Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 2i. DE JULIO D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 25 Y hasta la Cámara entera debe ser ¡icen ciada si se quiere que se vaya este Gobierno, E l Sr. Lerroux, tendría enfrente la oposición furibunda de catalanistas y socialistas, sin que lo apoyara la derecha, pues cuando protestaba de la retirada del Crucifijo de las escuelas un significado representante de l a derecha exclamó: Que te crea el diablo (Grandes risas. Algunos diputados dirigen sus miradas hacia el Sr. García Gallego, y éste exclama: í Y o no lo he dicho (Nuevas risas. S i no se disuelve el Parlamento l a Cáma. ra seguirá distanciándose de la opinión pública y caerá por un golpe militar o por la revolución social, pues ya no representa más que a la mayoría y al apego al cargo de d i putado. (Rumores, 1 Hacienda nuevas reduc- ior. -cs para lograr economías. Así lo cree el Sr. Azaña. E l presidente del C O N S E J O Y o no creo nada. E l Sr. M A U R A N o toma esto a broma el Sr. Azaña, porque es algo muy serio. E l presupuesto ya no podrá hacerse a base del mismo sistema que el anterior. E l del año 1933 debe, ser obra de los republicanos, a los que España dio los poderes en las elecciones del 12 de. abril. Pero todo esto no es, nada comparado con la alarma que siente España ante el pleito del Estauto. (Rumores. Éste fué enfocado mal desde su comienzo por los diputados catalanes y por los personajes de la Generalidad. E l país, al principio, no se alarmó; pero al dictaminar la Comisión se dio cuenta de que la suerte estaba echada. Un hombre de la cultura y del talento del Sr. Azaña... (Este sonríe. N o se ría el Sr. Azaña. -E l presidente del C O N S E J O E s que yo soy escéptico respecto de esas cualidades. L o más grave sería un antagonismo de las fuerzas republicanas E n el fondo lo que ocurre es que hay un antagonismo de fuerzas republicanas y esto es lo grave. E n estos momentos- -hay que decírselo también a los socialistas- -hay que sacar el pecho fuera e ir a buscar a la opinión pública a la callé. E l Sr. A L V A R E Z Á N G U L O interrumpe. (Protestas. E l Sr. M A U R A España no está en condiciones de dividir en dos las fuerzas republicanas, porque ni un grupo n i otro debe prescindir- -y lo digo por lo que a mí respecta- -del otro grupo republicano. Ante la necesidad urgente de cambiar de rumbo, yo expongo mi convicción seguro de cumplir con mi deber. Creo poder afirmar que no hay nada hoy que pueda dividir a las fuerzas republicanas. E l Sr. G O R D O N O R D A X S i lo hay. E l Sr. M A U R A ¿Desde cuándo es pontífice su señoría? (Risas. Cuando esto es así, no hay más que un punto de mira para todos nosotros, que es la í l l pacto del G o b i e r n o c o n los catalanes República. Y o hago las advertencias llevado del deseo de cumplir con mi deber. (AplauE l Sr. M A U R A Pues bien; el Sr. Azaña ha adoptado posturas distintas en el banco sos de los conservadores. azul y el secreto está en la crisis de diciembre. Ante la retirada del Poder de los radiInterviene el señor Balbontín cales hubo que sumar una mayoría, y el E l Sr. B A L B O N T I N interviene para Sr. Azaña la encontró con la garantía del decir que eí Sr. L e r r o u x ha planteado este Sr. Carner y los 40. votos de los catalanes. debate para decir que la opinión está enfren (Grandes rumores. M i amigo particular, te del Gobieriio y al lado suyo. E l orador riada más, el Sr. Companys, cantó entonces reconoce como- cierta la primera afirmación, el triunfo y se convino en que los catalanes y niega la segunda. votarían el presupuesto, y a cambio de eso Dice que este conglomerado que gobierna el Gobierno se comprometería a mantener no representa a la opinión, la cual se ha d i el Estatuto. E l pleito de éste no estriba en una en- vidido en un sector de izquierdas y otro de derechas, sin que ninguno de ellos esté mienda, n i en una discusión. E s el pleito representado en el Gobierno. de la opinión catalana. frente a la opinión L a derecha republicana ve en él proyecto española. (Voces de ¡N a d a de eso! de Reforma A g r a r i a un quebranto del créY todo lo que sea obstinarse en seguir dito y una dislocación de la producción, y la la discusión por el trámite fatigosísimo que izquierda, que tiene una fuerza indiscutible sigue es un error. en el país, también está descontenta del pro ¿Creen los diputados catalanistas que un yecto, porque advierte que no ha de servir Estatuto obtenido por los solos votos de l a para nada, toda vez que existen cinco millomayoría y de los catalanes, entre ellos llanes de campesinos en la mayor miseria, cuya mando a rebato a todos los diputados de situación no se va a remediar. aquélla para obtener la aprobación, habría Nadie, absolutamente nadie- -dice- está de satisfacerlos? conforme con vuestro proyecto de Estatuto. E l Sr. C O M