Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 21 DE JULIO D E 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 19. LAS SESIONES D E AYER CÁMARA de estas Cortes sería u n acto EN LA E n el debate político el señor Prieto expresa la solidaridad de los ministros socialistas c o n el manifiesto del partido, y dice que la disolución subversivo. E l señor L e r r o u x afirma que, frente a t o d o intento de dictadura militar o civil, estará al lado de cualquier G o b i e r n o E n su intervención, d o n M i g u e l M a u r a dice que la mayoría parlamentaria no representa la voluntad del país y que la opinión está divorciada del G o b i e r n o Azaña singularmente en la grave cuestión del Estatuto. E l señor sostiene que el gobernante no ha de seguir a la opinión pública, sino procurar convencerla. E n la sesión nocturna se aprueba el artículo sexto del Estatuto. L a sesión d e ayer tarde Queda abierta la sesión, a l s cuatro y cinco de l a tarde, bajo la presidencia del señor Bestekí. L a animación es tan extraordinaria como en la tarde de ayer. L a s tribunas aparecen repletas de público, y los escaños están también ocupados. E n el banco azul se hallan los ministros de Justicia, Instrucción, Trabajo, Agricultura y Obras Públicas. Petición d e suplicatorios E l presidente ruega a los grupos del P a r lamento que den los- nombres para formar l a comisión que ha de entender en los suplicatorios pedidos para procesar a los señores Balbontín y Barriobero. Orden del día. Aprobación de dictámenes Se aprueba definitivamente un proyecto de ley concediendo una subvención a la. Fundación Nacional de Investigaciones Científicas. (Entra el jefe del Gobierno y los ministros de Estado, M a r i n a y Gobernación. También se aprueba el de anulación del contrato del Estado con la Transatlántica. S e reanuda el debate político. I n terviene el señor Prieto Continúa la interpelación explanada por el Sr. L e r r o u x y se concede l a palabra, al m i nistro de Obras Públicas. (Expectación. Comienza diciendo que a nadie extrañará que se levante a hablar en nombre de los socialistas, ya que gran parte del discurso del Sr. L e r r o u x a ellos fué dirigida. Fácilmente pudo haber contestado cualquier diputado de la minoría sin el embarazo con que ha de tropezar un ministro. L a gravedad del documento socialista estriba, sin duda, en la presencia, en el Gobierno de tres ministros. D e otra forma no hubiera tenido, con ser interesante, el i n terés dramático que ha tenido ante l a opinión. El grupo parlamentario socialista me designó a mí y voy a cumplir este mandato, que no hubiera sido así de no haberse dirigido el Sr. Lerroux a este grupo. Antes de que se caldee nú palabra manifiesto que actuaré en un plan defensivo, sin romper las normas más esenciales del comedimiento con que ayer se produjo el señor Lerroux. Este encontraba incongruente el manifiesto Respecto al caso March, dice que el manifiesto no hace l a menor alusión a él, aunque la suspicacia del Sr. Lerroux lo haya supuesto. N o podemos imputar al S r L e r r o u x esas concomitancias, porque es evidente que una representación del partido radical figura en la Comisión que estudia el caso del señor March. L a opinión d e l señor L e r r o u x y sus agr? Y si ha suscrito el auto de procesamiento, vios al p a r t i d o socialista no hay que decir que la minoría está a salvo Respeta como legitima la opinión del se- de toda sospecha. N o somos responsables de que el S r M a r c h haya hecho nacer esperanñor Lerroux respecto a la participación del zas de que un cambio de Gobierno mejorapartido socialista en el Poder, pero recuerda ría su situación, n i de que sean precisamenun mitin de Ciudad Real, en el cual dijo que pertenecían al socialismo los ladrones de te los periódicos que financia el Sr. M a r c h aventuras y ha llegado a decir que en el so- los que propugnan con más ardimiento el cambio de Gobierno. cialismo figuran delincuentes habituales. E s evidente que a partir de aquellas camY por si fueran pocas tales manifestaciones, nos encontramos últimamente con las pa- pañas de naturaleza moral para realizar l a obra legislativa enunciada por el Sr. Azaña el labras pronunciadas por el S