Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
K B C. J U E V E S 21 DE JULIO D E 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 24 i r a l a República, y además algunos partidos republicanos. Declara que cuando el Gobierno cese será el presidente de l a República el que resuelva l a situación; y por tanto, no es al orador a quien haya de pedirse opinión sobre l a solución debida en tal momento; ahora bien, tiene que decir que él no será obstáculo para que el partido radical ocupe el Poder. (Rumores. Nunca le ha contrariado que un partido adopte desde l a oposición l a actitud que estime por conveniente; y sólo tuvo que l a mentar l a retirada de los radicales cuando fué puesta a votación la ley de Delegados de Trabajo. Lo que no se puede pedir al Gobierno es que éste v i v a pendiente de la. voluntad de las oposiciones. Esto es, políticamente, un error, porque es destruir todo el fundamento del sistema parlamentario. El Sr. M a u r a se encierra en su aro de hierro. Dice que estas Cortes pueden hacer una obra de conjunto. Pero, ¿cómo lograrlo, si los diputados no estamos de acuerdo en nada? N i lo estuvimos en l a Constitución, de la cual algunos artículos fueron aprobados con n ú m e r o escasísimo de votos. El S r M A U R A Porque no se presentó ponencia dé Gobierno. ¿P o r qué no deja el presidente del Consejo en libertad a la Cámara, con motivo del Estatuto? E l presidente del C O N S E J O N o sé qué quiere decir obra de conjunto. Debe ser la que se efectúa conjuntamente, no l a que se logra por unanimidad. Y entonces, obra de conjunto es l a que estamos realizando. M i r a d a retrospectiva a las últimas elecciones Se refiere a las elecciones, y dice que en las coaliciones se consignaba l a filiación política de cada candidato. (Grandes y encontrados rumores y discusiones en toda l a Cámara. E l S r A z a ñ a se ve obligado a i n terrumpir su discurso. Campanillazos presidenciales restablecen el orden. Las elecciones legislativas vinieron después de controversias y propagandas, y tras de haberse hecho público el plan del futuro Parlamento, y es de creer que los candidatos explicarían a sus electores lo que significaba aquella convocatoria. Y si todos hemos dicho a nuestros electores lo que pensábamos respecto de lo mismo que estamos dis cutiendo, no sé con qué derecho se dice ahora que los electores votaron en medio de una gran confusión. ¿Es que nosotros i n ventamos el sistema de l a coalición? E n todas partes del mundo se utilizan éstas y nadie puede sostener que los candidatos que figuran en una candidatura están unidos en una acción política para siempre. E l Sr. M A U R A i S i no es eso! E l presidente del C O N S E J O ¡S i no es otra cosa! E l Sr. M a u r a niega a las Cortes capacidad para discutir ciertos proyectos por no haberse expuesto al elector l a división exacta de los partidos en aquella cuestión. ¿N o es esto? país elige sus representantes y éstos actúan después independientemente La doctrina de la plena libertad del diputado es inatacable, pues en ella descansa el régimen parlamentario. E l Sr. A z a ñ a no ha presentado el Estatuto; éste no es obra suya, y además se v a modificando en la discusión. Me pregunta el Sr. M a u r a por qué he traido el Estatuto. E l Sr. M A U R A Traer, no. H e hablado de l a manera de enfocar l a cuestión desde el banco azul. El presidente del C O N S E J O Y o no he inventado el Estatuto, que ya estaba sobre esa Mesa cuando vo vine al P o d e r ni he inventado el problema, n i he inventado a El Cataluña. ¿Q u e yo he celebrado un pacto con l a minoría catalana? Que se levante la minoría catalana y lo diga. (Risas. E l Sr. M A U R A Nada de gracias. El P R E S I D E N T E D E L C O N S E J O Hablamos en serio. Presente su señoría l a prueba de lo que, dice. El Sr. M A U R A j L a s declaraciones del señor Companys y del Sr. Maciá y l a presencia del Sr. Carner en el Gobierno. El PRESIDENTE D E L CONSEJO: N o hubo pacto y lo que se me atribuye por el S r M a u r a es infamante, porque representaría un acto personal mío. Y esto no se lo puedo tolerar al Sr. M a u r a El Sr. Carner está en el. Gobierno por su competencia bien probada en l a discusión de presupuestos y vino al banco azul por la coincidencia de esta apreciación entre otro ministro y yo. Nada m á s Y no representa en el Gobierno a la minoría catalana. (Grandes rumores. N o he intervenido para nada en l a forma de discusión de los dos proyectos, Estatuto y Reforma A g r a r i a E s más, yo creí un error la simultaneidad de l a discusión, porque entendí que uno de ellos acabaría por absorber al otro. se sabe lo que se dice cuando se afirque la opinión está frente al EstatuLos