P A N Y S Y o no puedo adL a derecha ve en el proyecto un porvenir mitir que ningún diputado vote contra su inmediato que los mismos catalanistas anunconvencimiento. cian que es el germen del nacionalismo caE l Sr. L L U H I ¿Es que quiere su señotalán, y la izquierda ve que no representa ría que nos retiremos? la liberación de los obreros y de. los campeE l S n M A U R A ¿Cree el Sr. Azaña que sinos de Cataluña, sino el triunfo del cacil a opinión pública está en condiciones de quismo de la Generalidad. Tampoco están soportar la; discusión del Estatuto que va contentos ios nacionalistas, que sueñan en a durar meses, viendo como queda empanCataluña con una nación distinta. Así, pues, tanada toda la obra larga y duradera cjue nadie está contento con el Estatuto. el Gobierno está obligado a entregar al pai s? E n la cuestión del orden público dice que (Rumores. el Gobierno procede con mucha más crueldad Alguien g r i t a ¡Soluciones! que la dictadura del general P r i m o de R i vera, pues ha deportado mayor número de C u a n d o un G o b i e r n o y e r r a debe d i m t i r ciudadanos y ha aplicado la ley de fugas. Y o os voy a dar una solución. Cuando un Gobierno cae en un error como ocurre con el actual respecto del Estatuto tiene la obligación de dimitir. Fórmese un Gobieron que sea capaz de conciliar la opinión pública española con la opinión pública catalana y saque adelante el problema. no olvide los Almacenes L o demás es una insensatez. (Grandes rumores. Afirma que en la Cámara, por la forma especial como fué constituida, no puede atribuirse ningún partido la representación de REBAJAS PERMANENTES la opinión, y cuando la cuestión está planteada así, la apelación al jefe del Estado no es anticonstitucional, sino todo lo contrario, por calle San Acasio, Sevilla la más democrática y puramente liberal. S i la mayoría no representa la ooinión es fi Q U I E N M E J O R lo democrático exponer la cuestión al señor- -PAGA presidente de la República para que éste Luís Mexía proceda conforme a lo que estime que es su deber. C Á D I Z -T E L E F O N O 21- 10- N u e v a intervención del jefe del Gobierno E l presidente del C O N S E J O dice que suá palabras de hoy. ya no serán las mismas que las que hubiere pronunciado ayer. Recogerá el aspecto político del discurso del Sr. L e rroux y algunas palabras del Sr. M a u r a que han dado nueva elasticidad al debate. Dice que desde hace dos o tres semanas a esta parte se invocan frecuentemente las funciones constitucionales del jefe del E s tado. Y sería conveniente evitar traer á debate el curso o discurso que habrán de tomar las cosas cuando el señor presidente de la República tenga que intervenir. A d e más, aquí está un Gobierno responsable, y mientras éste no se declare en crisis, no hay por qué hablar de tales resoluciones, constitucionales o no. Y o nó desdeño- -dice- -a l a opinión pública pero afirmo que cuando un diputado dice que aquélla está de su parte experimenta una lisonjera ilusión (risas) tanto por lo que respecta a l Gobierno como a las oposicio n- es. Entonces puede ser un elemento de polémica, pues es problema que sólo puede resolver el sufragio universal. Estima que todas las demostraciones del espíritu público que un partido puede suscitar, deben hacerse sin obstáculo alguno. A l g o peor le parecen las apelaciones a las jerarquías constitucionales. E l Sr. Lerroux creía que nos íbamos á oppner a esas apelaciones a la opinión pública, pero esto era un error suyo. E l Gobierno permitirá todas las expresiones para apelar a esa opinión, incluso citando á las elecciones parciales cuando reglamentariamente corresponda. Respecto a las manifestaciones públicas á que desea apelar el Sr. Lerroux, he de decir 3 -con la buena voluntad de un buen repue blicano que se equivoca en parte al suponer que el jefe del Gobierno no le dará ocasión a que solicite tal permiso. Y a puede pensar su señoría en solicitar ese permiso, porque no pensamos negarle. (Rumores. A h o r a bien; añadía el Sr. L e r r o u x esa grave afirmación de que tales cosas se- sabe dónde empiezan, pero no se sabe dónde acaban. E n eso el Gobierno no tiene para qué entrar. S i el Sr. L e r r o u x quiere celebrar manifestaciones públicas en toda España, y lo estima grave, allá con su responsabilidad. P u n t o s de vista sobre l o que podría s i g nificar u n a manifestación pública en Madrid Pero si el Sr. L e r r o u x convocara una manifestación en Madrid, habría que tener en cuenta que aquélla representaría que existiera una masa en contra del Gobierno, porque no se está simplemente en contra del Gobierno. Se está o no se está en favor de otro posible Gobierno; hay que tener en cuenta, de otra parte, que los primeros que formarían en esa manifestación serían los treinta y ocho mil electores que votaron el 12 de abril con-
 // Cambio Nodo4-Sevilla