r Guerra del día que aparecimos ante el Parlamento hay Río en un mitin de Barcelona, en el cual dijo algo que marca nuestro camino, y es el preque en Toledo había más de veinte concejacepto constitucional, que dice que han de les y quince presidentes de Casas del Pueser estas Cortes las que aprueben leyes cob l o que estaban procesados por estafa, hurto mo la reguiadora del Tribunal de Garantías y hasta por asesinato. Constitucionales y la de Congregaciones reDe ello deduce que el partido socialista tieligiosas. P o r eso estimaríamos como un acto ne motivo de agravios con el S r Lerroux. subversivo la disolución de estas Cortes, sin Añade que todas esas imputaciones son ue hubieran cumplido l a misión para que falsas. ueron elegidas. Este es el cargo más grave De existir tal delincuencia, el hecho deque encuentra el S r L e r r o u x en el manimoledor, de decisiva influencia social, sería la acción impunista ejercida dentro del Go- fiesto. bierno por los tres ministros socialistas. H a L a actitud d e los socialistas frente a una go estas manifestaciones. sin devolver agravio por agravio y si nbuscar en las filas radicales posible dictadura elementos sobre los que arrojar análogas E l otro se refiere a la actitud que habría acusaciones. adoptado el partido socialista en caso de i m Deseo que mis palabras estén limpias de plantación de una Dictadura. Y tiene que detoda pasión. cir que las palabras del S r Azaña, referenL a parte de la interpelación del S r L e- tes a la necesidad de que tal actitud deberá, rroux, referente a los socialistas, fué eneaser compartida por todos los republicanos, no pueden ser superadas. N o se puede decir que tal actitud frente a una posible Dictadura pueda significar un veto contra el Sr. L e r r o u x y una coacción contra el jefe del Estado. Tiene que decir que nunca hay motivos de razón para una D i c tadura, pero si se intentara había que alzarse contra ella en todas partes. Aquí y en la Viajes a las Playas calle. (Aplausos. Deduce que en las palabras del S r Lerroux en Zaragoza hubo, sin d u El día 23 de julio actual, inauguración del da, error de expresión, porque tendría que servicio entre Sevilla, Sanlúcar y Chipiona. ignorar y negar la historia republicana del Gran Capitán, 12. Teléfono 22690, socialista, como contestación a su discurso de Zaragoza, pero yo, en cambio, no lo juzgo, así. Entiendo que la posición del S r Lerroux frente a la actuación socialista es perfectamente legítima. Pero he de decirle que no es exacto que en su discurso no haya agraviado a la organización socialista. Estima que las manifestaciones iniciales de un estado de espíritu es lo que tiene valor, y por eso lo que dijo el Sr. L e r r o u x en Z a ragoza, y aun antes, es lo que representa su verdadero pensamiento. minada, casi exclusivamente, a las manifestaciones contenidas en el manifiesto. L e bastaría al orador decir como respuesi ta, que unos organismos habían convenido ese manifiesto sin conocimiento de los ministros, pero tiene que declarar que Fernando de los Ríos, Francisco L a r g o Caballero, e Indalecio Prieto suscriben ese manifiesto y sus firmas pueden considerarse estampadas a l pie del documento. Tiene que recordar que en las organizaciones socialistas no existe caudillaje, porque tienen sus organismos directores, por lo cual no tienen que consultar nada. Somos unas organizaciones democráticas que tienen gran libertad de movimientos, que no puede cohibir ninguna personalidad del partido. Declara que jamás contrajeron el compromiso de que su presencia en el Gobierno menoscabara la libertad de acción de las organizaciones socialistas. Respondemos ante ella de nuestra conduc ta social, pero no ejercemos su dirección. Declara que los ministros socialistas están conformes con el fondo de este documento, y, no sólo por disciplina de partido, sino de corazón. S i existe alguna frase que puede ser discutida, ésta depende del carácter o temperamento del que redactó el documento, y por ser algo de valor puramente literario puede no tener otro valor; pero en el fondo, repito, estamos de acuerdo con el manifiesto. E l caso d e l señor M a r c h L a s supuestas concomitancias ¡táfíiJ Algeciras
 // Cambio Nodo4-Sevilla