e r o cosalinúa pitre, las razones de aquella acusación; cogió algunas, las examinó, y, naturalmente, se absolvió a sí mismo de toda, culpa, e n l a penúltima página. LA BIBLIOTECA DE BOSO CER- VANTINA E LT O- Madrid. P o r l a Sociedad de Relaciones Culturales de Moscú se ha remitido a l a Sociedad Cervantina de l a histórica villa de E l Toboso una lujosa edición del Quijote- -dos tomos- -en aquel idioma, testimoniándole con ello el interés que se siente en Rusia por el glorioso escritor, orgullo de España. También se. ha recibido de Lieja, en donde se ha editado, otra rarísima edición en francés- -cuatro tomos- regalo del célebre dibújate, en otro tiempo caricaturista de Le Fígaro, Hermann Paul, el que l o ha ilustrado de manera magistral con numerosas láminas tomadas de los lugares cervantinos. E s Una edición cunosísima;