Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 21 DE JULIO D E 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 25. de que los votos de l a minoría catalana pesan en las votaciones del Estatuto. E s absurda la teoría de que no hayan de pesar en un asunto que les interesa. Además, sus votos no influyen decisivamente en el resultado de las votaciones, y si el Estatuto sale, saldrá con toda l a autoridad del Gobierno. Termina diciendo que es inútil i r llamando con los nudillos en el muro de la mayoríia para ver si suena hueco. (Aplausos de la mayoría. E l artículo sexto del Esíatuto, aprobado EÍ artículo sexto del Estatuto de Cataluña, que anoche quedó aprobado por la Cámara, dice así: Artículo sexto. L a Generalidad organizará todos los servicios que la legislación social del Estado haya establecido o establezca para la ejecución de sus preceptos. L a aplicación de las leyes sociales estará sometida a la inspección del Gobierno, para garantizar directamente su estricto cumplimiento y el de los tribunales internacionales que afecten a la materia. E n relación con las facultades atribuidas por el artículo anterior, el Estado podrá designar en cualquier momento los delegados que estime necesarios para velar por la ejecución de las leyes. L a Generalidad está obligada a subsanar, a requerimiento del G o bierno de la República, las deficiencias que Tse observen en la ejecución de aquellas leyes; pero si la Generalidad estimase injustificada la reclamación, será sometida la divergencia al fallo del T r i b u n a l de Garantías Constitucionales, de acuerdo con el artículo 121 de la Constitución. E l T r i b u n a l de Garantías Constitucionales, si lo estima preciso, podrá suspender la ejecución de los actos o acuerdos a que se refiera la discrepancia, en tanto resuelve definitivamente. V a r i a s enmiendas, retiradas El por presidente de la Cámara d a terminado ei debate sin J a rectificación deS señor M a u r a E l P R E S I D E N T E Et Sr. Maura tiene la palabra, (Son las diez menos cuarto. E l Sr. M A U R A protesta del momento en que se le concede la palabra. E l P R E S I D E N T E dice que teme que este debate se prolongue demasiado, para que se pueda decir que la Cámara se convierte en una sala de conversación. E l Sr. M A U R A pronuncia palabras que no se oyen, pero se deduce que renuncia a hablar en tal momento. E l P R E S I D E N T E (con energía) Queda terminado este debate! E l S r M A U R A y otros diputados protestan, y enmedio de fuertes rumores y comentarios, el presidente levanta l a sesión, a las diez menos diez. 1 i J j Sesión nocturna Bajo la presidencia del Sr. Besteiro queda abierta la sesión a las once y cuarto de la noche. Bastante concurrencia en los escaños y tribunas. Toman asiento en el banco azul los ministros de la Gobernación, Trabajo y Justicia. I 1 j E l proyecto de Estatuto catalán Prosigue la discusión de este dictamen y se vota una enmienda del Sr. Sánchez Sonia, al artículo quinto. Queda rechazada. E l Sr. R O Y O V I L L A N O V A solicita que se le lea el artículo tal y como queda redactado. E l presidente lo lee. E l Sr. R O Y O V I L L A N O V A pide l a palabra acerca del artículo. Manifiesta que su actuación y la de l a m i noría agraria con respecto a! Estatuto supone un beneficio para la Comisión y para la Cámara, y señala que el artículo leído demuestra la poca confianza que inspira la Generalidad. Los servicios públicos traspasados a la Generalidad constituyen un error grave, pues se trata de t- eito nacionalista, y por ello, funcionarios del Estado afectos a los servicios, o se catalanizarán o el Estado perderá un buen número de empkados, o tendrán que venir al fin estos, o por mejor decir, tendrán que retirarse. Lee una carta de unos funcionarios de la Generalidad, en la que se refieren a un caso citado noches atrás por el orador, de una señora que acudió a la Generalidad y no fué atendida, por no hablar el catalán. D i chos funcionarios manifiestan que ellos no obligan a nadie a que hablen el catalán; pero que tampoco se someten a imposiciones de otro idioma. Los aludidos firmantes terminan diciendo que son socios de Nosaltres Sois. Como verán, éste es el ambiente que impera en Cataluña. Termina diciendo que seguirá oponiéndose al Estatuto, con lo que prolonga l a vida de las Cortes, con que habrá de agradecérselo la mayoría. E l Sr. B E L L O de l a Comisión, le dice que, en realidad, ha consumido un turno en contra del artículo segundo, ya aprobado, y L o s señores G I L R O B L E S F A N J U L y, C A L D E R Ó N retiran varias enmiendas para incorporarlas a la discusión de otros artículos, pues entienden que no encajan