políticos no deben seguir a la opinión N o es exacto que el problema del Estatuto sea un pleito entre l a o p i n i ó n española y l a catalana. Cuando se dice que la opinión está enfrente del Estatuto o no se dice nada o se dice algo grave, ¿e s que se dice que está contra la autonomía? ¿N o? Pues entonces no se dice nada. (Grandes y prolongados rumores. S i resulta que se dice simplemente que l a opinión es enemiga del E s tatuto, tampoco se dice nada. ¿D e qué E s tatuto? El Sr M A U R A D e l que ha presentado su señoría. El PRESIDENTE D E L CONSEJO: ¡S i yo no he presentado el Estatuto! (Nuevos rumores. H a y derecho a preguntar: ¿D e qué E s tatuto? De Cataluña vino. (Risas, que cortan el discurro del orador. De Cataluña vino un Estatuto que dictaminó la Comisión y después hubo un discurso del jefe del Gobierno, que introdujo variaciones i m No ma to. portantísimas y señaló impedimentos a soluciones que no le gustaban, pero exponiendo el deseo de llegar a un acuerdo con todos. Recuerda que no sería justo que los diputados catalanes que han traído su E s tatuto volvieran como dijo el S r Ossorio derrotados a Cataluña. E l Sr. O S S O R I O Y G A L L A R D O Yj me ratifico en ello. Se ratificó en ello el presidente del Consejo, pero además hay el cuarto Estatuto, que es el que van votando las Cortes y del que hay cinco artículos aprobados, sin incidentes, del dictamen y reveladores de l a transigencia del Gobierno. N o se debe arrojar la tacha sobre éste de una intransigencia que no existe y de querer aprobar los proyectos con el aplastamiento de la mayoría. N o tenemos l a culpa de que l a discusión del Estatuto se eternice en el Parlamento, pero no queremos mermar l a libertad plena de éste ante l a obstrucciórj desconsiderada que se nos hace desde allí. ¿N o hemos visto cómo se pedía a l a una de la madrugada una votación nominal para obligar a que I03 diputados no se fueran a acostar hasta la una y media? Si la obstrucción no cesa aquí estaremos hasta enero. Pero hay que votar la ley iVgrana y el Estatuto, de Cataluña. N o se nos diga que las Cortes están fatigadas. M á s fatigadas están otras y continúan trabajando. El Sr. M a u r a se ha lanzado a hacer h i pótesis sobre el nuevo presupuesto. Respecto del pasado dice que se hizo el que era posible y añade que se ha logrado un empréstito, que ha demostrado que la desconfianza hacia l a República no es tanta como se dice. Nadie sabe- -declara- -qué será el nuevo presupuesto. Dice que los capitales emigrados vuelven, a España, y los que estaban escondidos reaparecen en los Bancos. Algunas ramas de la industria, como l a textil catalana, se reaniman, y no hay motivo para ser pesimistas. Mirad- -dice- -cotizaciones de Bolsa, y veréis que l a impresión es buena. H a y que ir en este punto a l a colaboración entre todos, estén o no en el Gobierno. Pero, ¿qué tiene que ver con las formas de oposición ni con l a composición ministerial? 4 1 1 artísticas en EN 1 color VI- E L P A R Q U E ZOOLÓGICO D E MADRID G R U T A D E L A S MARÁ LLAS, E N ARACENA ENTRADA D E GUSTAVO ADOLFO E N NUREMBERGA cuadro de P a u l Ritter. Estas son algunas de las páginas en color que se publican en el próximo número de Ufaneo y ücMp L a Playa más higiénica y hermosa a le B a r r a m e d a Una idea del señor Azaña sobre ias r e laciones del político con la opinión pública En cuanto a l a propaganda en la calle, se remite a lo dicho anteriormente. Tiene el orador sobre las relaciones del político con la opinión pública una idea que ignora s i será un disparate. E l deber del político es conocer si este estado- de opinión es justo o peligroso. (Rumores. N o es que se trate- -dice- -de arrollar ese estado de opinión; pero el. deber estriba en que si el político juzga a esa opinión extraviada, debe dirigirse a ella, para convencer a los equivocados, de su error, y no. seguirla aprovechándose del movimiento. N o se debe utilizar una fuerza que va sin gobierno, lo que hay que hacer es en cauzar esta opinión. S i ésta cree que la autonomía no es urgente, o es innecesaria, hay que instruirla de que no es cierto, de que no es así. Se dirige luego a las minorías, y dice: Y o no pretendo convencer a nadie. Ignoro cuándo este debate t e r m i n a r á pero ya se ha puesto en claro algo que han desvanecido violencias y estímulos que eran de temer, y me felicito de que los dos partidos más numerosos de la C á m a r a puedan haber terminado sus discusiones, llevadas con toda furia, desde luego, sin ningún agravio. L o peor es luchar desde lejos. E n el Parlamento se disipan muchas nubes que amenazaban descargar fuera de él. A ñ a d e que no se debe hacer -argumento
 // Cambio Nodo4-Sevilla