en el séptimo que se pone a debate. E l Sr. F A N J U L apoya una enmienda relacionada con l a atribuciones de la Generalidad, sobre el Ejército, y en el sentido da que se establezca el castellano dentro de los cuarteles. L a Comisión contesta que esta enmienda no encaja en el título que se discute. E l Sr. F A N J U L accede a retirarla, para su momento oportuno. E l Sr. L A R A de l a minoría radical, defiende un voto particular, en el que dice: Independientemente de l a función que el Estado ejercerá en Cataluña, por medio de sus Instituciones docentes de todos los grados, en lengua castellana, la Generalidad podrá crear otros Centros de enseñanza en lengua catalana, cuyo funcionamiento se acomodará a lo dispuesto en el artículo 50 de la Constitución, y a las normas fundamentales que l a ley de Instrucción Pública declara de observancia ineludible en todo el territorio nacional. E l principio de obligatoriedad en la enseñanza primaria se entenderá cumplido mediante l a asistencia de los escolares a la escuela del Estado o de la Generalidad. L a expedición de títulos académicos y profesionales puede reservarse al Estado, asi como la suprema inspección que reglamentara el Gobierno de l a República para asegurar el cumplimiento de las prescripciones constitucionales y de lo dispuesto en este E s tatuto. También podrá crear la Generalidad otros servicios culturales, como Museos, B i bliotecas, Archivos y conservación de M o numentos. E i Sr. B E L L O T R O M P E T A dice que, por la importancia del artículo y con objeto de que la Comisión pueda deliberar, se aplace la discusión hasta mañana. E l Sr. B E S T E I R O así lo hace. Y levanta la sesión, a la una de la madrugada. se muestra satisfecho de que vaya perfeccionándose el dictamen con las modificaciones que se introduzcan. Rectifica el Sr. R O Y O V I L L A N O V A (Ocupa la presidencia el S r Marracó. Acotaciones de u n oyente U n gran escándalo A poco de empezar l a rectificación, el señor Royo Villanova comienza a ser interrumpido. Habla de los delegados de Trabajo y dice al ministro del ramo que no se fíe mucho de que le dejen actuar a él con plena confianza. Luego pasa a ocuparse de los inspectores de enseñanza en los Patronatos, que a pesar de cobrar gratificaciones del Estado se niegan a imponer que la enseñanza se dé en castellano. (Protestas enfurecidas en los catalanes y los socialistas. Los señores Llopis y Saborit se distinguen en los gritos. Se dice que eso es falso y que debe probarlo. -Durante algunos minutos el escándalo arrecia y el Sr. Marracó no logra, con su campanilla, restablecer el orden. Hecho el silencio le invita a que se ciña al tema y a que se abstenga de contestar a las interpelaciones. E l Sr. R O Y O V I L L A N O V A dice que le han injuriado al llamarle embustero y después otros insultos. Socialistas y catalanes insisten en que hamentido a sabiendas, y el Sr. Royo V i l l a nova declara que acaso se le haya informado mal, pero no puede pensarse que haya mentido a sabiendas. Cortado el incidente se pone a votación nominal el artículo. Queda aprobado por 135 votos contra 72. Don Indalecio Prieto es un formidable polemista. E n estas Cortes no se ha revelado ninguno que le supere. A u n los que no estén conformes con él, habrán de reconocer que su discurso fué admirable. M i simpatía hacia el socialismo- -ya expresada otras veces- -me mueve a desear que hubiese en su seno m u chos hombres del talento del Sr. Prieto. A l socialismo español no hay que proscribirlo; hay que encauzarlo para que pierda esta actual y lamentable unilateralidad de partido obrerista. L o que le ocurre, al socialismo españo es que ahora le han crecido mucho más los pies que la cabeza. Pero esto no es u n mal más que por el momento. H a y partidos que nacen de una cabeza- -casi siempre de la cabeza de un ambicioso- otros que se forman confusamente, e impelidos por circunstancias sociales, económicas, políticas, y no producen una cabeza hasta dar en franco desarrollo, como dan los árboles su fruto. E l socialismo español es aún muy joven. ¡E l Sr. Maura habló mucho más concretamente que Lerroux, porque especificó alguna de las causas del descontento del país. S e gobierna con principios- -vino a decir- -pero también para procurar a los ciudadanos un mínimum de bienestar; vosotros descuidáis l a economía nacional, no habéis hecho aún los presupuestos de la República, y dais la i m presión de que, paralizando todas las demás atenciones, la Cámara se consagra, única y amorosamente, a dotar a Cataluña de un E s tatuto que repugna al resto de la nación. S í hace falta precisar los motivos del descontento.
 // Cambio Nodo4-Sevilla